Síguenos

Valencia

Puig anuncia el Plan Resiste, de 340 millones, para los sectores más afectados por la pandemia

Publicado

en

Subida salarial

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado el plan Resiste, dotado con 340 millones, para ayudar a los cuatro sectores más afectados por las restricciones a la movilidad social: la hostelería y los alojamientos turísticos, la restauración, la actividad turística (agencias de viajes u operadores) y actividades de ocio.

Puig, que ha detallado este plan de choque tras reunirse con los agentes sociales (CEV, CCOO y UGT) en el Palau de la Generalitat, ha calificado este plan de «ayudas paréntesis» para la situación excepcional actual, once días después de las últimas restricciones adoptadas en la Comunitat Valenciana, y orientado a minimizar los daños en los sectores más vulnerables.

Ha justificado que estas ayudas se dirigen a estos sectores dado que la hostelería representa casi la mitad de los trabajadores que continúan en ERTE y de los autónomos con prestación de cese de actividad, y que desde el inicio de la pandemia son los que concentran el 30 % de la pérdida de valor añadido y el 50 % de la destrucción de empleo.

Los 340 millones del plan -que beneficiará a 21.000 empresas y 43.000 autónomos– serán aportados en un 82 % (279 millones) por la Generalitat (de fondos del Presupuesto de 2021 y especialmente de los fondos REACT-EU), y el resto por un Fondo de Cooperación Municipal Covid que se creará en los próximos días con un mínimo de 120 millones y en el que se incluirán también ayudas a la artesanía o el comercio no sedentario.

El plan consiste en ayudas directas a empresas, autónomos y trabajadores afectados por ERE, ayudas a sectores con perjuicio sostenido, nuevos instrumentos financieros del Banco de la Generalitat y aportación de un Fondo de Cooperación Municipal (acordado con diputaciones y ayuntamientos).

Comprende varias medidas principales: 80 millones de ayudas directas para cubrir cuotas a la Seguridad Social de 21.000 empresas y 43.000 autónomos de los sectores más afectados; 8 millones para complementar la prestación de la Seguridad Social ya recibida para los 26.000 autónomos más afectados por el cierre total de actividad o por la reducción drástica de ingresos; y 17 millones para ayudar a los 48.000 trabajadores que siguen en ERTE y perciben un salario reducido.

El plan también apoyará las actividades de ocio y entretenimiento, con especial atención al ocio nocturno (salas de fiesta, discotecas, pubs, teatros) por la restricción sostenida durante estos meses, que se beneficiarán de las ayudas del Fondo de Cooperación.

Para aportar liquidez y solvencia a las empresas durante este año se habilitarán dos nuevos instrumentos de financiación empresarial del banco público de la Generalitat en condiciones favorables.

Por una parte, una línea de préstamos bonificados de hasta 750.000 euros para empresas vinculadas al ocio, el alojamiento, la restauración y actividades conexas, con ayudas bonificables, con la que pretende movilizar 50 millones de euros.

Además, habrá una línea de préstamos participativos de hasta 800.000 euros para empresas que estén en una situación financiera límite y que antes de la pandemia eran viables (otros 50 millones).

El president, que ha recordado que la Generalitat ya ha otorgado mil millones de ayudas para hacer frente a la pandemia, ha asegurado que la prioridad es «salvar vidas, salvar empresas y salvar familias» y todo ello debe hacerse de forma simultánea «sin aplazar la recuperación para después de la covid porque sería demasiado tarde».

Ha destacado el diálogo social existente en la Comunitat que propicia acuerdos, y en este sentido el presidente de la patronal CEV, Salvador Navarro, ha señalado la capacidad de la Administración autonómica, local y provincial de «unirse a favor de los sectores más perjudicados» y de la patronal y los sindicatos para salir de esta situación.

Navarro ha aprovechado para pedir agilidad en los procesos de la Administración para evitar «males mayores» dada la situación de los sectores, las empresas y los trabajadores.

Por su parte, el secretario general de CCOO PV, Arturo León, ha asegurado que el plan es «un salvavidas», un paso hacia el objetivo de reactivación económica, y ha resaltado el acuerdo social Alcem-nos, la ejecución del Presupuesto de la Generalitat y los fondos europeos para transformar el modelo económico.

Desde UGT PV, su secretario general, Ismael Sáez, ha señalado que cuando se ponen recursos es sencillo alcanzar acuerdos y ha alabado el acuerdo entre todas las partes, si bien ha apuntado que la negociación colectiva en la hostelería de Valencia y Castellón está estancada y ha hecho un llamamiento a los empresarios al respecto.

En los próximos días se articulará la norma y se especificará cómo poder obtener las ayudas que recoge el plan de choque, ha indicado Puig, que ha añadido que en el caso de los ERTE serán 150 euros al mes en una ayuda única de dos meses.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

VÍDEO| Aquí trabaja actualmente Julián, el conserje del edificio incendiado en Campanar

Publicado

en

Julián el portero del edificio siniestrado (chaqueta roja) en València, que ayudó al vecindario a salir de sus casas. EFE/Manuel Bruque

València, 12 abr (EFE).- Julián García, el conserje del edificio del barrio de Campanar de València afectado por un incendio el pasado 22 de febrero, en el que murieron diez personas, ha encontrado un nuevo trabajo en el hospital General, aunque todavía mantiene el contacto y ayuda a los vecinos del inmueble siniestrado.

VÍDEO| Aquí trabaja actualmente Julián, el conserje del edificio incendiado en Campanar


«Les recojo el correo y se lo llevo a Safranar (el barrio donde han sido realojadas muchas de las familias afectadas). Hace menos de una hora estaba recogiendo el correo de la oficina de General Avilés y ahora se lo voy a entregar», ha señalado a los periodistas tras reunirse con la presidenta de Les Corts Valencianes, Llanos Massó.

Ha destacado que sigue ahí para lo que necesiten los vecinos, aunque desde el pasado 3 abril trabaja en el hospital General en el turno de tarde con la misma empresa que lo tenía contratado como conserje en Campanar.

Ha dicho estar «muy contento» con este empleo porque los compañeros le están apoyando mucho y además, está cerca de su casa, ya que vive en Mislata. «Tenía muchas ganas de volver a trabajar», ha manifestado.

Casi dos meses después del incendio, García, quien salvó la vida a muchos vecinos al ir puerta por puerta avisando del fuego, ha asegurado que volvería a hacer lo que hizo «una y mil veces» y ha asegurado que se acuerda de todo lo que sucedió y que eso no se le olvidará nunca.

También se ha mostrado contento y agradecido con los reconocimientos que está recibiendo y con la acogida que le da la gente por la calle. «Todo el mundo me conoce», ha destacado.

Ha relatado que en su oficina bancaria la gente se hacía fotos con él y en el hospital en el que trabaja ahora, incluso las veces que ha tenido que llevar mascarilla, la gente se le queda mirando fijamente y le dice: ‘¿Eres Julián?'».

«Me gusta todo esto», ha reconocido, aunque sigue impresionado por todo lo que ha ocurrido, por cómo han quedado algunas de las casas el edificio de Campanar incendiado, cuyos vecinos, ha dicho, aún esperan a ver qué dicen los seguros sobre el futuro del inmueble.

Por su parte, la presidenta de Les Corts ha considerado muy positivo que Julián García haya vuelto a trabajar porque «después de lo vivido, lo mejor es retomar otra vez la actividad».

Asimismo, ha señalado que con este encuentro quería reconocerle que en una situación como la que le tocó vivir, «donde la reacción es imprevisible», él lo hiciera «de la mejor manera posible», lo que ayudó a salvar muchas vidas

 

La historia de Julián

Julián, conserje del edificio de Campanar: «Abrí la puerta 72 y vino una llamarada, cogí a la señora y la saqué»

València, 24 feb (OFFICIAL PRESSEFE).- El conserje del edificio incendiado del barrio de Campanar de Valencia, Julián, ha rememorado tras el minuto de silencio por las diez víctimas mortales en la plaza del Ayuntamiento cómo ayudó a todos los vecinos que pudo subiendo y bajando planta por planta hasta que el humo se lo permitió.

«No conté las veces que subí pero fui tocando las puertas avisando», ha relatado Julián, que asegura haber quedado impactado por la escena que vivió cuando avisó a una vecina, una persona mayor, de la puerta 72: «Abrí la puerta y vino una llamarada, la cogí y la saqué».

El incendio se inició en la puerta 86, en la planta 8 del edificio, donde el conserje trabaja desde el año 2009, cuando se construyó el inmueble y al que puede llegar a pie o en bici desde su casa ya que vive muy cerca, en Mislata.

Julián, el conserje del edificio de Campanar, héroe de la tragedia

Julián conserje edificio Campanar

Julián el portero del edificio siniestrado (chaqueta roja) en València, que ayudó al vecindario a salir de sus casas. EFE/Manuel Bruque

Ha reiterado que ayudó «todo lo que dio» su mano, hasta que el humo le dejó, y que conocía a todos los vecinos, también a los fallecidos, que vivían en las plantas 9 y 10.

Y ha apuntado que ha podido ver las imágenes de la pareja que fue rescatada por los bomberos desde el balcón, a la que no pudo ayudar, pero sí a otros residentes a los que alertó del incendio llamando a sus puertas.

Pudo llegar hasta el piso 10 ó 12, no recuerda con precisión, por la escalera paralela que llega hasta la planta catorce y los vecinos iban bajando en grupo, pero llegó un momento en que el humo ya impedía bajar por las escaleras y los bomberos le dijeron que se quedara en el patio del edificio por si necesitaban algo de él.

Entonces colocaron unos ventiladores grandes «para sacar el humo y la cosa se puso peor», caían las planchas ardiendo, y Julián se refugió en un rincón de la entrada, para después salir y cruzar hacia fuera, momentos en que reconoce que lo pasó mal.

Ha señalado que el fuego avanzó muy rápido, y entre el incendio y el humo, llegó un momento que ya no se podía bajar.

Julián sabe que ha ayudado a salvar la vida de muchos vecinos, quienes le han agradecido su labor alertando del incendio, especialmente la mujer de más edad que sacó de su casa, y entre quienes se encontraba un hombre en silla de ruedas.

Continuar leyendo