Síguenos

Salud y Bienestar

¿Qué es la homeopatía y para qué sirve?

Publicado

en

Qué es la homeopatía
PEXELS

El 10 de abril se celebra el Día Internacional de la Homeopatía, y con ese motivo analizamos qué es la homeopatía con el objetivo de dar a conocer este método terapéutico que se utiliza en más de 80 países.

¿Qué es la homeopatía?

La homeopatía forma parte de la medicina alternativa que utiliza concentraciones ínfimas de sustancias orgánicas. Fue creada en 1796 por Samuel Hahnemann, basándose en la doctrina de “lo similar cura lo similar”: una sustancia que cause los mismos síntomas de una enfermedad en personas sanas curará de forma similar en personas enfermas.

Sin embargo, la homeopatía es considerada una pseudociencia y diversos colectivos médicos han demostrado que sus remedios no son efectivos sino similares al placebo. De hecho, la homeopatía carece de plausibilidad biológica, llegando a contradecir los hechos científicos. Además, hay quien la ha considerado una terapia no ética, por aumentar el sufrimiento de los pacientes al desalentar el uso de la medicina real.

¿Por qué se realiza la homeopatía?

La homeopatía se utiliza para aliviar dolencias. Según afirman los defensores de la terapia, está indicado para cualquier enfermedad: crónica, aguda, infecciosa, emocional o psicológica. El objetivo de la homeopatía es conseguir la curación global del paciente y no solamente de la enfermedad. Para ello los homeópatas aseguran que debe conseguirse con la estimulación natural de cada paciente.

Se usa para trastornos como las alergias, problemas digestivos, vértigo, rinitis o dolor musculoesquelético.

¿En qué consiste?

La homeopatía diluye la sustancia pura con agua o alcohol, que tiene procedencia animal, vegetal o mineral. Así, los homeópatas consideran que la sustancia es más pura. Sin embargo, los remedios homeopáticos también se pueden comprar en comprimidos, pomadas y gotas.

En lugar de utilizar medicamentos que eliminen los síntomas, la homeopatía usa sustancias similares a las que crean los síntomas para estimular las defensas del organismo y que sea éste quien lleve a cabo, de forma autónoma, la curación. Suelen actuar de forma rápida, por lo que es útil en situaciones de emergencia y en enfermedades agudas.

Preparación para la homeopatía

Es importante que el paciente conozca determinados aspectos antes de acudir a una consulta de Homeopatía. En primer lugar, advertir de que su efectividad no está probada y la comunidad científica considera que funciona de la misma forma que el placebo; es decir, actuará en la medida que el paciente así lo crea.

Si el paciente no nota mejoría o efectividad en el tratamiento, puede que le cree una frustración y desesperanza. Los expertos en Homeopatía recomiendan tener paciencia.

Cuidados tras la homeopatía

Tras la homeopatía no se recomiendan cuidados específicos, ya que se considera una terapia totalmente benigna que no afecta al organismo negativamente.

¿Qué dice la ciencia sobre la homeopatía?

La ciencia tiene una perspectiva crítica sobre la homeopatía, que es un sistema médico alternativo basado en la idea de que «lo similar cura lo similar» y que diluciones extremadamente diluidas de sustancias naturales pueden estimular la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo. Sin embargo, la comunidad científica ha evaluado la homeopatía a través de estudios rigurosos y revisiones sistemáticas, y ha llegado a varias conclusiones importantes:

  1. Efectividad Cuestionable: La evidencia científica disponible no respalda la efectividad de la homeopatía más allá del efecto placebo. Numerosos estudios controlados aleatorios y revisiones sistemáticas han encontrado que cualquier beneficio percibido de la homeopatía generalmente se atribuye al placebo, es decir, a la expectativa positiva del paciente de que el tratamiento funcionará.
  2. Principio de Dilución Extrema: Uno de los principios fundamentales de la homeopatía es la dilución extremadamente alta de las sustancias utilizadas. Algunos remedios homeopáticos están tan diluidos que no queda prácticamente ninguna molécula de la sustancia original en la solución. Desde el punto de vista científico, estas diluciones son altamente improbables de tener algún efecto terapéutico.
  3. Falta de Fundamentos Científicos: La homeopatía se basa en principios que contradicen conocimientos bien establecidos en biología, química y física. Por ejemplo, la idea de que una sustancia se vuelve más potente cuanto más se diluye no está respaldada por la ciencia convencional.
  4. Riesgos y Sustitución de Tratamientos Convencionales: Existe preocupación en la comunidad médica sobre el uso de la homeopatía como un sustituto de tratamientos médicos convencionales basados en evidencia para enfermedades graves o crónicas. Esto puede llevar a retrasos en el tratamiento efectivo y poner en riesgo la salud de los pacientes.
  5. Regulación y Ética: En muchos países, los productos homeopáticos no están estrictamente regulados en términos de seguridad y eficacia como lo están los medicamentos convencionales. Esto plantea preocupaciones éticas sobre la promoción y venta de productos que no tienen evidencia científica sólida de beneficio.

En resumen, desde el punto de vista científico, la homeopatía carece de evidencia convincente para respaldar su eficacia más allá del placebo y se considera un enfoque médico controvertido. La recomendación general de la comunidad médica y científica es basarse en tratamientos respaldados por evidencia científica sólida para garantizar la seguridad y efectividad en el cuidado de la salud.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

¿Es bueno para la salud congelar el pan?

Publicado

en

¿Es bueno para la salud congelar el pan?
¿Es bueno para la salud congelar el pan?-PIXABAY

La práctica de congelar el pan es común en muchos hogares como una forma de preservar la frescura y reducir el desperdicio de alimentos. Pero, ¿es realmente saludable congelar el pan? Vamos a explorar las opiniones de expertos para entender mejor los efectos de esta práctica en la salud y la calidad del pan.

Beneficios de congelar el pan

  1. Conservación de nutrientes y sabor: Según la dietista registrada Rachel Paul, congelar el pan puede ayudar a mantener sus nutrientes y sabor por más tiempo. El proceso de congelación detiene el crecimiento de moho y la degradación del pan, permitiendo que se conserve mejor que a temperatura ambiente .
  2. Reducción del desperdicio alimentario: La congelación es una forma efectiva de evitar que el pan se desperdicie. Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el desperdicio de alimentos es un problema significativo a nivel global, y congelar alimentos como el pan puede contribuir a reducir este problema .

Efectos en la calidad del pan

  1. Textura y frescura: La congelación puede alterar la textura del pan, pero si se hace correctamente, estos cambios pueden ser mínimos. Según la panadera profesional Elizabeth Yetter, la clave está en congelar el pan lo más fresco posible y en rebanadas, lo que facilita su descongelación y minimiza los cambios en la textura .
  2. Descongelación adecuada: Es importante descongelar el pan de manera adecuada para mantener su calidad. La dietista registrada Kristen Carli recomienda sacar el pan del congelador y dejarlo descongelar a temperatura ambiente o calentarlo ligeramente en el horno. Esto ayuda a preservar la textura crujiente y el sabor del pan .

Consideraciones sobre la salud

  1. Preservación de la frescura: Congelar el pan puede ser especialmente útil para las personas que no consumen pan rápidamente. Al mantener el pan congelado, se evita la formación de moho y el deterioro, lo que puede ser beneficioso para la salud al prevenir el consumo de pan en mal estado .
  2. Impacto en los nutrientes: Según la nutricionista Cynthia Sass, la congelación no tiene un impacto significativo en el valor nutricional del pan. Los nutrientes se mantienen estables durante el proceso de congelación y descongelación, lo que significa que el pan seguirá siendo una fuente de carbohidratos, fibra y otros nutrientes esenciales .

Recomendaciones para congelar el pan

Para congelar el pan de manera efectiva y mantener su calidad, los expertos recomiendan seguir estos pasos:

  1. Congelar el pan fresco: Congelar el pan lo más fresco posible ayuda a mantener su sabor y textura.
  2. Rebanar antes de congelar: Esto facilita la descongelación y permite sacar solo las porciones necesarias.
  3. Usar bolsas herméticas: Almacenar el pan en bolsas herméticas o envolturas plásticas ayuda a prevenir la formación de cristales de hielo y la pérdida de humedad.
  4. Descongelar adecuadamente: Dejar el pan descongelar a temperatura ambiente o calentar ligeramente en el horno mejora su textura y sabor.

En resumen, congelar el pan es una práctica saludable y efectiva para conservar su frescura y nutrientes, siempre y cuando se realice de manera adecuada. Esta técnica no solo ayuda a reducir el desperdicio de alimentos, sino que también asegura que el pan esté en condiciones óptimas para el consumo.

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo