Síguenos

Salud y Bienestar

Recaudan más de 9.000 euros para la investigación del #CáncerInfantil del Hospital La Fe

Publicado

en

‘Sumemos muchas manos por los niños enfermos’ es una iniciativa promovida por dos familias unidas por una misma causa: recaudar fondos para la investigación oncopediátrica. Con motivo del Día Mundial del Cáncer Infantil, las promotoras de la iniciativa han instalado un stand solidario en el hall de Hospital Universitari i Politècnic La Fe.

Gracias a la venta de lazos dorados -símbolo del cáncer infantil-, llaveros, bisutería, manualidades y a la organización de diversos eventos solidarios, ‘Sumemos muchas manos por los niños enfermos’ ha conseguido recaudar 9.736 euros en 2016, que se destinarán a la investigación que desarrolla el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) desde el grupo de Investigación Clínica y Traslacional en Cáncer  que dirige la Dra. Victoria Castel, jefa de sección de Oncología pediátrica del Hospital y Adela Cañete, jefa de sección de la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital La Fe de Valencia.

Los cánceres pediátricos se consideran enfermedades poco frecuentes. Cada año se diagnostican unos 1.000 casos nuevos en España. Los cánceres que afectan a los niños son distintos de los que afectan a los adultos y requieren un abordaje diferente: los menores tienen singularidades que deben ser tenidas en cuenta en los tratamientos ya que, por ejemplo, su sistema inmunitario no está a pleno rendimiento porque está en desarrollo.
Dos de cada 10 cánceres pediátricos tienen mal pronóstico. El 80% de niños y adolescentes se cura. El neuroblastoma es uno de los cánceres pediátricos más frecuente. Las doctoras Castel y Cañete tienen una dilatada experiencia y son referentes en investigación y asistencia, tanto en España como en Europa. El equipo de investigadores que lideran trabaja para conseguir una medicina personaliza que tenga en cuenta las singularidades de cada paciente, y de cada tumor. El objetivo último es optimizar la supervivencia y la calidad asistencial.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

¿Sabes por qué no hay que chupar las cabezas de las gambas?

Publicado

en

chupar cabezas de gambas

Para muchos chupar las cabezas de las gambas es un auténtico manjar, pero cierto es que poco se sabe de sí es recomendable o más bien todo lo contrario.

Chupar las cabezas de las gambas

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) ha recomendado no abusar del consumo de las cabezas de crustáceos esta Navidad.

El motivo es la acumulación de cadmio, un metal pesado perjudicial para la salud, que se encuentra en la cabeza de las cigalas, gambas, langostinos y crustáceos tipo cangrejo.

Según Aecosan es conveniente «limitar en la medida de lo posible» el consumo de la carne localizada en la cabeza de estos crustáceos para evitar la acumulación de cadmio en nuestro organismo.

Cadmio: el peligro

Cada vez que alguien se chupa una cabeza de una gamba estamos introduciendo a nuestro organismo pequeñas cantidades de cadmio, un metal pesado tóxico para nuestro organismo y con potencial cancerígeno, de muy lenta eliminación.

El cadmio tiende a acumularse principalmente en el hígado y el riñón y tarda en eliminarse entre 10-30 años.

Cáncer

Desde Aecosan señalan que «en algunos países europeos, entre los que se encuentra España, se consume, además de la parte “blanca”, otras partes de los crustáceos como puede ser la cabeza de las gambas, langostinos, cigalas, etc. y el cuerpo de los crustáceos de tipo cangrejo, cuyos niveles de cadmio son altos, debido a que el cadmio se acumula principalmente en el hepatopáncreas, que forma parte del aparato digestivo de los crustáceos y se localiza en la cabeza» de ahí el consejo de no chupar las cabezas de los mariscos y evitando acumular de esta manera «altos niveles de cadmio en el organismo pueden causar disfunción renal, desmineralización de los huesos y, a largo plazo, cáncer».

Continuar leyendo