Síguenos

PORTADA OFFICIAL PRESS

Sube un 1% el precio de la vivienda usada en València capital y un 0,6% en la Comunitat Valenciana

Publicado

en

VALÈNCIA, 30 Sep.- El precio medio de la vivienda usada por metro cuadrado subió un 0,6% en la Comunitat Valenciana durante el tercer trimestre de 2019, hasta una media de 1.389 euros, en comparación a los tres meses anteriores. La subida llega al 3,3% respecto al mismo periodo de 2018, según el índice de precios de Idealista.

En València capital creció un 1% entre julio y septiembre en comparación al segundo trimestre, lo que deja el precio del metro cuadrado en 1.767 euros, y a nivel interanual hasta un 6%, detalla la inmobiliaria en un comunicado.

De hecho, solo cuatro distritos de la ciudad vieron caer sus precios durante el verano. La mayor caída se dio en Campanar (-2,9%), seguido por Poblats Marítims (-0,5%), Camins al Grau (-0,4%) y L’Olivereta (-0,1%). Por el contrario, la mayor subida la marcó Algirós (7,7%), por delante de Benimaclet (7,3%), La Saïdia (6,6%), Quatre Carreres (3,1%), Jesús (2,9%) y Ciutat Vella (2,5%).

En València, los precios más altos se registraron en L’Eixample (3.000 euros/m2), Ciutat Vella (2.781 euros/m2) y el Pla del Real (2.570 euros/m2). En la parte baja de la tabla están Rascanya (1.131 euros/m2), L’Olivereta (1.304 euros/m2) y Jesús (1.367 euros/m2), por lo que se posicionaron como los distritos más económicos de la capital.

En el conjunto de la provincia de Valencia también se produjo una subida del precio de la vivienda usada durante el último trimestre, hasta un 1,1% en comparación a los tres meses anteriores y una media de 1.225 euros por metro cuadrado.

HASTA UN 13,8% MÁS CARAS EN BANYERES

Por su parte, en Alicante aumentó un 1% durante el verano y un 2,9% en tasa interanual. La mayor subida se registró en Banyeres, donde los propietarios pedían hasta un 13,8% más por sus viviendas que hace tres meses. Le siguen las subidas de Teulada (11,3%) y Callosa de Segura (9,2%).

En el lado contrario, las caídas de Callosa d’En Sarria (-12,3%), Cocentaina (-10,1%) y Rebolledo (-7,6%). Alicante capital marcó un incremento del 2,1% en el precio de la vivienda usada, hasta una media de 1.491 euros por metro cuadrado.

UN 11,3% MÁS BARATAS EN ALCALÀ DE XIVERT
En la provincia de Castellón el precio subió un 1,1% en los últimos tres meses, hasta 1.094 euros por metro. Entre los mercados que bajaron, Alcalà de Xivert anotó la más acusada con un 11,3% de caída, mientras que la mayor subida se produjo en Benicàssim (3,3%) y Borriol (3,1%). En la capital cayó un 1,2% durante verano, con una media de 1.096 euros por metro cuadrado.

Por su parte, en el conjunto de España, el precio de la vivienda usada marcó una subida del 0,2% durante el tercer trimestre de 2019, lo que deja el metro cuadrado en 1.735 euros, y hasta un 4,2% en comparación al mismo periodo del año pasado.

El informe de verano refleja que las subidas de precio continúan como mayoritarias en las capitales españolas. Aún así los grandes mercados comienzan a relajar sus ritmos de crecimiento y en algunos casos comienzan a verse descensos, mientras que los mayores incrementos se trasladan a mercados menores.

De esta forma, nueve comunidades autónomas vieron cómo sus precios crecían durante este trimestre, mientras que 25 provincias lograron cerrar el tercer cuarto del año en positivo, según el balance de la compañía inmobiliaria.

INCERTIDUMBRE
Para el jefe de estudios de idealista, Fernando Encinar, «las cifras de precios, hipotecas y compraventas están de alguna manera desvirtuadas por la incertidumbre en la que lleva instalada el país durante los últimos meses».

«Propietarios y posibles compradores están a la espera antes de tomar sus decisiones. Las cifras macroeconómicas que vienen de Europa no ayudan a arrojar luz a un mercado en el que ya se empiezan a oír los primeros rumores de un posible cambio de ciclo», ha aseverado.

Fuente: EUROPA PRESS

PORTADA OFFICIAL PRESS

VÍDEO| Así vivieron los asistentes al Medusa el momento de la tormenta de arena

Publicado

en

medusa tormenta de arena
Numerosos jóvenes abandonan el recinto del Festival Medusa de Cullera (Valencia). EFE/Natxo Frances

Cullera (Valencia), 13 ago (OFFICIAL PRESS- EFE).- Algunos de los asistentes al Medusa Festival de Cullera han relatado cómo vivieron el momento de la tormenta de arena que se produjo «de improviso».

Esta madrugada ha fallecido una persona y otras 40 han resultado heridas al caer sobre ellas varias estructuras a consecuencia de los fuertes viento, han destacado el «momento caótico» que vivieron.

El Medusa y la tormenta de arena

Una de las asistentes ha explicado que de repente empezó a aparecer un montón de arena y a llover y «empezaron a caer cosas del escenario», «que hubo jaleo» y al rato llegaron las ambulancia y la policía.

Preguntada por si pasó miedo, ha dicho que «un poco» porque «tampoco sabía de qué manera teníamos que evacuar. No teníamos información de nada, no nos dejaron salir por la puerta de emergencia y tampoco estaba bien puesto en el plano por dónde teníamos que salir. Todo estaba muy desorganizado».

Tras señalar que fue un momento caótico y que «nada» estaba controlado dentro, esta joven afirma que todo pasó de forma muy rápida: «Estábamos bailando y de repente empezaron a caer las cosas».

Caos absoluto

Otro chico procedente de València asegura que vivió la situación «con un poco de estrés» porque empezó a soplar el viento muy fuerte y con muchísima arena y con algo de lluvia, y «nos empezamos a mover» cuando apagaron las luces y la música «por si acaso, por precaución».

Según explica, fue un «largo camino» hasta las tiendas de campaña y allí pudieron comprobar que muchas de ellas y las lonas para protegerse del sol habían volado. «Tuvimos suerte, pero mucha gente no», ha asegurado antes de advertir «largas colas» para poner reclamaciones a la organización.

Asegura que no pasó miedo porque había mucha gente y estaban protegidos, pero reconoce que el viento y la arena eran «muy molestos», y explica que todo se produjo «de un momento a otro, fue cuestión de segundos».

15 minutos de terror

Otra de las asistentes al Medusa Festival explica que cuando ocurrió todo estaba junto al escenario principal. «Estaba todo guay, todo perfecto, y de repente ves toda la arena moviéndose y ráfagas fortísimas», explica, para indicar que todo el suceso «no duró más de 15 minutos».

Al caer gotas de lluvia y pensar que iba a producirse un chaparrón se dirigieron al camping y más tarde supieron que había habido heridos. Salieron del lugar «muy tranquilamente porque seguimos el flujo. con mucha tranquilidad salimos hacia la salida principal y no tuvimos problemas».

Preguntada por cómo está el ánimo de la gente, indica que a todos les gustaría que el festival continuara, porque cree que Medusa tiene la capacidad de encargarse de resolver el problema, aunque reconoce que «está claro que es un hecho traumático que le podía haber pasado a cualquiera».

El viento quemaba

Un joven procedente de Canarias explica que mientras estaba en el concierto empezó una «ráfaga de viento muy fuerte y que quemaba, como si fuese un lanzallamas, además de una lluvia fría rara. Y dijimos que nos íbamos».

«Se paró la música y empezaron a llegar ambulancias y gente y parte del escenario en el suelo. Una catástrofe», ha explicado para añadir que cuando quisieron salir «había vallas en suelo y todo estaba tirado» y cuando llegaron al camping vieron que «todo estaba destrozado y no había lonas».

También ha explicado que querían salir por la puerta de emergencia y les dijeron que todos debían hacerlo por la misma puerta, «imagino que para evitar riesgos y tenerlo todo más controlado», y aunque afirma que es una «lástima» lo ocurrido porque «vienes a pasarlo bien, podemos decir que no nos ha pasado nada. La salud es lo importante, la fiesta es lo secundario».

También otro asistente al Medusa Festival, procedente de Barcelona, ha explicado todo se produjo «de un momento para otro» y aunque pensaban que era una «tormenta normal», la policía y el personal de seguridad les dijo que salieran.

«Todo el mundo estaba saltando las vallas por encima, no había camino fijo. Se vivió con bastante caos, fue bastante caótico, pero tampoco fue exagerado», indica para añadir que no pasó miedo porque estaban en un escenario distinto al que ocurrió el accidente.

A juicio de otro de los asistentes, «parecía una película, una especie de ‘walking dead’, muy caótico todo» y señala que hay gente que se está yendo y otra siguiendo la fiesta por su cuenta pero «el ambiente es bastante triste».

Reconoce que tras una «época dura» por la pandemia de covid, «veniamos a disfrutar. Estaba siendo un día increíble, un día a disfrutar» y confiesa que tuvo algo de miedo por el pánico que se crea, ya que «incluso se dijo que había caído la noria sobre la gente».

Continuar leyendo

Trending