Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

Un año del primer muerto por covid en España: un valenciano llegado del Nepal

Publicado

en

Madrid, 12 feb (EFE).- El 13 de febrero de 2020 falleció el primer enfermo de coronavirus en España y en Europa, en el hospital Arnau de Vilanova de Valencia, un valenciano que acababa de llegar de Nepal, aunque no se atribuyó la causa de su muerte a esa nueva enfermedad, entonces casi desconocida, hasta el 3 de marzo.

Según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, desde que comenzó la pandemia, 3.041.454 personas se contagiaron y 64.127 han fallecido en España, si bien sobre el número real de muertos hay cierta polémica ya que otras fuentes, como el INE o el Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), lo sitúa en una cifra más alta, cercana a los 84.000.

El 31 de enero del año pasado, el Centro Nacional de Microbiología confirmó el primer caso de coronavirus en el país: el de un turista alemán en la isla canaria de La Gomera, donde viajó con unos compatriotas.

Ese mismo día aterrizó en Torrejón de Ardoz (Madrid) un avión con españoles repatriados de la ciudad china de Wuhan, la mayoría de ellos técnicos que trabajaban para el equipo de fútbol local Wuhan Three Towns.

Desde el aeródromo fueron trasladados al hospital militar Gómez Ulla de Madrid, donde pasaron una cuarentena de catorce días. Ninguno de ellos dio positivo.

Un mes antes de esa fecha, las autoridades de Wuhan habían informado de 27 casos de una neumonía desconocida tras haber visitado el mercado de animales vivos de esa localidad y pocos días después se puso nombre al culpable de la infección, el Sars-Cov-2.

También por esas fechas, otro equipo de fútbol de esa ciudad, el Wuhan Zall, entrenaba en Andalucía, donde llegó el 29 de enero y que a mediados de marzo regresó a su país, debido a la situación por la covid-19, explicó entonces su entrenador, el español José González.

«El problema ahora está aquí, en China se ha erradicado prácticamente», indicó el técnico gaditano.

Los primeros casos en España estaban vinculados a extranjeros, que fueron aislados en los hoteles en los que se hospedaban, o a españoles recién llegados de otros países, generalmente del norte de Italia.

Hasta el 26 de febrero no se conoció el primer caso del virus no importado: un hombre de 62 años hospitalizado en Sevilla.

El 9 de marzo la Comunidad de Madrid y las localidades vascas de Vitoria y Labastida son declaradas zonas de «transmisión comunitaria alta», por lo que se suspenden las clases y se recomienda el teletrabajo.

El 10 de marzo, el Congreso y el Senado suspenden sus actividades y se prohíben los vuelos desde Italia.

El 11 la OMS declara la pandemia y el 14 el Gobierno aprueba el estado de alarma, para, un día después anunciar un paquete de medidas que incluían el control de la sanidad privada, la contratación de personal sanitario y el despliegue de los cuerpos de seguridad del Estado y las fuerzas armadas, además de cerrar las fronteras terrestres.

A partir de entonces se desplegaron hospitales de campaña y reconvirtieron establecimientos para hacerlos centros médicos o morgues, se pararon las actividades no esenciales, se autorizaron créditos y avales para empresas y ertes para sus empleados, pero las cifras de contagios y de muertes se sucedían, hasta llegar a los 950 muertos en un solo día, el 2 de abril.

El 18 de abril se superaron los 20.000 muertos, aunque pocos días después el Gobierno aprobó un plan de desescalada con cuatro fases y distintas velocidades según los territorios y se permitieron las salidas a la calle, con distintas franjas horarias.

Tras 98 días y seis prórrogas, finaliza el estado de alarma y se reabren las fronteras a países europeos el 21 de junio, pero en los días siguientes, los rebrotes llevan a imponer restricciones en algunas zonas.

A primeros de julio, Cataluña establece el uso obligatorio de mascarilla en espacios públicos, medida que, a continuación, adoptan también otras comunidades.

Como empieza a aumentar el número de contagiados y fallecidos, a mediados de agosto Sanidad y las comunidades acuerdan cerrar discotecas y bares de copas, limitar el horario de restaurantes y la prohibición de fumar en la calle.

El 15 de septiembre se superan los 30.000 muertos y los 600.000 contagios y el 29 el Consejo Interterritorial de Salud acuerda -con los votos en contra de Madrid, Galicia, Cataluña, Andalucía, Murcia y Ceuta- restringir la movilidad en los municipios de más de 100.000 habitantes con alto impacto de covid.

Poco después el Gobierno declara el estado de alarma en Madrid y 8 municipios de la región y otras comunidades deciden cerrar la hostelería e implantar el confinamiento perimetral.

Pero los contagios y fallecimientos continúan, por lo que el 25 de octubre, el Ejecutivo aprueba el estado de alarma nacional con toque de queda nocturno, lo que es avalado por el Congreso.

El récord de muertes en la segunda ola, 537 en un día, está datado el 24 de noviembre y pocos días después el Consejo Interterritorial de Salud aprueba medidas para Navidad que incluyen reuniones de hasta 10 personas y cierres perimetrales.

El 27 de diciembre comienza la vacunación y un día después se superan los 50.000 fallecidos por covid.

En plena tercera ola, el pasado día 7 de enero, se superan los 2 millones de contagios, en tanto que la vacunación avanza muy lentamente.

La incidencia acumulada roza los 900 casos (899,93) el pasado 27 de enero y así, el 3 de febrero, España supera los 60.000 muertos por covid, para el pasado día 9 superar los 3 millones de contagios y registrar la cifra diaria de muertes más alta desde abril: 766.

Inmaculada López Varona

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PORTADA OFFICIALPRESS

Investigadores españoles comprueban el efecto protector de los antipsicóticos contra la covid-19

Publicado

en

Madrid, 8 mar (EFE).- Investigadores españoles han comprobado el efecto protector que los fármacos antipsicóticos pueden tener frente a la covid-19, tanto de la infección como de la tendencia a sufrir los síntomas más graves de la enfermedad.

El estudio ha sido liderado por investigadores de la Unidad de Salud Mental del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, en colaboración con el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam), el Instituto de Investigación Sanitaria de Valdecilla (Santander), la Unidad de Bioinformática del servicio Nucleus de la Universidad de Salamanca y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Los trabajos han concluido que los fármacos antipsicóticos podrían tener un efecto protector frente al SARS-CoV-2, tras comprobar que los pacientes que son tratados con estos medicamentos tienen un menor riesgo de infectarse o sufren la enfermedad de una manera más leve en caso de contagiarse.

Un primer estudio epidemiológico se realizó sobre una muestra de 698 pacientes que siguen un tratamiento con ese tipo de fármacos en el hospital sevillano, según el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam).

“Son hallazgos muy interesantes que realmente reflejan una realidad clínica donde vemos pocos pacientes con enfermedad covid-19 grave, a pesar de concurrir en ellos diversos factores de riesgo”, ha explicado Manuel Canal Rivero, psicólogo clínico del Hospital Universitario Virgen del Rocío y primer firmante de uno de los dos trabajos.

El doctor ha precisado -informa el CIBERSAM- que en este grupo de personas el número de enfermos con covid-19 es menor de lo esperado, y en los casos en los cuales se ha producido una infección demostrada la evolución ha sido «benigna» y sin llegar a una situación clínica de riesgo vital, datos que revelan el efecto protector de la medicación.

De forma complementaria, los investigadores han observado que muchos de los genes cuya expresión se ve alterada por esta enfermedad son regulados a la baja y de una manera significativa por los fármacos antipsicóticos, que habitualmente se usan para el tratamiento de enfermedades con síntomas psicóticos.

Este hallazgo se ha logrado investigando el perfil de expresión génica (indicador de los procesos biológicos activados) de pacientes con covid-19 de Wuhan y de pacientes en tratamiento con un fármaco antipsicótico del grupo del Programa de Intervención en las Fases Tempranas de las Psicosis que inició hace veinte años en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Cantabria el doctor Benedicto Crespo-Facorro, actual director de la Unidad de Salud Mental del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

“De una forma llamativa hemos demostrado cómo los antipsicóticos reducen la activación de genes implicados en muchas de las vías inflamatorias e inmunológicas asociadas a la gravedad de la infección COVID-19”, ha corroborado el profesor Crespo-Facorro.

Y ha destacado que este descubrimiento podría tener una gran trascendencia, ya que el tratamiento de la covid-19 con fármacos que están originalmente indicados para situaciones clínicas diferentes, (lo que los expertos llaman el reposicionamiento de fármacos) «se ha demostrado como una fuente interesante de tratamientos eficaces para este tipo de pacientes.

Continuar leyendo

PORTADA OFFICIALPRESS

Directoras médicas: «La Covid-19 ha supuesto una oportunidad para que se vea el papel de las mujeres en la sanidad»

Publicado

en

Dra. Ruth Usó, directora médica de Quironsalud València. EFE

València, 7 mar (EFE).- La presencia de mujeres en puestos directivos de gestión sanitaria es una “carrera que va en progresión y que culminará en la igualdad” y que se ha manifestado especialmente importante durante la pandemia, cuando las profesionales sanitarias han demostrado ser “una fuerza» que cohesiona.

Así lo ha manifestado a EFE con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, la doctora Ruth Usó, directora médica de Quironsalud en València, un centro hospitalario cuyos puestos directivos están ocupados en un 91% por mujeres, además de que Quironsalud cuenta con mujeres directoras médicas en todas las provincias valencianas en las que tiene hospitales y en la región de Murcia.

Usó ha destacado que la crisis sanitaria ha supuesto en algunos casos, por ejemplo, “que se inviertan los papeles en los cuidados” de familiares dependientes entre hombres y mujeres, sobre todo cuando estas, con especial presencia laboral en el mundo sanitario, han tenido que doblar turnos y esfuerzos por la pandemia.

En su opinión, esta situación de crisis actual ha servido como “palanca de impulso” hacia un sistema sanitario y social más igualitario.

Por ello, ha afirmado que el futuro pasa por la digitalización para ayudar a la conciliación profesional y personal y, a nivel social, por “la educación en igualdad, que es la base de todo”.

Por su parte, la directora médica de Quironsalud Alicante, Araceli Amorós, y la de Quironsalud Murcia, Pilar Jiménez, han considerado que la pandemia ha permitido visibilizar el trabajo de las mujeres en sectores esenciales como la sanidad, pero también las cargas desproporcionadas que en ocasiones deben soportar.

“Esta situación nos ha hecho mirar a la cara a la vulnerabilidad, nos la ha puesto de frente”, ha asegurado Amorós, que ha añadido que el día a día de la crisis sanitaria ha mostrado a las mujeres como “valientes cuidadoras, trabajadoras diligentes, tenaces y eficaces”.

Ha señalado también que “en muchos casos las mujeres soportan todo el peso de la responsabilidad de los cuidados”, especialmente en meses de confinamiento en los que “hasta las escuelas estaban cerradas”.

En este sentido, Amorós ha lamentado que el reparto desigual de las tareas y las cargas sea “un fantasma del que en ocasiones se habla, pero contra el que se lucha poco”, aunque ha celebrado que “haya estallado la importancia de algunos retos que estaban fraguándose, como la necesidad de una mejor conciliación en el trabajo para que las nuevas tecnologías y las nuevas formas de comunicación que usamos laboralmente no invadan nuestra vida» privada.

Así lo ha manifestado también la responsable de Quironsalud Murcia, Pilar Jiménez, quien ha afirmado que la Covid-19 ha supuesto una oportunidad para “que se vea el papel de las mujeres en la sanidad, una parte del colectivo que a veces queda oculto, pero que tiene un papel muy relevante y realiza un trabajo encomiable”.

“El camino hasta conseguir cambiar las estructuras sociales es largo y no se va a recorrer de hoy para mañana”, ha señalado Jiménez, que ha apostado por “seguir ahondando y perseverando” y avanzar en campos de la medicina como los derechos reproductivos o la salud mental, así como en la presencia de mujeres en puestos de dirección.

En cuanto a las dificultades que encuentran las profesionales sanitarias en puestos como los suyos, Amorós ha destacado “una idea que es eternamente nueva: poner pasión en lo que haces, invadirte del entusiasmo que lleva a construir un mundo mejor» y, «por supuesto, que no existen puestos para mujeres u hombres, sino para personas valiosas, y desde luego las mujeres lo somos».

Amorós se ha referido a su propio trabajo como uróloga, una especialidad tradicionalmente masculina: “Muchas veces me han preguntado por qué elegí esta especialidad, pregunta que pocas veces hacen a los hombres”.

Por su parte, Jiménez ha recordado su propia trayectoria, que comenzó en las direcciones asistenciales de compañías aseguradoras y de salud y continuó como “pionera” en la dirección sanitaria en hospitales privados en la Región de Murcia, mientras que Usó ha subrayado la importancia de contar con referentes profesionales en femenino.

La directora médica de Quironsalud València se ha referido especialmente a la influencia de las profesionales sin un perfil mediático, como su propia madre, “que montó una empresa pero nunca dejó de ser médica de familia y se jubiló como tal”.

Afirma emocionada que «de mujeres como mi madre se aprende a nivel profesional y personal, porque son ejemplos de fuerza de voluntad y entrega”.

Continuar leyendo

PORTADA OFFICIALPRESS

Camilo Betancourt, cirujano: «El uso de la mascarilla ha aumentado la cirugía de párpados. Los ojos siempre serán el centro de atención»

Publicado

en

camilo betancourt cirujano

Nacido en Colombia, Camilo Betancourt se ha convertido en uno de los cirujano de referencia de València. Se licenció en Medicina en la Universidad CES de Medellín y realizó la especialidad en Cirugía Plástica en el Hospital La Fe de Valencia. Después de hacer el examen del MIR, sus ciudades de referencia en el ámbito de la cirugía plástica fueron Madrid, Barcelona y València. Tras visitar las tres no tuvo ninguna duda en cuál escoger, se enamoró de València, del clima y de su gente. Después conocería al Dr. Ricart, y desde entonces forma parte de su equipo en el Instituto Médico Ricart.

-Empieza a ser uno de los cirujanos más reputados de València, ¿qué le hace diferente?

Busco empatizar con cada una de las situaciones o problemas de nuestros pacientes, me gustaría creer que el trato que les damos es lo que genera el mejor recuerdo tras su experiencia con nosotros.

-¿Quién es su referente y por qué?

Baris Çakir es mi referente actual, es un Cirujano Plástico que está liderando una revolución en el mundo de la rinoplastia, lo admiro por atreverse a pensar diferente y cuestionar lo que se hace de manera habitual. Su capacidad de fusionar conceptos artísticos con la anatomía y la innovación quirúrgica, lo han llevado a conseguir lo que, según mi punto de vista, ningún cirujano especialista en Rinoplastia había conseguido antes.

– Todos los cirujanos tienen una ‘mano especial’ para alguna operación en concreto, ¿cuál o cuáles son las suyas?

Creo que tengo buena mano para la cirugía estética facial en general.

– ¿Con qué tipo de operación disfruta más?

Sin duda, con la Rinoplastia.

– ¿Cuál es el tratamiento más demandado en este momento?

Los aumentos de pecho y las Rinoplastias.

– La cirugía de reconstrucción es clave para personas que han pasado un proceso traumático. ¿Cómo vive estas operaciones?

Tratamos pacientes que presentan secuelas de cáncer de mama, ayudarlas a cerrar un ciclo tan difícil, con un proceso de reconstrucción exitoso, es algo que me genera mucha satisfacción. Es difícil enumerar solo un caso, todos son únicos y especiales.

– La pandemia ha cambiado la vida a las personas y también sus hábitos, costumbres o manías, ¿cómo ha afectado al campo de la cirugía?

Era un fenómeno que ya venía sucediendo, pero sin duda la pandemia ha hecho que las redes sociales sean determinantes en la forma de relacionarnos como sociedad, creo que éstas están exigiendo más cuidado de la imagen que queremos transmitir y a la vez, han otorgado acceso y visualización a los diferentes tipos de intervenciones y tratamientos que podemos realizar, todo esto sumado al teletrabajo y la imposibilidad de viajar, ha hecho que se aumente la demanda de cirugías estéticas a nivel global.

– La obligatoriedad de la mascarilla y los ‘confinamientos’ que estamos viviendo, ¿ha incrementado determinados tratamientos de más difícil recuperación?

Los confinamientos han incrementado la demanda de todo tipo de tratamientos. El uso de la mascarilla en particular ha incrementado, desde mi punto de vista, el interés en la rinoplastia y la cirugía de parpados.

– La pandemia ha provocado que ahora los ojos sean el centro de atención, ¿ha aumentado la demanda de este tipo de operaciones?

Los ojos siempre serán el centro de atención, es lo primero que miras cuando ves a alguien a la cara. Es verdad que actualmente tienen aún más protagonismo y sí creo que el usar mascarilla ha incrementado el interés por mejorar su aspecto.

– La cirugía estética hace muchos años que dejó de ser cosa de mujeres, los hombres pasan por quirófano casi por igual. ¿Qué es lo que más le piden?

Según el grupo de edad, en pacientes mas jóvenes la ginecomastia es el tratamiento más demandado. Los adultos jóvenes suelen buscar la Rinoplastia y liposucción y los señores mayores suelen estar interesados en la blefaroplastia.

– ¿Qué avances significativos ve en la cirugía del futuro?

El incremento en la utilización de materiales biocompatibles, la integración de la cirugía con la ingeniería tisular y el perfeccionamiento de la cirugía mínimamente invasiva.

 

Podéis seguir al Dr. Camilo Betancourt en Instagram pinchando en este enlace.

 

 

 

 

 

Continuar leyendo

Trending