Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

Acordonan el estadio del Levante UD tras caer parte de la cubierta por el fuerte viento

Publicado

en

ALÈNCIA, 20 Dic.-Las rachas de viento están provocando incidencias menores en las provincias de Castellón y Valencia, donde en la capital se ha tenido que acordonar el entorno del Ciutat de València, el estadio del Levante, por prevención, tras el desprendimiento de un fragmento de la cubierta sin causar heridos, según la Policía Local. El Puerto de València ha sido cerrado temporalmente por las condiciones meteorológicas.

El viento ha alcanzado los 100 kilómetros por metro cuadrado en Vistabella; 98 en Portell de Morella; 79 en Villamalur y 74 en Benimaurel, según Avamet. De acuerdo con la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en el aeropuerto de Valencia, tras una racha de 76 km/h de las 11.00 horas, el viento sigue fuerte aunque ha bajado a entre 50 y 60 km/h.

En Gandia, los bomberos han tenido que acudir a sujetar la ventana de un hotel ante el riesgo de caer una ventana. Asimismo, efectivos del parque de esta localidad se han movilizado para retirar a primera hora unas planchas metálicas de un instituto de Villalonga y a las 9.10, desde Burjassot han acudido a retirar un cartel con peligro de caída en Mislata.

En Castellón, los bomberos se han movilizado para la retirada y saneamiento de cubiertas y embellecedores que habían sido arrancados por el viento en unos balcones en Segorbe, con peligro de caída a vía pública, y otro para retirar un árbol caído en la CV 236 en Torás, dirección a Bejís.

FUENTE: EUROPA PRESS

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PORTADA OFFICIALPRESS

Estos son los síntomas de la nueva variante sudaficana nombrada ‘ómicron’

Publicado

en

síntomas de la nueva variante sudaficana nombrada 'ómicron'
PIXABAY

La detección de una nueva variante del coronavirus en Sudáfrica, identificada como B.1.1.529., y nombrada ómicron por la Organización Mundial de la Salud, preocupa a la comunidad científica porque presenta una amalgama de más de 30 mutaciones que, si bien algunas ya se habían observado en otras variantes, como la beta, esta es la primera vez que se ven juntas.

Esto es lo que ha provocado que esté bajo vigilancia y que se le otorgue el potencial de mayor transmisibilidad y una posible capacidad para escapar del coronavirus, explica a Efe el investigador Iñaki Comas, del Instituto de Biomedicina de Valencia, quien no obstante señala que aún es pronto para saber su verdadero impacto.

«Sin alarmismo, pero debemos vigilar y ver cuál es su trayectoria y tomar las medias necesarias, en el caso de que sean necesarias».

Según Comas, «es una variante que ha acumulado un número muy alto, mayor que otras veces, de mutaciones en la proteína de la espícula -la que usa el SARS-CoV-2 para entrar en la célula humana- y lleva una combinación de mutaciones que no habíamos visto antes«.

Pero, ¿cuáles son sus síntomas? La primera doctora que alertó de su presencia a las autoridades sanitarias de Sudáfrica, Angelique Coetzee, arroja luz sobre algunas de estas cuestiones que inquietan al mundo. Esta médico de cabecera, que lleva 33 años pasando consulta y que también preside la Asociación Médica de Sudáfrica, ha descrito los síntomas que experimentaron sus pacientes infectados con esta variante cuando ella los trató.

Estos son los síntomas de la nueva variante sudaficana nombrada ‘ómicron’

En su consulta privada de Pretoria, desde principios del mes de noviembre, la doctora ha tratado a unas dos docenas de pacientes con síntomas leves e inusuales que más tarde han dado positivo en esta variante, según publica el diario ‘The Telegraph’.

La mayoría de sus pacientes, de diferentes orígenes y etnias, eran hombres sanos que estaban muy cansados. La mitad de ellos, destaca al mismo medio, no estaban vacunados. Ninguno, asegura, sufrió pérdida del olfato y el gusto. Además, entre todos los casos, subraya el de una niña de seis años con fiebre y un pulso muy elevado, que se recuperó en dos días.

Por lo que, coincide en que los pacientes que ella trató presentaron síntomas mucho más leves que los de otras variantes e inusuales. Sin embargo, señala, le preocupa el efecto que pueda tener sobre personas más mayores, con comorbidades o sin vacunar.

Coetzee informó por primera vez de estos casos al comité asesor de vacunas de Sudáfrica el 18 de noviembre, cuando cuatro miembros de la misma familia se presentaron en consulta con síntomas de intensa fatiga.

Continuar leyendo