Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

Así son las nuevas placas que dan nombre a las calles de València

Publicado

en

La Junta de Gobierno Local ha aprobado este viernes la actualización del diseño de las placas de calle encargado recientemente por la Concejalía de Movilidad Sostenible a la sección de Normalización Documental e Imagen Corporativa, creada este mismo mandato por el Área de Gobierno Interior para poner en valor la imagen de la institución.

Según ha explicado el concejal Giuseppe Grezzi, “en el servicio de Movilidad Sostenible, que es el encargado de la impresión de las placas, se detectó que el diseño empleado hasta ahora no era eficaz para rotular determinados nombres, que no resultaban lo legibles que es preceptivo en estas placas. Por eso, aprovechando que se había actualizado la imagen corporativa municipal, solicitamos que se estudiara actualizar las placas”.

Del mismo modo, y con la finalidad de que tuvieran una utilidad adicional para la ciudadanía, Movilidad sugirió que las mismas añadieran también el barrio en el que se emplazan las calles, así como una fórmula para añadir una leyenda explicativa del nombre de la calle si este lo precisara.

Imagen: Ayuntamiento de València

Así, el personal técnico de la sección de Normalización Documental e Imagen Corporativa ha realizado un diseño basado en tres pilares:
a) Necesidad de normalizar la forma de rotular las placas e incluir la marca del Ayuntamiento;
b) Necesidad de dar solución a la colocación de elementos nuevos (barrio, explicación…);
c) Normalizar los colores utilizados;

En vista de estas necesidades se ha optado por la tipografía corporativa de la marca del Ayuntamiento, “una de las tipografías de palo más versátil y con mayor legibilidad para señalética”, según la descripción del personal técnico. Su utilización “permite, escalándola de manera adecuada, la rotulación de nombres de calle largos o cortos”. Por otra parte, los colores elegidos también son corporativos y su elección se basa, principalmente, en lo bien que funcionan por contraste en negativo: amarillo corporativo de toda la señalética municipal, azul noche para fondos y blanco; existiendo también una versión con el fondo verde para las placas de bandera.

El servicio de Movilidad Sostenible empezará a utilizar el nuevo diseño a partir de la próxima semana, cuando se instalen las nuevas placas de las calles dedicadas al subinspector de la Policía Nacional Blas Gámez Ortiz, el cartelista Rafael Contreras Juesas y el municipio valenciano de Cases Baixes. En adelante, las nuevas placas se realizarán ya con este diseño, pero no está previsto sustituir las ya existentes si no están en mal estado, por lo que esta actualización del diseño de placas —que tienen el mismo coste de producción que las anteriores—, realizado íntegramente por los servicios municipales, no comporta desembolso adicional alguno para las arcas municipales.

“Con esta iniciativa coordinada por Movilidad Sostenible y Servicios Centrales Técnicos ponemos al día las señales que indican el nombre de las calles, mejorando su legibilidad y añadiendo información sobre el barrio en que se ubican”, ha concluido Grezzi.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PORTADA OFFICIALPRESS

El Cuco y su madre admiten que mintieron en el juicio por el asesinato de Marta del Castillo

Publicado

en

Marta del Castillo

Giro inesperado en el caso de Marta del Castillo. Francisco Javier García Marín, conocido como el Cuco, y su madre, Rosalía García Marín, han reconocido ante la jueza que mintieron durante el proceso celebrado en el año 2011 por el asesinato de la joven sevillana. Cabe recordar que en el juicio en el que Miguel Carcaño fue condenado a 20 años de prisión por el crimen.

El Ministerio Público pide para ellos ocho meses de cárcel y multas de 1.500 euros para cada uno, mientras que la familia de Marta reclama dos años de prisión y multas de 1.800 euros.

Mienten

El Cuco y su madre han admitido en sus declaraciones los hechos contenidos en los escritos de acusación, lo que significa que no dijeron la verdad en el proceso celebrado en 2011.

En 13 años, por primera vez Francisco Javier García Marín ha reconocido que sí estuvo en el piso de la calle León XIII donde se cometió el asesinato, en contra de la versión que siempre ha mantenido: que la tarde noche del 24 de enero de 2009, cuando se cometió el asesinato, no estuvo en el mencionado piso; que ese día había estado con unos amigos; que sobre las 23.30 horas de ese día 24 se encontró en las inmediaciones de su casa con el que entonces era la pareja de su madre, Ángel Manuel R.C., que «había ido a tirar la basura»; y que después subió a su domicilio y no volvió a salir.

Rosalía, la madre del Cuco, declaró en 2011 que ese día salió con su pareja a tomar una copa, que fueron al bar La Portada, que ambos volvieron a su domicilio sobre las 1.30 o 2.00 de la madrugada ya del día 25 y que, una vez allí, «entró en el dormitorio de su hijo, lo vio acostado y le dio un beso». Ahora, en su declaración de esta mañana, Rosalía también ha reconocido que mintió.

Solo han admitido esto de la parte del delito del que se les acusa. Ni el Cuco ni su madre han respondido a más preguntas del tribunal.

La jueza ha desestimado el resto de las pruebas testificales, entre ellas, la declaración de Miguel Carcaño, que estaba prevista para el próximo martes 31.

Se mantiene eso sí la declaración de los padres de Marta, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, para determinar el posible daño moral a su familia.

Decenas de personas se han concentrado a las puertas del juzgado esta mañana, sobre todo vecinos de la familia de Marta que han querido arroparlos ante la celebración del nuevo proceso judicial.

Rosalía y el Cuco han llegado al juzgado recibidos por los gritos de las personas concentradas, que han clamado pidiendo «Justicia para Marta».

En la actualidad el Cuco tiene 29 años y ha llegado completamente cubierto para evitar ser reconocido, con una amplia sudadera, la capucha puesta, un pasamontañas, gafas de sol y hasta unos guantes, que podrían haberle servido para ocultar alguna marca o tatuaje.

Por su parte la madre tan solo llevaba unas gafas de sol, mascarilla y un pañuelo en la cabeza, que apenas le cubría.

Ya en la sala se ha podido ver al Cuco descubierto, llevando tan solo una mascarilla, y con el pelo corto, una imagen diferente a la melena que lucía en 2011 cuando se celebró el juicio por el asesinato de Marta.

 

Continuar leyendo