Síguenos

PORTADA OFFICIAL PRESS

Banco Santander cierra este viernes 16 oficinas en la Comunitat y un total de 175 en toda España

Publicado

en

MADRID/VALÈNCIA, 18 Oct.- Banco Santander cierra este viernes otras 175 oficinas en el marco de la ejecución del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que está acometiendo la entidad tras la integración de Banco Popular y que contempla la clausura de un total de 1.150 sucursales. Del total de cierres de esta nueva tanda, 16 corresponden a la Comunitat Valenciana y la Región de Murcia.

De este modo, según el calendario marcado por Banco Santander, tras haber echado el cierre en 164 oficinas hace dos semanas, este viernes 18 de octubre se llevará a cabo la clausura de otras 175 sucursales, a las que seguirán 200 más el día 8 de noviembre y finalizará el día 22 del mismo mes con otras 211.

En esta nueva serie, que se suma a las cuatro tandas ya ejecutadas, Banco Santander cerrará 31 oficinas en Cataluña y 24 en Galicia. Al mismo tiempo, se verán afectadas 23 sucursales en Castilla y León, 20 en Andalucía, 17 en Madrid, y 16 entre la Comunitat Valenciana y Murcia.

Este viernes también bajarán la persiana nueve oficinas entre Cantabria y Asturias, ocho en Castilla-La Mancha, y siete entre Aragón, Navarra y La Rioja. Mientras, se cerrarán otras siete en Baleares y País Vasco, respectivamente; cuatro en Extremadura y dos en Canarias.

El banco comunicó que comenzaría a ejecutar este plan después de que finalizase el proceso de integración tecnológica de las sucursales de Banco Popular en el grupo, lo que tuvo lugar el pasado mes de julio.

La entidad llevó a cabo el cierre de 116 oficinas en los meses de mayo y junio, pero en este caso se trató de sucursales que se cerraron en territorios piloto o porque su negocio era limitado y se traspasaron a agentes colaboradores, según las fuentes consultadas.

Sumando todos los cierres ya ejecutados y los previstos para este viernes, Banco Santander habrá clausurado 717 oficinas. Según lo previsto, aún quedan dos tandas más que afectarán a 411 sucursales, hasta sumar 1.128. Las 22 restantes son oficinas residuales que podrían ir ajustándose a medida que se va completando el plan.

NO HAY MUNICIPIOS EXCLUIDOS DE LOS SERVICIOS

Pese al anuncio de los 1.150 cierres, ningún municipio se quedará sin servicios bancarios, ya que, además de que la mayoría de las clausuras se están produciendo en las ciudades, la red de agentes y colaboradores se está reforzando.

Con todo, cada oficina que se cierra tiene otra sucursal del grupo a una distancia media de unos 230 metros. El banco ha explicado en varias ocasiones que la racionalización de la red se enmarca en la necesidad de mejorar la eficiencia debido a la duplicidad derivada de la integración de Banco Popular.

1.412 EMPLEADOS YA HAN SALIDO DEL BANCO

Banco Santander y la representación sindical firmaron el pasado mes de junio un ERE que contempla el cierre de las 1.150 oficinas, la extinción de 3.223 puestos de trabajo y prejubilaciones desde los 55 años con entre el 75% y el 80% del sueldo, en función de la edad.

Según la última comisión de seguimiento del ERE del pasado 30 de septiembre, un total de 1.412 trabajadores han salido ya de Banco Santander, lo que supone el 43,81% del total de las extinciones que contempla el acuerdo. Todavía estarían pendientes por salir 1.812 personas para alcanzar la cifra total de 3.223 salidas.

Por comunidades autónomas, han abandonado la entidad un total de 312 trabajadores de la Comunidad de Madrid, 216 de Andalucía, 128 de Galicia, 116 de Cataluña, 115 de Castilla y León, 114 de Comunitat Valenciana, 88 de País Vasco, 61 de Canarias, 47 de Castilla-La Mancha, 43 de Extremadura, 39 de Cantabria, 35 de Asturias, 28 de Aragón, 23 de la Región de Murcia, 19 de Islas Baleares, 16 de la Comunidad Foral de Navarra y 12 de La Rioja.

Para servicios centrales, centro corporativo y estructuras intermediarias el plazo de adscripción finalizó el 19 de julio y se ejecuto ese mismo mes.

En el caso de red comercial, la fecha tope para adscribirse es el 15 de noviembre y la de ejecución hasta el 31 de diciembre, mientras que para las áreas de recursos humanos, control de red, unidad de atención minorista y riesgos la fecha límite para adherirse es el 31 de enero del próximo año, con una fecha de ejecución del 31 de marzo de 2020.

LAS CONDICIONES

Para cubrir las extinciones, Santander ofrecía a los empleados de entre 55 y 61 años prejubilarse con el 80% del salario pensionable o con el 75% más el 60% del complemento voluntario, mientras que a los mayores de 62 años les abonará el equivalente a 20 días por año trabajado, con el límite de una anualidad, y sin primas.

El colectivo de entre 50 y 54 años podrá dejar la entidad con el 60% del salario pensionable de seis anualidades y un tope máximo de 380.000 euros, sin descuento por desempleo y con un convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años, actualizable hasta un máximo del 3%.

A este grupo también dará primas por voluntariedad de 2.000 euros por cada trienio completo trabajado, una prima adicional de entre 5.000 y 30.000 euros en función de su antigüedad y otra de 15.000 euros.

En cuanto a los trabajadores de 49 años o menos, o los que tengan una edad superior pero no acumulen 15 años de antigüedad, las extinciones vendrán acompañadas de una indemnización de 40 días por año trabajado, hasta un máximo de 24 mensualidades.

Este colectivo también tendrá primas de voluntariedad de 2.000 euros por cada trienio de antigüedad y otras de entre 5.000 y 30.000 euros en función de los años que lleve en el banco.

Banco Santander ha asumido el compromiso de recolocar al 100% de quienes quieran seguir trabajando, tal y como ha ocurrido en otras ocasiones. En el ERE llevado a cabo en 2016 se logró este objetivo, mientras que en el ajuste acometido en 2018 el éxito hasta ahora ha sido del 73%, con previsión de alcanzar el 100% en el segundo semestre del año.

PORTADA OFFICIAL PRESS

Síntomas ómicron: cuáles son y cuánto dura

Publicado

en

sintomas omicron

Los síntomas de ómicron son bastante significativos. Se trata de la variante más contagiosa pero menos agresiva.

Aunque ante la menor sospecha de infección lo mejor es recurrir a un test de antígenos o una PCR detallamos los príncipales síntomas y la diferencia entre ómicron y un resfriado o gripe común.

Síntomas ómicron

Los síntomas de la covid han ido evolucionando en función de la cepa predominante. Durante la primera y segunda ola, la sintomatología más común era garganta irritada, congestión nasal, tos seca y dolor muscular. Con la variante ómicron, los síntomas son los siguientes:

  • Irritación o dolor de garganta.
  • Secreción nasal.
  • Fatiga o cansancio.
  • Estornudos.
  • Lumbalgia.
  • Dolor de cabeza.
  • Sudores nocturnos.
  • Dolores musculares.
  • Tos.

A estos habría de sumar nuevos síntomas como la conjuntivitis, náuseas, pérdida del cabello y fiebre, pero lo cierto es que la pérdida del gusto y del olfato es casi inexistente en la mayoría de casos.

¿Cuántos días tardan en aparecer los síntomas con ómicron?

Con la nueva variante el periodo de incubación se reduce. Con la cepa original del coronavirus, y según apuntaban las autoridades sanitarias, los primeros signos de contagios tardaban una media de entre cinco y seis días en aparecer. Con ómicron, ese tiempo se reduce a unos tres días.

La duración de los síntomas en no vacunados se acerca probablemente a la semana aunque la tos, el cansancio y la debilidad puede durar dos o cuatro semanas más, mientras que en los vacunados a los cuatro o cinco días suele desaparecer toda sintomatología, salvo en algunas ocasiones la tos.

¿Qué cambia con ómicron?

Los nuevos estudios sobre esta variante revelan que, aunque los infectados siguen transmitiendo el virus días antes de mostrar síntomas, su punto máximo de carga viral no llega con los primeros síntomas, sino 2 ó 3 días después de empezar a mostrarlos.

Por ello, hay muchas personas que dan negativo en test de antígenos durante los primeros días con síntomas, ya que la sensibilidad de estas pruebas no es tan alta como para detectar cargas virales bajas.

¿Cuánto tiempo duran los síntomas de ómicron?

Un estudio en ‘Eurosurveillance’, recoge cuál es la duración media de los síntomas de ómicron por días:

  • Tos: Presente en el 83% de los casos analizados y su duración es de 4 días.
  • Nariz congestionada: Detectada en el 78% de los casos de ómicron por covid, con una duración media de 4 días.
  • Fatiga: Este síntoma es el tercer más común, produciéndose en el 74% de los casos. Suele durar también 4 días
  • Dolor de garganta: Detectado en el 72% de los casos encuestados, suele durar un poco menos, 3 días.
  • Dolor de cabeza: Síntoma que sufre el 68% de los contagiados de ómicron. Su duración es de 2 días.
  • Dolor muscular: Lo sienten el 58% de los positivos de coronavirus con esta variante. Este síntoma suele durar 2 días y medio de media
  • Fiebre: Es un síntoma común en la mayoría de variantes, con ómicron la padece un porcentaje menor, el 54% de los positivos. Su duración suele ser de 2 días.
  • Estornudos: El 43% de los positivos los padecen durante unos 3 días.
  • Olfato: En ómicron está mucho menos presente que en otras variantes del COVID-19, afectando al 12% de las personas y suele ser durante 2 días.
  • Falta de apetito: Lo padecen en el 33% de los casos. El apetito reducido se suele mantener 3 días.
  • Falta de gusto: Este síntoma de la variante ómicron es un poco más común pero tampoco tanto como en otras variantes: afecta a un 23%. Suele durar 2,5 días.

El estudio también aclara que la duración de los síntomas «no se puede estimar con precisión» porque el 78% de casos sintomáticos encuestados no presentaban síntomas en el momento de las entrevistas.

Diferencias entre covid, resfriado y gripe

Uno de los motivos que más intranquilidad genera es el de distinguir si uno tiene coronavirus, una gripe o un resfriado. Síntomas que, antes de la pandemia del COVID-19, formaban parte del día a día.

Para ello, la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha hecho pública una tabla de síntomas en los que intenta explicar algunas de las diferencias entre el coronavirus y los resfriados comunes tan propios de la época hacia la que vamos:

Fiebre

La fiebre no es común en los resfriados pero sí en el coronavirus y también en la gripe.

Fatiga

Este síntoma es mucho más frecuente en los procesos gripales que en el coronavirus o en los resfriados aunque en estos a veces también se da. Sobretodo a largo plazo, cuando esta es repentina suele ser más probable que hablemos de gripe.

Tos

Desde el inicio de la pandemia nos han recalcado que la tos en contagiados por COVID es seca, también en la gripe. Mientras que  en los resfriados es más suave.  En el caso del coronavirus llega a ser tan frecuente que impide mantener una conversación con normalidad.

Estornudos

Los estornudos, según la OMS, son una de las claves más evidentes para distinguir las distintas patologías. No se producen ni en la gripe ni en el coronavirus y sí en los resfriados.

Dolor muscular

El dolor muscular se puede dar con el coronavirus en alguna ocasión pero es mucho más frecuente en la gripe o en un resfriado.

Mocos o congestión

Si el niño tiene mocos, lo normal es que estemos ante un resfriado o tal vez, aunque es menos probable ante una gripe.

Dolor de garganta

Es más frecuente en los resfriados aunque se puede dar de forma leve en gripes o coronavirus.

Diarrea

Es más frecuente en procesos de gripe, aunque ha habido casos con COVID que han padecido diarrea.

Dolor de cabeza

También es un síntoma claro de gripe.

Dificultad para respirar

Es uno de los síntomas del coronavirus que no deberían darse en gripes o resfriados.

Llegados a este punto, surgen las principales dudas porque la gripe, el resfriado y el nuevo coronavirus son afecciones que afectan directamente al sistema respiratorio.

Son virus que se contagian principalmente a través de gotitas que una persona puede esparcir al hablar, toser o estornudar.

Los síntomas más leves del coronavirus pueden confundirse con un simple resfriado o una gripe: fiebre, pérdida de olfato, dolor de cabeza… si no sabemos identificarlos bien podemos realizar un diagnóstico erróneo.

La COVID-19 tiene una probabilidad de transmisión más alta (se contagian de 2 a 3 personas por cada persona infectada en comparación a 1,3 personas por gripe común) y el virus se puede propagar durante el periodo de incubación cuando la persona infectada es todavía asintomática.

Continuar leyendo