Síguenos

Valencia

CSIF pide aplazar las pruebas de oposiciones convocadas entre febrero y abril

Publicado

en

CSIF pide aplazar las pruebas de oposiciones convocadas entre febrero y abril

El sindicato CSIF ha instado por escrito hoy la Conselleria de Justicia, Interior y Administración Pública a aplazar las primeras pruebas de las oposiciones a 17 cuerpos convocadas para los meses de febrero, marzo y abril.

La central sindical, que ya solicitó la suspensión de los exámenes de ingeniería previstos para este mes de enero, considera que el Consell, con esta nueva decisión «temeraria», pone en riesgo la salud de los opositores con pruebas que, en conjunto, reunirán a miles de personas.

En un comunicado, explica que Administración Pública puso fecha ayer al primer examen de las oposiciones de numerosos cuerpos de funcionarios y considera «paradójicas esas prisas en un escenario de centros hospitalarios desbordados, restricciones severas y curva de contagios desbocada, después de diez años sin convocar oposiciones».

Señala que, por ejemplo, el calendario contempla el primer ejercicio de cinco cuerpos de funcionarios en febrero, seis en marzo y otros seis en abril.
«Esto significa movilizar a miles de aspirantes y provocar concentraciones de un número elevado de personas en espacios reducidos y cerrados», afirma en el comunicado.

Lamenta que la Conselleria de Administración Pública «no haya ponderado las consecuencias sanitarias» y recuerda, además, «que nada impediría asistir a dichas pruebas a los aspirantes que residan en municipios confinados con una alta tasa de contagios, lo cual también tendría su incidencia en los medios de transporte».

Ante esta decisión de la Administración y la publicación del calendario de exámenes, el sindicato solicita «el aplazamiento de las pruebas selectivas mientras dure el estado de alarma» e insta a «replanificarlas para más adelante».

«Entendemos el gran esfuerzo que desde el Servicio de Provisión se está realizando, pero consideramos que se debe priorizar la salud de la ciudadanía en general, y, en particular, de quienes se presenten a estas pruebas», concluye.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

Ribó coloca el monolito al 15-M en la plaza del Ayuntamiento con todos los partidos en contra

Publicado

en

València, 14 may (EFE).- El alcalde de València, Joan Ribó, ha visitado este viernes en la plaza del Ayuntamiento el monolito en homenaje a los movimientos sociales, especialmente al 15M que este sábado cumple su décimo aniversario, sin ningún miembro de la oposición, que le ha acusado de «sectarismo», ni de su socio de gobierno, el PSPV, que no ha apoyado la iniciativa.

Acompañado de varios concejales de Compromís, Ribó ha visitado la exposición fotográfica temporal que conmemorará el aniversario del 15M ubicada en el centro de la plaza del Ayuntamiento, para después visitar el monolito, colocado esta misma mañana y que seguirá en la plaza de forma permanente.

El alcalde ha mostrado su satisfacción por el panel expositivo y ha recordado que el 15M fue un movimiento social «transversal», que además «tuvo una influencia en la sociedad y en la política valenciana».

Ha explicado que hay informes jurídicos que señalan que «no hay que pasarlo -la iniciativa del panel fotográfico- por la Comisión de Patrimonio».

Ribó ha asegurado que el monolito homenajea a todos los movimientos sociales, «responsables de numerosos avances», entre ellos, las concentraciones para no derribar parte del Cabanyal; en torno al río, para oponerse a que en los años 70 se construyera una autovía que fuera desde el puerto hasta el aeropuerto; o a El Saler, para no construir en el parque natural de l’Albufera.

«València no sería lo que es hoy en día sin los movimientos sociales», ha afirmado Ribó, quien ha explicado que le hubiera gustado que estuvieran representantes de todos los partidos porque «el 15M no fue algo que capitalizó Podemos o Compromís», pero que «cada uno es responsable de sus actos y de sus no actos».

Por su parte, la vicealcaldesa de la ciudad, Sandra Gómez (PSPV-PSOE), ha subrayado en una rueda de prensa que «no le consta» que su formación hubiera sido invitada al acto de presentación.

Ha resaltado que la voluntad del 15M fue la de «abrir la política con una participación de consenso, mayor humildad en cargos políticos y que hubiera una revolución en la que primara la transparencia».

«Veníamos de años de mucho autoritarismo», ha comentado Gómez, quien ha recordado las legislaturas con mayoría absoluta del PP, y ha añadido: «Por eso creemos que las cosas no se han hecho la mejor forma y no ha sido el mejor homenaje posible, ya que nos hubiera gustado que el acto contara con la participación de todos los grupos políticos».

«Ya no en nuestro caso, que estamos en el gobierno, sino como en cualquier placa o cambio de calle, en las que se pasa por todos los trámites, sin excluir y sin sectarismo político», ha afirmado Gómez.

Al respecto, su compañero de partido y concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, ha pedido perdón por «discutir sobre un monolito y no tratar temas más graves en medio de la pandemia».

«Nosotros estamos aquí para atender los problemas reales y no perdernos en escenarios que animan la confrontación en lugar de bajar las pulsaciones», ha manifestado y ha dicho que la colocación del monolito ha tenido «falta de transparencia, una alarmante falta de consenso».

En una intervención posterior a la presentación de Ribó, Sanjuán ha comentado que es «un mal homenaje al 15M» porque pese a reconocerse otros movimientos, estos están en un lugar secundario y ha lamentado que el procedimiento «no se ha ajustado a lo que el 15M propugnaba, ni tampoco a lo que tiene que ser la plaza del Ayuntamiento, porque es de todos los movimientos por igual».

Por ello, ha anunciado que propondrán en el pleno del Ayuntamiento que los grupos políticos aprueben un homenaje «con un texto de consenso con todas la realidades presentes, para que la gente no piense que plaza es de unos y no de otros» y ha lamentado que con este panel expositivo «no se ha buscado el consenso».

Asimismo, ha indicado que era necesario que la colocación de este panel pasara por la Comisión de Patrimonio, situación que Ribó previamente había negado, a lo que Sanjuán ha contestado que «cualquier persona que lea el Plan Especial de Protección de Ciutat Vella puede obtener la respuesta por sí mismo», así como que no sabe de forma oficial cuánto ha costado.

Por su parte, la portavoz popular en el Ayuntamiento, María José Catalá, ha afirmado que Ribó «consuma hoy su sectarismo» y que «ha renunciado» a ser el alcalde de todos los valencianos, al tiempo que ha lamentado su «obsesión» por homenajear a un movimiento «desaparecido, que más bien merece una lápida».

Ha asegurado que Ribó debería «fijar bien sus prioridades» y trabajar para frenar el paro juvenil «en vez de poner monolitos y exposiciones», cuyo gasto ha cifrado en 18.467 euros.

Sobre la posición de los socialistas, la edil popular ha señalado que el PSPV «no pinta nada» en el gobierno municipal y que «una vez más claudica ante el sectarismo de Compromís y de Ribó, que vive anclado en el comunismo y en el pasado».

«Este monolito es ya lo que le faltaba a esta Plaza del Ayuntamiento, en la que el gobierno de Ribó se ha gastado más de 1,2 millones de euros en una reforma provisional», que ha calificado de «chapucera», a la par que la ha tildado de «impropia» para la tercera capital de España.

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, ha afirmado por su parte que Ribó pretende «silenciar» a la mitad de los valencianos con el texto de su monolito y que este panel «se ha endulzado con otras reivindicaciones, pero se ha olvidado de algunas reivindicaciones populares muy importantes, como la bajada de la Real Senyera cada 9 d’Octubre».

Giner ha preguntado el origen del texto y los criterios con los que se ha contratado al autor, así como ha anunciado que preguntarán por el «carácter político» de la exposición, que carece de informe favorable de Dominio Público, y que junto al monolito han costado, según sus cifras, 16.317 euros.

El portavoz de Vox en el consistorio, Pepe Gosálbez, ha acusado a Ribó de pretender «criminalizar» a la Policía Nacional al mostrar en la exposición a agentes de las fuerzas de seguridad deteniendo y forcejeando con manifestantes.

El 98’34% de la encuestados por Official Press, en contra del monolito 15-M de Ribó

Continuar leyendo