Síguenos

Consumo

El Gobierno amplía el plazo para las ayudas al autoconsumo hasta julio de 2024

Publicado

en

El Gobierno amplía el plazo para las ayudas al autoconsumo hasta julio de 2024
El Gobierno amplía el plazo para las ayudas al autoconsumo hasta julio de 2024

Las comunidades autónomas podrán gestionar los expedientes pendientes de este plan, que ha contado con más de 2.000 millones de euros

El autoconsumo energético renovable es una de las claves para avanzar hacia la transición ecológica y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, su implantación requiere de una inversión inicial que muchas veces supone una barrera para los consumidores. Por eso, el Gobierno lanzó en junio de 2021 un plan de ayudas al autoconsumo, dotado con más de 2.000 millones de euros, procedentes en parte de los fondos europeos Next Generation EU.

Este plan, coordinado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), tenía como objetivo impulsar la instalación de sistemas de autoconsumo en hogares, empresas, administraciones públicas y entidades sin ánimo de lucro. Para ello, se transferían los fondos a las comunidades autónomas, que eran las encargadas de convocar y gestionar las ayudas, adaptándolas a las características y necesidades de cada territorio.

El éxito del plan genera un atasco burocrático

El plan de subvenciones para energías renovables ha tenido una gran acogida por parte de los ciudadanos, que han visto en él una oportunidad para ahorrar en su factura eléctrica, contribuir a la lucha contra el cambio climático y generar empleo verde. Según los datos del IDAE, hasta el 31 de diciembre de 2023 se habían presentado más de 200.000 solicitudes, que suponían una inversión de más de 1.500 millones de euros y una potencia instalada de más de 1.000 megavatios.

Sin embargo, el éxito del plan también ha generado un problema: el atasco burocrático. Las comunidades autónomas se han visto desbordadas por el volumen de expedientes, que requieren de una comprobación y validación previa al pago de las ayudas. Además, algunas regiones se han quejado de la complejidad y rigidez de los requisitos exigidos por el Gobierno central y la Unión Europea, que dificultan la gestión y el control de las ayudas.

El Gobierno da un balón de oxígeno a las CCAA

Ante esta situación, el Gobierno ha decidido dar un balón de oxígeno a las comunidades autónomas y ampliar el plazo para que puedan resolver los expedientes pendientes. Así lo recoge el Real Decreto 1178/2023, de 27 de diciembre, que modifica la normativa reguladora y adapta al marco europeo de ayudas de Estado determinados programas de ayudas de rehabilitación energética y energías renovables del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Según esta norma, el plazo de vigencia del programa de ayudas al autoconsumo se extiende hasta el 31 de julio de 2024, lo que supone un año y medio más de lo previsto inicialmente. De este modo, las comunidades autónomas dispondrán de más tiempo para tramitar y abonar las ayudas a los beneficiarios, sin perder los fondos asignados. No obstante, el plazo de presentación de solicitudes no ha sido ampliado y se mantuvo su cierre a 31 de diciembre de 2023, por lo que no se admitirán nuevas peticiones en el presente año.

Un impulso al autoconsumo y a la transición ecológica

Con esta medida, el Gobierno pretende impulsar el autoconsumo y la transición ecológica, facilitando el acceso a las ayudas públicas y evitando la frustración y el desánimo de los consumidores. Según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el plan de ayudas al autoconsumo permitirá evitar la emisión de más de 1,5 millones de toneladas de CO2 al año, así como generar más de 25.000 empleos directos e indirectos.

El autoconsumo energético renovable es una de las palancas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que prevé movilizar 6.820 millones de euros hasta 2023 para fomentar la generación distribuida y el almacenamiento de energía. El objetivo es alcanzar una potencia instalada de autoconsumo de 5.000 megavatios en 2030, lo que supondría multiplicar por diez la actual. De este modo, se contribuiría a cumplir con los compromisos de España en materia de reducción de emisiones, eficiencia energética y energías renovables.

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Consumo

¿Qué pasa cuando un chocolate tiene manchas blancas?

Publicado

en

Chocolate manchas blancas

Comer chocolate puede ser un placer para muchos debido a una combinación de factores. En primer lugar, el chocolate tiene un sabor único y delicioso que combina notas dulces, amargas y cremosas, dependiendo del tipo y la calidad del chocolate. Esta combinación de sabores puede ser muy satisfactoria para el paladar.

5 alimentos altos en calorías que no debes eliminar de la dieta

Además, el chocolate contiene compuestos químicos como la feniletilamina, que se cree que estimulan la liberación de endorfinas en el cerebro, lo que puede producir una sensación de bienestar y placer. También contiene cafeína y teobromina, que pueden tener efectos estimulantes.

El acto de comer chocolate también puede tener aspectos sociales y emocionales. Muchas personas asocian el chocolate con momentos de celebración, indulgencia o consuelo, lo que puede agregar un componente emocional al placer de comerlo.

Por último, el chocolate se presenta en una amplia variedad de formas y sabores, desde barras de chocolate negro hasta bombones rellenos, lo que permite a las personas encontrar el tipo de chocolate que más les gusta y disfrutar de una experiencia sensorial única.

 

¿Qué pasa cuando un chocolate tiene manchas blancas?

Cuando un chocolate desarrolla manchas blancas, generalmente es un fenómeno conocido como «floración de chocolate». Esto puede ocurrir debido a cambios en la temperatura o la humedad durante el almacenamiento, aunque no afecta la seguridad del chocolate para el consumo.

La floración del chocolate puede ser de dos tipos: la floración de grasa y la floración de azúcar.

  1. Floración de grasa: Ocurre cuando la grasa del chocolate (generalmente la manteca de cacao) se cristaliza y se separa del resto del chocolate, formando manchas blancas o grises en la superficie. Esto puede deberse a cambios bruscos de temperatura durante el almacenamiento o la manipulación del chocolate. Aunque no afecta el sabor ni la seguridad del chocolate, puede afectar su textura y apariencia.
  2. Floración de azúcar: Ocurre cuando la humedad del ambiente se condensa sobre la superficie del chocolate y disuelve los cristales de azúcar presentes en el chocolate. Cuando el agua se evapora, los cristales de azúcar se cristalizan nuevamente en la superficie, formando manchas blancas o cristales de azúcar. Esto puede ocurrir si el chocolate se expone a cambios de temperatura o humedad.

En ambos casos, la floración no afecta la seguridad del chocolate para el consumo, pero puede cambiar su apariencia y textura. El chocolate con floración aún se puede comer y puede derretirse y utilizarse en recetas como de costumbre, aunque su aspecto puede no ser tan atractivo. Sin embargo, para evitar la floración en el futuro, es recomendable almacenar el chocolate en un lugar fresco y seco, protegido de cambios bruscos de temperatura y humedad.

 

Te puede interesar:

Por qué es bueno comer una onza de chocolate negro al día

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo