Síguenos

Otros Temas

Este miércoles llega un nuevo «pico» de calor a la Comunitat

Publicado

en

El próximo miércoles, 21 de julio, el extremo sur de la Comunitat Valenciana presentará un nuevo «pico» de calor, el tercero del mes tras los registrados los pasados días 5 y 12 con máximas de entre 43 y 44 grados entre Elche, Crevillent y Orihuela.

Así lo ha pronosticado el director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante (UA) y presidente de la Asociación de Geógrafos Españoles (AGE), el catedrático Jorge Olcina, según un comunicado de la institución docente.

El experto prevé que la provincia de Alicante presente al menos tres olas de calor durante el verano, la primera de las cuales fue el lunes 12 de julio, con un episodio de altas temperaturas en Alicante y Murcia.

Se alcanzaron valores de entre 43 y 44 grados centígrados en el entorno de Elche-Crevillent-Orihuela, mientras que en la Región de Murcia tocaron los 45, según recogía el Laboratorio de Climatología de la UA.

La «buena noticia» es que no se puede considerar ola de calor por su corta duración sino más bien «pico», ha señalado Olcina.

«En lugar de ‘olas’ duraderas, este año estamos teniendo picos de calor de dos o tres días como máximo» y «a partir del miércoles 21 tendremos otro».

El primero de estos picos de calor sucedió el lunes 5 y martes 6 de julio dentro de un proceso es «genuinamente valenciano» puesto que «las temperaturas más altas se registran cuando vienen acompañadas por vientos de Poniente en la zona valenciana», tal y como ha sucedido en estas dos ocasiones.

«Cada vez son más evidentes en verano los efectos del cambio climático en nuestra zona» a partir del calentamiento del agua del Mediterráneo, la prolongación de la temporada de verano, que comienza ya en junio y se extiende hasta septiembre-octubre, y el fenómeno de las noches tropicales.

Se trata de episodios que «se están dando con más intensidad», según Olcina, que ha tratado este asunto en ‘Climas y tiempos del País Valenciano’, un volumen que pertenece a la colección de divulgación científica L’Ordit, editado por Publicaciones de la UA con este especialista y Enrique Moltó como autores.

«El agua del mar es la clave que explica los cambios que estamos teniendo en el clima valenciano, la razón de las noches tropicales que venimos padeciendo. Eso en el interior de la península no ocurre, donde por las noches refresca», ha indicado.

Esta situación lleva a los expertos a hablar de una ‘mediterranización’ del cambio climático, por un mar que se está calentando el doble de lo que lo ha hecho la temperatura del aire ya que desde 1980 el agua se ha calentado 1,4 grados centígrados mientras que el aire lo ha hecho 0,7.

Otros Temas

Nace en Bioparc una camada del escorpión más grande del mundo, el ‘emperador’

Publicado

en

València, 29 jul (EFE).- El Bioparc de València ha acogido el nacimiento de una camada de la especie de escorpión más grande del mundo, denominada ‘emperador’(Pandinus imperator), un artrópodo arácnido cuyos ejemplares, de color negro brillante y con dos grandes pinzas delanteras, pueden alcanzar los 20 centímetros de envergadura.

Según ha informado el parque en un comunicado, la madre escorpión se está mostrando «muy protectora» y permanece al cuidado de las crías, y, por su bienestar, se encuentran temporalmente en unas instalaciones especiales fuera de la vista del público.

Esta especie es de reproducción ovovivípara, al combinar las características de las que ponen huevos (ovíparas) con las que crecen dentro de la madre (vivíparas).

Tras una larga gestación (de entre 9 y 14 meses), al salir del huevo el exoesqueleto de las crías no está formado, lo que las hace muy vulnerables, así que la madre las protege cargando con ellas a la espalda y, además, las alimenta con trocitos de sus presas previamente despedazadas.

Esta especie de escorpión es la más grande del mundo y puede llegar a medir hasta 20 centímetros. De color negro brillante, destacan sus dos grandes pinzas en la parte delantera y su larga cola terminada en un aguijón.

Son animales nocturnos y, «a pesar de su temible aspecto, son tímidos», y su veneno no es muy potente sino «similar a la picadura de una avispa», según Bioparc.

Continuar leyendo