Síguenos

Salud y Bienestar

Emma Trilles, psicóloga: «En el fondo muy pocas personas quieren estar solteras»

Publicado

en

Emma Trilles, psicóloga: "En el fondo muy pocas personas quieren estar solteras"
Emma Trilles, psicóloga

Hoy 11 del 11 se celebra en todo el mundo el Día del Soltero, una celebración que surgió en China donde el número 1 también significa persona sola. El Día del Soltero o GuanggunJie como se conoce en chino, buscaba en un principio menospreciar el día de los enamorados y celebrar el orgullo de ser soltero.

Pero, ¿estar soltero está de moda? ¿Mejor solo que mal acompañado? ¿Estamos solteros porque nos gusta o porque no encontramos a la pareja perfecta?

Con motivo de esta fecha y para resolver todas nuestras dudas sobre la ‘soltería’,  Official Press ha hablado con Emma Trilles, psicóloga, Life & Love Coach y autora del libro «Todas las historias acaban hablando de amor».

¿Se es más feliz estando soltero o en pareja?

Realmente la felicidad no creo que dependa del estado civil; hay personas solteras muy felices y personas con pareja cuya relación no les da felicidad. Desde mi punto de vista la felicidad es un tema de estar bien con uno mismo, de tener una vida equilibrada y una correcta gestión tanto de emociones como de pensamientos.

Ahora bien, intentando ser más concreta y responder a tu pregunta, si por ejemplo nos centramos en dos personas con vidas similares, estables, y cuya única diferencia sea la pareja / ausencia de ella. Sin duda se sentirá más completo quien tenga al lado una persona que le aporte y a quien aporte; aquel que disfrute de una persona con quien compartir su día a día.

¿Qué lleva a una persona a querer estar soltera?

Yo pienso que, en el fondo, muy pocas personas quieren estar solteras; aunque realmente muchas afirman categóricamente lo contrario. No debemos olvidar que el ser humano tiene la necesidad innata de estar acompañado por otras personas y establecer vínculos sociales y afectivos.

Cuando analizas el motivo que lleva a las personas a optar firmemente por la soltería, te das cuenta de que detrás de esa decisión, vivir sin pareja, hay daño emocional: rupturas traumáticas o inesperadas, decepciones sentimentales, faltas de respeto, relaciones anteriores poco sanas… todo ello hace que quienes han pasado por experiencias de esta envergadura, de algún modo, se autoconvenzan de que la vida es mejor estando soltero. Sería como una “supervivencia emocional temporal”, que con el paso del tiempo se vuelve a reconducir hacia la opción de plantearse de nuevo tener una relación.

Por otra parte, también es cierto que hay personas más independientes que necesitan relaciones mucho más flexibles y les cuesta encontrar esta modalidad, esto puede hacer que “tiren la toalla”, que elijan la soltería encontrándose satisfechos con su elección, al menos temporalmente.

¿Qué consejos darías a una persona que está soltera porque no encuentra pareja?

Lo primero que no se impaciente, la impaciencia en estos casos es mala consejera, ya que hace que se inicien relaciones más por una necesidad de estar acompañados, que por haber encontrado a una persona que cumpla con sus expectativas.

Sería muy recomendable aprovechar el periodo de soltería para trabajarnos y estar bien con nosotros mismos; cuanto más estables estemos y más centrados, más fácil nos será encontrar a alguien y gestionar correctamente la relación. Por ejemplo, si nos encontramos en un momento de nuestra vida con baja autoestima, muy inseguros, suspicaces, asustados, a la defensiva… será muy difícil poder establecer una base firme para construir una relación.

Con la pandemia muchos solteros lo habrán tenido más difícil a la hora de ‘salir a ligar’ debido a las restricciones ¿han aumentado las consultas por este motivo?

La pandemia sin duda ha afectado al ámbito sentimental de las personas sin pareja; de hecho, prácticamente todo el mundo ha recurrido a las APPs para conocer gente. ¿Qué ocurre? Estas aplicaciones han recogido, en esta época, a personas aún más heterogéneas en cuanto a objetivos sentimentales; prácticamente todo el mundo estaba allí.  Más personas, pero con objetivos muy diferentes y dispares, con la frustración que ello conlleva en los primeros contactos y encuentros.

Muchas veces, en estos últimos meses he escuchado en consulta verbalizaciones del tipo: “me he dado de baja de las App, esto no es para mí”, “da miedo lo que te encuentras”, “la gente es maleducada”, “comienzan a hablar contigo y después nunca más se supo”, “ me he encontrado a personas muy desequilibradas”,…

La gente acude a consulta porque, en el mejor de los casos desean, en el peor necesitan, compartir su vida y les es muy complejo encontrar a “esa persona”, sintiéndose culpables porque opinan que quizás estén haciendo algo mal y desdichados cuando visualizan un futuro en soledad.

La pandemia ha incrementado la frustración y la desmotivación, ha sido como una pérdida de esperanza, pero no el numero de casos; antes de la pandemia ya era bastante elevado el numero de terapias debido a esta problemática.

En relaciones de pareja, el ser humano es por naturaleza…

¿Hoy en día? Inconformista

 

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

¿Corren peligro las comidas y cenas de Navidad?

Publicado

en

Por segundo año consecutivo, el covid nos puede amargar las fiestas. Cuando la vacunación y los datos de contagios parecían presagiar una navidades ‘tranquilas’ o por lo menos más normales, llegó noviembre con unas cifras que han vuelto a hacer saltar las alarmas y con la variante ómicron como nueva amenaza.

Y claro, con este panorama muchos se plantean qué hacer en Navidad, si mantener o no tanto las cenas y comidas de empresa, como las cenas familiares. ¿Qué debemos hacer? Esa es la gran pregunta que se están planteando muchos ante estos encuentros multitudinarias, de no convivientes, y el consejo de los epidemiólogos en este sentido es clarísimo: ni se nos ocurra. Los expertos lo tienen claro: durante estas fechas previas a las navidades es más que recomendable reducir bastante los contactos y desaconsejan celebrar estos eventos en espacios cerrados y limitarse este tipo de encuentros a lo estrictamente necesario.

Los que finalmente realicen estas cenas deben recordar que en la Comunitat está limitado a grupos de diez personas y que deberán llevar el pasaporte COVID-19. Los expertos recomiendan, además del uso de las mascarillas, otras herramientas que pueden ayudar como hacernos un test de antígenos el mismo día. Una herramienta objetiva que disminuye el riesgo e incrementa los niveles de seguridad, aunque no es una solución al 100% eficaz.

El Ministerio de Sanidad ya recomendó este martes la puesta en marcha de medidas para evitar el aumento de contagios y en concreto, pidió «establecer límites en el número de participantes en eventos públicos y sociales, especialmente durante las celebraciones de las fiestas navideñas», aunque sin dar todavía cifras concretas sobre cuáles deben ser esos «límites».

El Consell descarta por el momento volver a las restricciones de cara a las Navidades y confía en la efectividad que pueda aportar el pasaporte Covid, según fuentes del Gobierno valenciano. Ximo Puig considera que la situación actualmente no es tan grave para adoptar restricciones como los cierres perimetrales, restricción del número de comensales por casa en Nochebuena o la Navidad, toque de queda para toda la población como sucedió el pasado año ya que en aquella ocasión las cifras eran mucho peores con 800 personas por Covid ingresadas en la UCI en la Comunitat y cerca de 10.000 casos diarios.

De todas formas deberemos esperar a ver cómo evolucionan las cosas durante los próximos días y las posibles nuevas medidas que se puedan dar. ¿Habrá comidas y cenas de empresa? ¿Podremos reunirnos con la familia estas Navidades? ¿Será necesario con el pasaporte Covid.19?  Por ahora todo puede pasar. Hasta que veamos la evolución de los datos y las cifras deberemos usar el sentido común.

 

Continuar leyendo