Síguenos

Valencia

Cotorras, burros y gatos en la primera bendición de animales sin restricción

Publicado

en

Cotorras, burros y gatos en la primera bendición de animales sin restricción
La parroquia valenciana de San Antonio Abad acoge, ya sin restricciones por la pandemia, la tradicional bendición y desfile de animales.EFE/ Biel Aliño

València, 17 ene (EFE).- Perros pequeños y grandes, gatos con jerseys, cotorras y hasta burros con alforjas cargadas de pan han participado este martes en la primera bendición y desfile de animales sin restricciones por la pandemia, por la festividad de San Antonio Abad, en un momento en que «el censo de perros de València supera al de niños».

Así lo ha explicado el alcalde de València, Joan Ribó, que ha participado junto con la consellera de Agricultura, Isaura Navarro, en este acto que ha acogido la parroquia valenciana dedicada a este santo, y que ha ido precedido de la misa solemne en honor a san Antonio Abad, patrón de los ganaderos y protector de los animales.

Se trata de una tradición que se celebra en más de un centenar de localidades de la diócesis y que siempre incluye misas, procesiones y bendiciones de animales.

Tras la misa solemne, celebrada en la parroquia ubicada en la calle Sagunto, han sido bendecidos y repartidos los tradicionales panes, tras lo que ha tenido lugar la procesión y la bendición de animales, organizada por la Hermandad de San Antonio Abad.

El alcalde Joan Ribó, ha destacado que esta tradición recoge «la relación de la ciudad con la huerta», un entorno en el que «hasta hace poco, se trabajaba con hacas como las que vemos pasar».

Ha asegurado que es un acto «con gran arraigo en la ciudad» que el consistorio quiere «potenciar» y ha añadido que le trae «muchos recuerdos de infancia».

En la bendición han participado, además de personas con sus mascotas -perros de todos los tamaños, pero también gatos, cobayas, pájaros y hasta burros-, la Policía Local montada a caballo, y unidades de caballería y caninas de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias.

Entre las localidades valencianas que celebran también estas fiestas, algunas tienen parroquias dedicadas al santo, como Alcublas, Alginet, Canals, Casas de Moya, Casas de Pradas, Cerdá, Cullera, Gilet, Los Isidros, Quesa, Rafelbunyol, San Antonio de Benagéber y Sumacàrcer.

La localidad de Canals también celebra las fiestas en honor de su patrón, san Antonio Abad pero, ante la imposibilidad de quemar la hoguera a causa del fuerte viento, los organizadores de los festejos han acordado aplazar las celebraciones.

De esta forma, el viernes, 20 de enero, tendrán lugar las vísperas solemnes en la parroquia y la posterior «cremà», a las 21 horas, de la tradicional hoguera, considerada la más grande del mundo en honor a este santo según el Libro de los Récords.

Los actos previstos para este martes, que incluyen la misa solemne y la procesión, tendrán lugar el sábado 21, mientras que la bendición de animales o Dia dels Parells se celebrará el domingo 22.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

VÍDEO| Campanar llora a sus vecinos con un emotivo minuto de silencio

Publicado

en

Campanar minuto de silencio
Numerosas personas se han acercado a las doce del mediodía de este domingo hasta la plaza de la Iglesia del barrio de Campanar para guardar un minuto de silencio en memoria de las diez víctimas mortales registradas en el incendio de un edificio en este barrio de València. EFE/Manuel Bruque

València, 25 feb (OFFICIAL PRESS-EFE).- Vecinos del barrio valenciano de Campanar, donde se erigían los dos edificios calcinados el pasado jueves, han rendido este domingo homenaje a los diez fallecidos en el siniestro guardando un minuto de silencio por ellos, mientras tratan de recuperar la normalidad tras «un mal sueño» del que les costará despertar.

Convocados por tres plataformas -La tabla por la Partida, la Asociación de Jóvenes Campanar Poble y la Asociación de Vecinos de Campanar-, cientos de personas se han congregado en la plaza de la iglesia situada a pocos minutos a pie de los inmuebles siniestrados, que les hacen imposible olvidar lo que sucedió el jueves 22 de febrero.

«Nosotras estábamos con nuestros tres hijos en el parque justo cuando empezó», comenta a EFE Alejandra, acompañada de otras dos amigas a las que el ‘shock’ les hace imposible rememorar esa tarde.

Desde allí presenciaron como el incendio que se originó en un piso pasó a devorar más de la mitad del inmueble en lo que les pareció «cinco minutos». «Los niños salieron corriendo, chillando ‘¡Hay fuego!’. Lloraban y gritaban».

Incluso a uno de los pequeños, de 9 años todos y compañeros del mismo colegio, el miedo le generó un ataque de ansiedad. «No podía respirar. Está tan traumatizado que no quiere dormir en su habitación porque su ventana da a la finca, así que duerme en el salón».

Ahora teme las luces de los coches porque le recuerdan las llamaradas que se comieron la finca.

Los vecinos homenajean a los muertos con un minuto de silencio: «Es un mal sueño»

«Es que lo vieron todo, escucharon a la gente chillar», lamenta. Han tratado de decirles que los bomberos rescataron a todas las personas, «pero claro, luego van al cole y dicen que hay 10 víctimas fallecidas». «Mi hija no quiere pasar por la puerta, así que damos toda la vuelta para llegar», explica.

La zona está formada por urbanizaciones que al final «son como pequeños pueblos». «Todos hacemos vida social, vamos al club social, al gimnasio, a la piscina. Conocemos prácticamente a todos, entonces siempre nos toca de alguna manera de cerca».

Traumas infantiles entre los más pequeños

El viernes, en clase, la profesora trató de hablar con los niños sobre lo sucedido; los psicólogos les aconsejan «normalizar la vida y no dejar de hacer» lo que hacían porque «es la mejor cura, el tiempo y que ellos vean que todo en la vida continúa», aunque a veces sea «un mal sueño» como este, del que van a tardar en despertarse.

Desde la Asociación de Vecinos, Pep Belloch verbaliza a EFE su emoción por el comportamiento de los valencianos, que se han volcado con los afectados con muestras infinitas de solidaridad.

De hecho, pensaban montar este domingo una recolecta de productos de primera necesidad pero ha sido tal la cantidad que han recibido estos días que la han paralizado y sustituido por este homenaje «más íntimo y más cercano.

También han puesto en marcha un ‘crowdfunding’ para recoger dinero para los damnificados.

Ramón Vila pertenece a la misma asociación y también él manifiesta, en nombre de los vecinos, la pesadilla que están viviendo: «Estamos muy afligidos, aunque se ha volcado toda Valencia, los bomberos, la Cruz Roja, los hoteles, y eso da a entender la gran conciencia que tenemos los valencianos».

«Hay que vivirlo, pero cómo lo habrán vivido las 10 personas que se quedaron dentro y que hoy, desgraciadamente, no pueden estar con nosotros», concluye, emocionado, Ramón.

Continuar leyendo