Síguenos

Sucesos

Un hotel de Valencia deberá pagar a Daddy Yankee cerca de un millón de dólares por un robo de joyas

Publicado

en

hotel Valencia pagar Daddy Yankee robo de joyas
El artista portorriqueño Daddy Yankee. EFE/Thais Llorca/Archivo

València, 19 ene (OFFICIAL PRESS-EFE).- La Audiencia de Valencia ha reconocido al cantante Daddy Yankee y a su esposa el derecho a ser indemnizados con 908.950 dólares (835.097 euros) por el robo de unas joyas de su propiedad en la habitación del hotel valenciano donde se alojaban, en 2018, con motivo de una actuación musical en un festival.

El tribunal estima así parcialmente su recurso de apelación contra la sentencia anterior de un juzgado de Primera Instancia que desestimaba la demanda interpuesta por el matrimonio y un hermano de la mujer, según ha hecho público este viernes el Tribunal Superior de Justicia valenciano tras la noticia adelantada por el diario Levante-EMV.

Así fue el robo al artista

El artista puertorriqueño se encontraba en la capital valenciana con motivo de su participación en el festival Latin Fest de Gandia (Valencia) en agosto de 2018. Se alojó en un hotel de València junto a su mujer, y, como es habitual, viajó con una gran cantidad de joyas que «complementan su aspecto durante los conciertos».

Daddy Yankee sostiene que depositó en la caja fuerte dos relojes, tres cadenas, una cruz, cuatro brazaletes, tres anillos y un par de pendientes de diamantes valorado todo ello en 1.052.50 dólares. Su cuñado, que también viajaba con la pareja, depositó en la caja fuerte de su habitación un cordón de oro valorado en 19.600 euros y 4.200 euros en efectivo.

La Audiencia recuerda en la resolución que los apelantes se alojaron en un moderno hotel de cuatro estrellas, cuyas habitaciones están dotadas de «una medida de seguridad específica de las pertenencias y enseres valiosos de los clientes: la caja de seguridad instalada en la misma, que es un dispositivo de prevención de sustracciones o pérdidas».

Así, el hecho de utilizar ese dispositivo «ya supone que el cliente acata la medida de seguridad que el hotel le ofrece».

Según el relato de la acusación, una persona desconocida se personó en la recepción del hotel y pidió a la recepcionista un duplicado de las llaves de las dos habitaciones y «sin pedirle justificación» se le entregaron. Esta persona aprovechó presuntamente la ausencia de los denunciantes y accedió a las habitaciones.

Allí solicitó al personal técnico que le abrieran la caja y un trabajador «subió y le abrió la caja», por lo que pudo sustraer todas las joyas. Al día siguiente se denunciaron los hechos.

Un hotel de Valencia deberá pagar a Daddy Yankee  por un robo de joyas

La primera sentencia, recurrida por los denunciantes, consideraba que en el robo había colaborado la recepcionista al haber proporcionado las llaves sin pedir justificación y se desestimó la demanda. Se amparaba en diferentes resoluciones en las que se basaban en el hecho de no existir justificación previa de lo robado y consideró insuficientes las fotografías que aportaban los perjudicados, por lo que recurrieron el fallo.

Ahora, la Sala considera que debe adaptar a la «realidad social de nuestro tiempo» la interpretación y aplicación del artículo 1.783 del Código Civil, que habla literalmente de la responsabilidad de «fondistas y mesoneros» por los daños o pérdidas de efectos de los clientes durante el hospedaje.

De acuerdo a esa adaptación a la realidad social, no ve lógico que los huéspedes tengan que comunicar al establecimiento qué objetos concretos depositan en la caja de seguridad.

Igualmente -prosiguen los magistrados- no se puede «pasar por alto el modus operandi que siguió el ladrón» en este caso, pues no habría podido cometer la sustracción si no hubiera contado con «la inestimable aunque ignorada colaboración de la demandada, ya que su personal facilitó copia de las llaves de las habitaciones y abrió una caja de seguridad sin exigir una identificación fehaciente a quien hacía esas peticiones».

La sentencia, que desestima en cambio el recurso de apelación del cuñado del cantante, también alojado en otra habitación del mismo hotel, no es firme y contra ella cabe recurso ante la Sala Primera del Tribunal Supremo.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sucesos

Un juez abre diligencias por el desfile de niñas en lencería en el carnaval de Torrevieja

Publicado

en

desfile niñas lencería carnaval Torrevieja
Una joven pasa ante un escaparate con lencería. EFE/Archivo

Torrevieja (Alicante), 29 feb (OFFICIAL PRESS-EFE).- El Juzgado de Instrucción número 1 de Torrevieja (Alicante) ha abierto diligencias previas por el carnaval de esta localidad tras la denuncia de la Fundación Española de Abogados Cristianos contra los responsables del desfile en el que, según esta entidad, salieron «menores en ropa interior».

En el auto, facilitado por Abogados Cristianos, el magistrado procede a incoar diligencias previas, «de conformidad con lo establecido en el artículo 774 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, para averiguar la identidad y circunstancias de las personas responsables y la realidad de los hechos sucedidos, por si fueran constitutivos de un delito de los comprendidos en dicho artículo».

El magistrado también ordena que se dé trasladado al Ministerio Fiscal para que «emita informe sobre la tipicidad de los hechos denunciados».

El polémico desfile de niñas en lencería en el carnaval de Torrevieja

En un comunicado, la presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, ha opinado que la apertura de diligencias previas «es una buena noticia». «Esperamos que finalmente haya una sentencia condenatoria contra los responsables de este carnaval tan bochornoso y los que encima dieron un premio al mismo», ha dicho.

El Ayuntamiento de Torrevieja consideró, tras conocerse la denuncia, que los padres y madres de las niñas de una comparsa que participaron en los desfiles de carnaval de la ciudad con lencería erótica no pretendían hipersexualizar a sus hijas, sino hacer una crítica a la situación política y social del país.

También expresó su apoyo «a la gran familia» del carnaval y, tras señalar que esta fiesta «es crítica, sátira, provocación, diversión», opinó que «sacar fuera de contexto y dimensionar un hecho como el que se está criticando está totalmente fuera de lugar».

Continuar leyendo