Síguenos

Salud y Bienestar

Realizar esta actividad antes de acostarse puede provocar insomnio crónico

Publicado

en

sufrir más episodios de pesadillas

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), un 25-35% de la población adulta padece insomnio transitorio y entre un 10 y un 15% -lo que supone más de cuatro millones de adultos españoles- sufre de insomnio crónico.

El insomnio, además de afectar al estado de ánimo, también puede repercutir en la salud y en la calidad de vida, debilitando incluso el sistema inmunológico.

La doctora Susana Soler, responsable de la unidad de neurofisiología y de la Unidad del Sueño del Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre, afirma que “encontrar las causas cuando el problema limita la calidad de vida, implica un estudio multidisciplinar a nivel médico en una unidad especializada, ya que el insomnio puede ser el problema principal o puede estar asociado a otras patologías, medicamentos…. Por eso, si el problema se prolonga en el tiempo se debe tratar por un profesional”, subraya la especialista.

Insomnio crónico

El insomnio crónico siempre está precedido por un insomnio situacional como resultado de acontecimientos vitales estresantes. Pero que no consigue mejorar ni cuándo se han eliminado los factores causantes. “La valoración que hacemos desde la unidad con un enfoque multidisciplinar de la dificultad inicial para dormir, -comenta la profesional-, es un factor clave para que el insomnio sea un problema transitorio o un trastorno crónico. Para poder romper ese círculo, es importante cambiar los hábitos inadecuados, así como los pensamientos erróneos que aumentan la preocupación, y reducir la elevada activación emocional asociada a estas variables”.

Esta intervención costa de tres componentes. Cambio de conductas, cambio de pensamientos y reducción de la activación. “Un tratamiento que ayudará al paciente a desarrollar habilidades para el autocontrol del insomnio y a recuperar el control sobre el sueño, de manera que pueda manejar las ocasionales dificultades para dormir. Todo esto requiere tiempo, paciencia y esfuerzo”, concluye la doctora Soler.

Insomnio tecnológico

En parte, el aumento del porcentaje de esta patología en la actualidad se debe al uso excesivo de aparatos tecnológicos. Según la especialista, “la luz azul de las pantallas tiene efectos inmediatos sobre nuestro organismo y es que, determinadas células de la retina son muy sensibles a estos tonos y se altera el ritmo de secreción de melatonina (encargada de regular el reloj biológico) y por tanto a conciliar el sueño. Además, estos aparatos activan las neuronas por lo que nos activamos más nosotros, lo que impide conciliar el sueño. A partir de ese momento comenzará una espiral de estrés primero derivado por la excitación causada por los dispositivos y luego por la ansiedad causada por la imposibilidad de conciliar el sueño”.

Sufrir más episodios de pesadillas

“Esta alteración en nuestro cerebro trae como consecuencia el no poder conciliar el sueño adecuadamente e incluso sufrir más episodios de pesadillas e interrupciones durante la noche, lo cual es científicamente conocido como parasomnia”, subraya la doctora Soler.

Para evitar el insomnio es clave una buena higiene del sueño. “Rehuir del uso de pantallas de luz azul (móviles, tablets, ordenadores) antes de acostarse, ir atenuando las luces de la casa por la noche, así como evitar tomar estimulantes a partir de las 16 horas (bebidas con cafeína o teína) y en caso de hacer siestas que estas no duren más de 20-30 minutos”.

¿Es bueno ver la televisión antes de dormir?

Respecto a la televisión, quiere destacar la doctora Soler “verla de una manera comedida, ya que es importante mantenerse informado, pero no cargar nuestra mente con demasiada información estresante o negativa. Una buena opción es ver las noticas al mediodía, pero no antes de acostarse. Esto permite disminuir la ansiedad y reducir las preocupaciones antes de ir a la cama. Lo ideal es, antes de acostarse, realizar sesiones de relajación, meditación, o simplemente leer para evadirnos de la actualidad y recuperar energía”.

Rutinas

La rutina juega un papel primordial en conseguir una óptima calidad de sueño. Según la responsable de la unidad, “mantener las rutinas de comida, realizar ejercicio físico al menos 3 horas antes de irse a dormir, y establecer un ritual pre-sueño que implique realizar diariamente las mismas actividades antes de acostarse siempre que sean relajantes, ayudará a mantener una estabilidad mental y un sueño reparador”.

Para la especialista, además, es importante “reforzar el reloj biológico marcándose unas rutinas a la hora de levantarse y acostarse, así como la exposición a la luz solar un rato al día que ayudará a disminuir la fatiga y recargar nuestro organismo con vitamina D”.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

¿Producen cáncer los secadores de esmaltes de uñas de luz UV?

Publicado

en

cancer secador esmalte uñas

¿Producen cáncer los secadores de esmaltes de uñas de luz UV? Es la pregunta que muchos se hacen. Ahora un nuevo estudio de la Universidad de California en San Diego (EE.UU), publicado en la revista científica ‘Nature Communications’, demuestra que la luz ultravioleta de las lámparas secadoras de uñas ponen en riesgo el ADN.

¿Qué significa? Se ha demostrado que tan solo 20 minutos bajo la lámpara supone entre un 20 y un 30% de muerte celular. Esta exposición puede provocar incluso cáncer de piel.

La luz ultravioleta es un tipo de radiación electromagnética que llega a la superficie de la Tierra con valores de entre 280 newton metros (nm) y 400 nm.

De los tres niveles de la radiación UV que existen –UVA, UVB y UVC–, las lámparas que se utilizan en los centros de manicura para secar el esmalte de las uñas funciona mediante luz ultravioleta A, una luz diferente a la que nuestra piel está habituada.

¿Es peligroso? Para conocer el riesgo de estas lámparas, se ha realizado una comparación con las camas de bronceado. En dicha comparación, los datos muestran que los secadores de uñas utilizan un espectro de luz ultravioleta que va de 340 a 395 nm, mientras que en las camas bronceadoras es del mismo valor que la radiación electromagnética que llega a la superficie de la Tierra.

«Si se observa la forma en que se presentan estos dispositivos, se comercializan como seguros, sin nada de qué preocuparse. Pero hasta donde sabemos, nadie ha estudiado estos dispositivos y cómo afectan a las células humanas a nivel molecular y celular», ha advertido Ludmil Alexandrov, autor del estudio y profesor de bioingeniería y medicina celular y molecular en UC San Diego, según recoge InfoSalus.

Efectos en nuestra salud

El estudio refleja algunos de los efectos que pueden provocar este tipo de secadores de uñas en nuestra piel:

  • Con tan solo 20 minutos bajo la luz ultravioleta de estos secadores, puede suponer entre un 20 y un 30% de muerte celular.
  • Tres exposiciones consecutivas de 20 minutos provocan la muerte de entre el 65 y el 70% de las células expuestas.
  • La exposición a la luz ultravioleta también causó daños mitocondriales en las células restantes, lo que puede dar lugar a mutaciones adicionales.
  • Puede provocar cáncer de piel.
  • Parte del daño causado en el ADN no se reparó con el tiempo y, por tanto, conduce a otras mutaciones después de cada exposición al secador de uñas ultravioleta.

Continuar leyendo