Síguenos

Fallas

Interagrupación de Fallas: «Lo importante es que haya Fallas en 2021»

Publicado

en

València, 10 may (EFE).- El presidente de la Interagrupación de Fallas, Guillermo Serrano, ha asegurado que «lo importante» es que haya Fallas en 2021, al margen de que pudieran celebrarse en el mes de julio o en el de septiembre, como ha propuesto ahora la Conselleria de Sanidad que podrían tener lugar.

En declaraciones a EFE, el representante fallero, que forma parte de la comisión de seguimiento creada para consensuar el momento y las condiciones en que podrían celebrarse, ha indicado que «las dos fechas tienen sus pros y sus contras».

«Siempre se ha comentado que había esas dos opciones, bien mediados o final de julio o septiembre, por diferentes condicionantes e imagino que esta tarde nos explicarán cuál es el motivo para ir solo a partir del 1 de septiembre«, ha indicado.

No obstante, ha considerado que «no» cree que esté «todo cerrado» porque si no, habrían «hecho un decreto y no haría falta hacer la reunión» con las autoridades sanitarias, prevista para las 17.30 horas.

«Sinceramente el objetivo era poder celebrar las Fallas en 2021 porque es importantísimo para todos. Las dos fechas tienen sus pros y sus contras pero es algo que no nos corresponde a nosotros. Nuestro objetivo era conseguir establecer los criterios para que se pudieran celebrar», ha agregado.

Según ha explicado, el colectivo fallero elaboró un «plan sanitario» para la Conselleria «con las diferentes posibilidades en las que se podría celebrar y entiendo que eso es lo que nos han comprado; la fecha es una responsabilidad de Sanidad».

«Si han adoptado como fecha a partir del 1 de septiembre no tengo ningún problema», ha señalado y ha detallado que la fecha de julio tenía el «inconveniente de la temperatura, la premura o la falta del famoso 70 % de vacunación para la inmunidad de rebaño».

«Septiembre tiene otras connotaciones porque agosto es un mes bastante inhábil a nivel administrativo y queda un temor de un posible repunte después del verano y que al final puedan ver peligrar la fiesta», ha añadido.

Sin embargo, cree que no debería darse porque «la vacunación está absolutamente adelantada» y con las vacunas que se pongan en julio y en agosto puedes llegar «a septiembre con el 80 o el 90 % vacunado, lo cual es un respiro».

El plan sanitario que hicieron los falleros se basa en dos condicionantes: «que puedas celebrar actos al aire libre y se combinen con el uso de la mascarilla», lo que según Serrano, «hace que las posibilidades de contagio se rebajen un 90 %».

«Hemos girado todos los actos a estas dos premisas por lo que entendemos que cualquier tipo de acto, dentro de unas medidas que todos tenemos claras, se puede hacer, excepto aquellos en los que la aglomeración sea más incontrolable» como los castillos de fuegos artificiales en el río o una mascletà en la plaza del Ayuntamiento.

Ha detallado que la Ofrenda, uno de los actos más emotivos de las fiestas, es «un pasacalle organizado» que se podría hacer porque es «al aire libre y llevas mascarilla», aunque debería concienciarse a la gente de no ir a la plaza de la Virgen «como se concienció de no ir al final de Madrid en la Vuelta ciclista a España».

«Entendemos que las mascletaes en los barrios que tiran las fallas sí se podrían hacer porque son en círculos más reducidos, dura entre 7 y 10 minutos y es al aire libre y llevas mascarilla», ha comentado.

Según ha indicado, está previsto que a la reunión de esta tarde además de las autoridades sanitarias, asistan como es habitual el concejal de Fiestas de València, Carlos Galiana; representantes de las fallas de Especial y Primera y miembros de la comisión de seguimiento que representan a Junta Central Fallera, la Interagrupación y Juntas Locales.

Fallas

Junta Central Fallera deja plantada a Sanidad en la comisión de seguimiento ante la falta de avance en la desescalada de los casales

Publicado

en

EFE/ Juan Carlos Cardenas

València, 23 jun (EFE/OP).- La Junta Central Fallera, de forma consensuada con el mundo fallero, ha abandonado la mesa de seguimiento de las Fallas de la que formaba parte junto con la Conselleria de Sanidad, entre otras razones por la «falta de avances en la desescalada prometida por parte de la Administración en lo relativo a los casales falleros».

Además, este organismo ha expresado su malestar por los «incumplimientos de los compromisos que se adquirieron por parte de Sanidad en las diversas reuniones mantenidas a lo largo de este tiempo con los colectivos falleros».

En un comunicado, lamentan que los espacios de reunión de las distintas fallas «continúan con limitación horaria de apertura y con la prohibición incluso de beber agua en su interior».

«Los casales falleros continúan sometidos a unas medidas que están fuera de lugar si se comparan con otros colectivos. No se les ha equiparado a entidades culturales ni se rigen por normativa hostelera ni están dentro de las reuniones familiares. Tampoco se ha dado ninguna explicación razonable por parte de Sanidad».

«La Conselleria se comprometió el lunes 14 de junio a levantar el veto a los casales el 1 de julio. Se insistió en la reunión y en conversaciones posteriores en la necesidad de no esperar tanto tiempo, máxime teniendo en cuenta que hay que preparar unas Fallas en septiembre, sin que nuestra petición se haya atendido».

Las mismas fuentes han insistido en que «el colectivo fallero, formado por más de 250.000 personas, ha demostrado durante este año de pandemia su responsabilidad ante las circunstancias y también su colaboración con las autoridades sanitarias, así como disposición y empatía. Por todo esto, es hora de exigir respeto y un trato igualitario con el resto de actividades económicas».

En este sentido, insisten en que «de no reconsiderarse la citada reivindicación de manera inmediata, lamentablemente nos veremos abocados a proponer medidas de protesta al mundo fallero o cualquier otro tipo de acciones que nos ayuden a conseguir algo que consideramos justo y que es necesario para el completo desarrollo de nuestra actividad».

«Lamentamos enormemente haber tenido que llegar a esta situación, pero entendemos que los falleros hemos demostrado sobradamente nuestro talante colaborativo y conciliador y son ahora nuestros gobernantes los que deben estar a la altura», concluye la Junta Central Fallera.

Continuar leyendo