Síguenos

Cultura

Javier Castillo, escritor: «Está siendo todo un sueño y lo intento vivir poco a poco, disfrutando de cada pequeño logro»

Publicado

en

twitter

Es el hombre del momento en la literatura. A Javier Castillo lo llamaban «El chico del tren» porque escribió su primera novela durante los trayectos que hacía en ferrocarril a diario para acudir a su trabajo como consultor financiero en Málaga. Después de dos años de escritura, decidió autopublicar «El día que se perdió la cordura» y logró triunfar en Amazon. Durante un año se mantuvo entre el top de ventas de ebook. Fue entonces cuando fichó por una editorial, Suma de Letras, y la novela se convirtió en el fenómeno editorial del año.  Novelas que lo han encumbrado en el ‘pódium’ del panorama literario

Cercano, divertido y atento, se nota al hablar con él, la pasión por lo que hace, esa misma que se siente en cada página de sus libros. Tras arrasar con «El día que se perdió la cordura» (2017), «El día que se perdió el amor» (2018) «Todo lo que sucedió con Miranda Huff» (2019) y «La chica de nieve» (2020), Javier Castillo publica «El juego del alma» que ya se anuncia incluso en la mítica plaza Times Square de Nueva York.

Official Press ha hablado con él sobre libros, adaptaciones para Netflix, pandemia, creatividad y muchas más cosas.

 

¿Qué queda de aquel chico del tren? 

Me queda la ilusión y la pasión sin duda. Al final es tan alucinante todo lo que está pasando y tan sorprendente, esa acogida ese cariño de la gente, que estoy escribiendo con más ilusión que incluso en ese momento, y eso que escribía con muchísima ilusión pero sin mucha esperanza. Era como todo muy nuevo como muy llamativo y ahora escribo con una ilusión y con unas ganas de que la gente se lea la novela porque la verdad creo que lo merece y sobre todo esa pasión porque lo que importa cuando uno escribe es disfrutar haciéndolo y yo tengo la suerte de que es algo que siempre me ha acompañado y disfruto muchísimo haciéndolo y creo que la gente nota entre líneas.

¿El éxito aumenta la presión del autor a la hora de escribir?

En la primera novela te sientes con menos responsabilidad sientes que si la leen 4 o 5 personas y no le gusta bueno pues no pasa nada, es tu entorno cercano. Una vez que ya públicas y sabes que la lee, independientemente de que sean mil o un millón ya tienes mucha más presión porque sientes que son gente más lejana ti y quieres que le guste y que disfruten, pero es irrelevante la cifra al final si te leen cien personas te vas a sentir igual de presionado que si es un millón. También depende de cada uno, yo soy muy exigente conmigo y escribo con mucha sensación de responsabilidad de que todo lo que escriba esté bien y esté orgulloso de ello, que la historia sorprenda y que la trama te atrape y es lo único que importa. Intento ser muy crítico conmigo e intento conseguirlo.

¿Cómo te llega la inspiración a la hora de crear las tramas?

Las ambiento en Estados Unidos y las tramas suelen surgir de momentos cotidianos, por así decirlo en cualquier momento y tienes que estar con ese prisma de buscar la historia todo el tiempo y estar analizando la situación para buscarle la vuelta, hacerla llamativa. En mi caso por ejemplo «La chica de nieve» y «El juego del alma» surgieron de un momento normal con mi hija que se separaba y se iba con su madre y eso es el inicio de «La chica de nieve», ahí surgió Miren que era la periodista que iba a investigar la desaparición de esa niña de 3 años que ocurre en «La chica de nieve». Y en «El Juego del alma» era como la continuación necesaria, no es una continuación te la puedes leer en cualquier orden, pero es una continuación de darle esa fuerza a Miren que necesitaba.

Las tramas transcurren siempre en EEUU ¿no hay lugares en España que te inspiren?

En España sí los hay, pero tengo la sensación que hay muchísimo escrito aquí en España. Es más te pones a leer cualquier novela de un autor español y están todas ambientadas en Madrid, o zona norte Navarra, Asturias, Galicia y Barcelona. Al final está todo como muy escrito, entonces tengo la sensación que alejándolas para mi encajan muy bien para tocar temas que de cerca no puedes tocar, te permite mucho la creatividad de sacar algo muy llamativo o sorprendente sin importar dónde.

Empecé con «El día que se perdió la cordura» y era un hombre caminando por la calle con la cabeza decapitada de una mujer y no podía ubicar eso en un entorno muy cercano porque la gente iba a decir «no eso no ocurre aquí en España, en EEUU ahí hay gente muy loca, pero aquí eso no puede ocurrir», aunque luego ha ocurrido.

¿Cómo lo haces a la hora de documentarte cuando escribes?

Lo hago todo online. Hay mucha más información pública sobre cosas procedimientos internos de EEUU que por ejemplo de procedimientos internos de España. Te puede resultar más complicado a la hora de saber cómo funciona la jerarquía dentro de la Guardia Civil, y los procesos que en EEUU que está toda pública, hay una ley de transparencia alucinante que prácticamente puedes encontrar información de  contratos de procesos, códigos internos, todo lo puedes conseguir de una manera relativamente fácil. Y luego también tiro mucho de internet y libros que también hay mucho publicado en EEUU y eso al final te da las herramientas para ambientar sobre todo. Yo por ejemplo uso mucho Google. Google te puede servir para buscar localizaciones.

Trabajo de escritor al 100%

Desde «El día que se perdió la cordura» me dedico 100% a escribir. A raíz del mega éxito, cuando ya llevaba diez ediciones vendidas ya decidí dejarme mi trabajo anterior y lanzarme porque era algo que siempre me había llamado mucho, siempre había tenido ganas de hacer, era como mi pasión de adolescente y vi como la puerta abierta. Era como un salto al vacío, porque luego puede ser que solo sea la primera novela y te dejas un trabajo que era fijo y permanente y con muchísima progresión por la aventura de escribir que es una locura. Cuando hablas con mucha gente dices ‘madre mía’, es un salto complicado pero bueno yo he tenido suerte y a mí me ha salido bien.

¿Cuánto dura el proceso de creación de una novela de Javier Castillo?

El proceso entero suele ser como unos doce o trece meses y por ejemplo ahora ya estoy con la siguiente. Tengo libertad en cuanto a tiempos, la verdad es que trabajo en una editorial que para mí no solo es que sea la mejor de España sino que tiene gente increíble y maravillosa que fomenta muchísimo el talento, respeta muchísimo al autor, y creo que eso también hace muchísimo y en mi caso tengo encima a dos editores que son Ana Lozano y Gonzalo Albert que siempre están pendientes de mí, dándome mi espacio. Ni siquiera me preguntan la trama de la siguiente novela, me dicen «¿Qué fecha aproximada tienes de entregar?», y me dicen «vale lo programamos para tal fecha pero si necesitas mover la entrega nos lo dices». Tengo mucha suerte en ese sentido.

¿Qué lee Javier Castillo?

Leo de todo. Fíjate tengo aquí sobre la mesa «Tragedias» de Eurípides, justo acabo de hojear de nuevo porque ya lo leí bastantes veces «Ventajas de viajar en tren» de Antonio Orejudo; el último que me leí así relativamente bueno «1794» de Niklas Natt och Dag. Hace nada leí «Conversaciones de amigos» anterior a este y no recuerdo más de los últimos (risas) Voy saltando de uno a otro pero intento leer un poco de todo. Leo muchísimo más suspense, obviamente, lo que más me llama la atención. Por ejemplo hay uno muy bueno «El doble sentido de la familia Lessage» que es muy bueno, tiene un ritmo altísimo. Me acabo de comprar «El día del ajuste» de Chuck Palahniuk que lo tengo en la mesa para empezar. Uno que me encantó que leí hace muy poco es «A veces miento» de Alice Feeney, que es genial, también muy bueno.

Referentes

Leo de todo, pero siempre están los grandes que admiro como Stieg Larsson, que lo relees una vez al año como poco, siempre cae alguna relectura de alguna de sus novelas. Me apasiona la cadencia de las frases de «Cien años de soledad», me apasiona, es que puedo leer ese libro tropecientas mil veces que la cadencia es maravillosa. Y luego siempre tiro de autores que sé que siempre sorprenden con las tramas como Joël Dicker que tiene esa capacidad de crear tramas muy sorprendentes y a la vez llamativas. Luego también tienes a Sandrine Destombes que es muy buena.

Dicen que eres el nuevo Stephen King español

(Risas) Lo de Stephen King yo creo que es una cosa que tiene la prensa continuamente que me llama mucho la atención, porque yo me imagino a King en su casa en Maine, que le salen «Stephen King» de cada país del mundo cada tres meses, como ocurre en fútbol con es el nuevo Messi, el nuevo Zidane… (risas) Espérate, vamos paso a paso, partido a partido, intentando sorprender. Yo me lo tomo con mucho humor, escribiendo delante del ordenador e ignorando un poco todo.

Javier Castillo: 34 años y cinco novelas que son top ventas 

Sí, es una auténtica locura. Y el otro día la editorial me pasó un dato, que entre mis novelas todas juntas han sumado ya más de cuarenta semanas número 1 en España. Es una auténtica locura, y más de noventa ediciones entre todos mis libros. La verdad es que está siendo todo un sueño y lo intento vivir poco a poco, disfrutando de cada pequeño logro.

¿Eres de los que escribe en pijama?

No, yo necesito ponerme el modo de trabajo. Es más me preparo mi taza de café, además soy muy particular para tomármelo porque me lo preparo y lo dejo que se enfríe mientras escribo y solo me lo empiezo a tomar cuando se ha enfriado. soy muy particular con estas manías y suelo organizarme para escribir toda la mañana, luego por la tarde reviso lo que he escrito y por la noche planeo lo que voy a escribir al día siguiente, de modo que tengo todo como muy cerrado y al día siguiente no tengo que pelearme con qué voy a escribir.

Las obras de Castillo dan el salto a la pequeña pantalla

Se anunció en agosto de 2020 la adaptación de mis dos primeras novelas, «El día que se perdió la cordura» y «El día que se perdió el amor», y hace tan solo unos días anunciamos la adaptación de «La chica de nieve» con Netflix. Es un auténtico sueño, el dar el salto y estar con «La chica de nieve» en 190 países va a ser algo alucinante.

«La chica de nieve» se convirtió en el libro más vendido durante el confinamiento ¿Cómo te ha afectado la pandemia a la hora de trabajar?

Me resultó difícil porque tienes menos creatividad durante los meses de confinamiento, tengo dos niños pequeños que en aquel momento tenían 1 y 3 años respectivamente y la verdad que era complicado el explicarles que tenía que escribir, ellos en casa todo el día, te pegan en la puerta quieren jugar contigo y no entienden que estés en el ordenador y ellos ahí queriendo jugar (risas). Al final te afecta pero he tirado de horas de sueño y he escrito más que nunca de noche.

A ningún escritor se le podía pasar por la imaginación que fuéramos a vivir una pandemia como la que estamos sufriendo…

No no, en absoluto. Yo he tomado la decisión de ignorar la pandemia en mis novelas, de hacer como si nunca haya sucedido.  Todos los escritores vamos a tener que plantearnos la situación de «qué vamos a hacer en nuestros libros cuando queramos tocar el año 2020 y 2021. ¿Tu personaje protagonista va a ir con mascarilla? Nos vamos a tener que enfrentar todos a ese tipo de decisiones, y yo creo que no tocaré la pandemia.

La realidad supera a la ficción…

Siempre, siempre. La realidad es el mundo más creativo, lo único que no es tan interesante. Pasan cosas muy alucinantes pero pasan muy espaciadas en el tiempo, y muy alejadas unas de otras. La vida de una persona en sí es muy monótona y no pasa tantas cosas. En una novela se concentra todo, se hace todo más explosivo porque todo sucede muy rápido y todas las coincidencias ocurren en un momento como muy inoportuno y en la vida real eso es mucho más lento. Te van pasando cosas, la vida te va vapuleando una y otra vez pero se espacia tanto en el tiempo que suele ser como mucho más aburrida. La novela es más interesante que la vida real.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cultura

Paz Castelló, escritora: «Las mejores historias están ahí fuera, en la calle, solo hay que saber descubrirlas»

Publicado

en

Camila y Nora son dos mujeres muy diferentes, pero tienen algo en común: a las dos las utilizaron los hombres de su pasado y ahora no tienen miedo a enfrentarse a ellos.

Camila es ese tipo de mujer que no sabe lo fuerte que es hasta que tiene que ponerse a prueba a sí misma. Sin embargo, todo cambia el día que decide separarse de su marido y llega a sus manos el acuerdo de divorcio sospechosamente ventajoso para ella. Mientras investiga sobre las intenciones ocultas de su expareja, conoce a Nora, una joven estudiante que lleva años guardando un secreto y llega a Alicante en busca venganza. La especial relación que surge entre ellas revolucionará sus vidas.

‘Ninguna de nosotras tendrá compasión’ (Ed. B) es la última obra de Paz Castelló. Novela negra que respira sensualidad en cada página y en la que sus protagonistas se verán envueltas en una red de mentiras, estafas y amenazas que les demostrará su fortaleza.

Si miramos en la Wikipedia descubrimos que Paz Castelló Alberola es una escritora y periodista alicantina, licenciada en Derecho, ganadora en el año 2018, del Galardón Letras del Mediterráneo​ en la modalidad de Narrativa, con su novela, ‘Dieciocho meses y un día’.

Pero hay otras muchas cosas sobre ella que no vienen en la wikipedia. Por eso Official Press ha hablado con ella, para descubrir más sobre su obra, sobre el misterioso mundo de la novela negra y muchas otras cosas que deberás descubrir en esta entrevista.

#Entrevista OP a Paz Castelló

 

– ¿En qué se inspira Paz Castelló a la hora de escribir?

Tengo una mirada inquieta y crítica del mundo. La vida cotidiana puede resultar muy inspiradora, tanto en tramas como en personajes si sabes mirarla de la forma adecuada. Las mejores historias están ahí fuera, en la calle, solo hay que saber descubrirlas porque, a menudo, nos pasan desapercibidas. Mi carácter observador y meticuloso, me ayuda mucho en la labor de analizar el día a día. Proceso la realidad en modo escritora y siempre estoy atenta a esos detalles que la vida nos ofrece para crear una buena historia o un personaje carismático.

–Después de cuatro novelas llega ‘Ninguna de nosotras tendrá compasión’

Dicen que no hay quinto malo y me gusta pensar que así es con respecto a esta historia que es muy potente y cautivadora al mismo tiempo. La voz de dos mujeres diferentes, Camila y Nora, que entablan una relación y que deciden tomar las riendas de su vida a través de una venganza, es una narración en la que muchos lectores van a quedar atrapados. A las dos les han hecho daño los hombres de su vida y deciden que tienen que hacer algo al respecto. Misterio y sensualidad a partes iguales. Creo que esta quinta novela es muy madura y elaborada. Mantiene el equilibrio perfecto entre erotismo y perversión. Un thriller psicológico que me resultó apasionante escribir y que está gustando mucho. Hemos alcanzado la segunda edición en un solo mes.

–Si tuvieras delante a un futuro lector qué le dirías para que se leyera tu novela

Que es una novela atrevida, fuerte y emotiva al mismo tiempo. Si ese lector busca una historia que le quite el sueño, que le ponga los pelos de punta, que le excite y que le dé pena terminar porque le haya secuestrado, ‘Ninguna de nosotras tendrá compasión’ (Ed. B) es sin duda esa historia.

–Tus tramas transcurren en la Comunitat Valenciana, a diferencia de otros escritores que las ubican en Madrid, Barcelona, Londres, Nueva York…

‘Ninguna de nosotras tendrá compasión’ transcurre en Alicante como escenario principal, pero hay otros muchos. Manhattan, Barcelona, Oviedo, Lugones, por ejemplo.

‘La llave 104’ también transcurre en un pueblo imaginario de la costa levantina, pero la infancia de la protagonista se desarrolla en Cachorrilla, un diminuto pueblo extremeño.

‘Dieciocho meses y un día’, novela premiada por la Diputación de Castellón, se centra en Peñíscola porque era un requisito para poder optar al premio, que la localización fuera castellonense. Pero la protagonista es de origen madrileño. En realidad, me gusta jugar con diferentes localizaciones, aunque siempre tenga como referencia, de alguna manera, la Comunidad Valenciana. Es bonito que se conozca mi tierra a través de mis libros.

–Te sueles mover en el misterio, suspense y la novela negra. ¿Te consideras una autora de «domestic noir»?

Entiendo que ahora vivimos en un momento en el que parece que es necesario ponerle etiquetas a todo y que hay que encajar a la perfección en una categoría. Creo más en la transversalidad. Pero, como yo escribo thriller psicológico cuyos acontecimientos les ocurren a personas convencionales, como tú y como yo, sin investigaciones policiales como columna vertebral, sino que, más bien, son los propios personajes cotidianos los que escudriñan en la trama, podríamos decir que, efectivamente, soy una autora “domestic noir”.

–¿Qué lee Paz Castelló?

No todo lo que me gustaría por cuestión de tiempo, pero procuro estar al día de todo cuanto se publica respecto al género que trabajo. El misterio me fascina, pero también dejo un hueco para la poesía y libros que me ayudan a documentarme sobre los temas que trato, sobre todo de psicología criminal.

–Compaginas la escritura con tu trabajo como periodista. ¿Alguna vez te ha inspirado alguna noticia para iniciar la trama de una novela?

Todas mis novelas nacen de mi experiencia como periodista. Siempre he pensado que la literatura es una herramienta perfecta para ahondar en aquellos temas que, como periodista, no puedes. El periodismo es objetividad y la literatura te permite ser subjetiva, a través de los distintos personajes. La corrupción política, el fútbol y sus negocios turbios, los malos tratos o el feminismo son, sin duda, temas que están a diario en las noticias. Ahora también están en mis novelas.

–Como periodista estarás acostumbrada a leer noticias de todo tipo ¿La realidad supera a la ficción?

Siempre. Muchas veces veo noticias en los informativos que si fueran inventadas por un escritor y las leyéramos en un libro, diríamos que resultan inverosímiles, poco creíbles.

–¿Cuáles son tus referentes literarios?

De niña me marcaron mucho Agatha Christie, Gloria Fuertes, Federico García Lorca, Henry Miller o Pearl S. Buck, entre otros muchos.

–Tu siguiente novela será sobre…

Me vas a permitir que no revele el tema. Sí te diré que sigo en la línea de tratar asuntos de interés social, de esos que aparecen en las noticias.

–¿Has pensado en escribir una trama con la pandemia como fondo?

En absoluto. No me resulta nada inspiradora. Tal vez dentro de varias décadas. Personalmente necesito tiempo para que todo lo ocurrido repose. Desde el punto de vista creativo no es un tema que encuentre estimulante.

 

Continuar leyendo