Síguenos

Cultura

La música electrónica llega a Bombas Gens

Publicado

en

Ismaël Chappaz y Sandra Guimarães

«Bombas DJ Sessions» nace para reforzar y ampliar la relación de Bombas Gens Centre d’Art con el público y los artistas a través de proyectos inclusivos y experimentales

Bombas Gens Centre d’Art ha creado “Bombas Dj Sessions”, una nueva línea programática, que forma parte de su programa de actividades que busca reforzar y ampliar su relación con el público y los artistas a través de proyectos inclusivos y experimentales. Así, Bombas Gens Centre d’Art invita a compartir una experiencia artística y musical, poniendo en el centro a artistas y agentes culturales tanto locales como nacionales. El primer ciclo tendrá lugar el próximo viernes 2 de julio a las 19.30h

Cada ciclo estará coordinado por un agente invitado y estará compuesto por cinco sesiones. Este primer ciclo de Bombas DJ Sessions tendrá lugar los primeros viernes de cada mes entre julio y diciembre (exceptuando agosto) y estará coordinado por Ismaël Chappaz, galerista de origen suizo afincado en València. Además de su faceta en el arte contemporáneo, siendo muy joven trabajó como diseñador de varios Clubs de música electrónica, lo que le llevó a ejercer como DJ en múltiples fiestas de la noche valenciana de principios de los 2000.

La primera sesión será a cargo de DJ Nerd y del propio Ismaël Chappaz (bajo el nombre de Mother Chappaz), y se continuará con la participación de artistas, comisarios y diseñadores como Carlos Sáez, Bea Escudero, Fito Conesa y los Toormix. Además, estas sesiones irán acompañadas por visuales pensados expresamente para cada una de ellas.

Susana Lloret, vicepresidenta de la Fundació Per Amor a l’Art: “Con el tiempo que llevamos trabajando en Bombas Gens ya hemos visto que la música es la manera más inclusiva de compartir arte. Que la música puede ser un fin en sí, pero también un medio para establecer puentes, y que inspira y se puede inspirar maravillosamente en imágenes. Todo esto es lo que ha dado vida a este proyecto que iniciamos con mucha ilusión de la mano de Ismael, un referente de la escena cultural valenciana y nadie mejor que él para inaugurar esta nueva aventura. Una aventura nueva, pero que sigue nuestra filosofía de compartir la colección a través de iniciativas que nos permitan conectar con tantos públicos como sea posible”

Sandra Guimarães, directora artística de Bombas Gens Centre d’Art e impulsora de Bombas DJ Sessions, explica que «el programa es parte de nuestro compromiso por continuar inspirando y reuniendo a las personas. Este evento musical ofrece un espacio a los artistas invitados junto con los artistas de la Colección Per Amor a l’Art. En esta era digital, los artistas y el público están cada vez más interesados por las experiencias en vivo, compartidas en el momento con quienes los rodean. Este primer ciclo, coordinado por Ismaël Chappaz, presenta a artistas cuyos proyectos trabajan en las intersecciones del arte visual, el sonido y la música. Veo el museo como un lugar de encuentros que permite establecer relaciones y proporcionar una experiencia. ¡Todos están invitados a unirse a nosotros en evento!»

Por su parte Ismaël Chappaz, explica que «esta es una interesante oportunidad de colaborar con Bombas Gens Centre d’Art, llevando la idea de fiesta y la diversión a un nuevo parámetro y la oportunidad de hacerlo entre las obras tan interesantes que posee la Colección Per Amor a l’Art». Y agrega, «el primer evento coincide con la presentación de mi nueva galería House Of Chappaz. Tanto esta marca como el ciclo se inspiran en la cultura Ballroom. Su nombre establece un paralelismo con las houses de voguing, espacios que nacieron en Nueva York entre finales de los años setenta y mediados de los ochenta como lugares de seguridad para personas que habían sido rechazadas por la sociedad por su condición LGTBIQ+. Estas houses albergaban fiestas en las que el baile servía como una herramienta radical para paliar el dolor, darse apoyo mutuo y unirse en familias elegidas, es decir, familias compuestas por amigos. Esta es la idea de la que parte la concepción de House Of Chappaz y de Bombas DJ Sessions, cambiando las Ballrooms por el Arte Contemporáneo».

FUNDACIÓ PER AMOR A L’ART -BOMBAS GENS

La Fundació Per Amor a l´Art (FPAA), privada y familiar, despliega su triple actividad, artística, social e investigadora, en la antigua fábrica rehabilitada Bombas Gens de València. La Colección Per Amor a l’Art cuenta con un fondo de más de 2.250 obras de arte de 220 autores, asesorada por Vicent Todolí y que, a través de diversas exposiciones y actividades, se comparte es su espacio expositivo. Su labor relacionada con la integración social de menores en riesgo de exclusión y el apoyo a personas con Daño Cerebral Adquirido se lleva a cabo desde su Área Social. Y también impulsa la investigación y divulgación de enfermedades raras, en especial la enfermedad de Wilson.

GALERÍA HOUSE OF CHAPPAZ

House Of Chappaz nace de la evolución que ha tenido la galería Espai Tactel tanto a nivel laboral como personal desde 2011. La galería, fundada en València por Ismaël Chappaz y con sede en Barcelona desde 2018 junto a Toormix (Espai Tactel Toormix), se transforma creando nuevas alianzas para continuar con la difusión de sus líneas de acción en pos del arte contemporáneo. Al equipo de dirección creado y liderado por Chappaz, y al que ya se habían unido Oriol Armengou y Ferran Mitjans (directores del estudio Toormix), también se ha agregado recientemente María Tinoco (directora de las galerías valencianas Mister Pink y The Blink Project), tras más de una década colaborando con Chappaz.

Cultura

El documental ‘Arcadeología’ lleva al cine la esencia del videojuego clásico

Publicado

en

EFE/Manuel Lorenz

Alicante, 29 jul (EFE).- Las máquinas de videojuegos de los recreativos de los 80 y 90, lo que se conoce en el argot como arcade, desaparecieron fulminantemente tras la llegada a los hogares de las videoconsolas pero diferentes asociaciones y profesionales preservan su memoria e, incluso, tratan de recuperar su espíritu en proyectos de nueva creación.

Este ámbito, lleno de pasión y nostalgia, es el que rastrea el documental Arcadeología, que mañana llegará a los cines.

Así lo detalla para Efe el director de la película, Mario-Paul Martínez, quien señala que la raíz de su proyecto nació en su «investigación del videojuego como parte de la cultura de masas».

Martínez, profesor del departamento de Arte de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, inició un proyecto que estudiaba «cómo se catalogaba la preservación» de estos juegos en España.

«Siempre he estado interesado en el videojuego», ha confesado Martínez (Alicante, 1978). «Viví el movimiento arcade y he visto su evolución», ha continuado, hasta llegar al momento actual, en el que el sector ha superado al cine o la música en el campo del entretenimiento.

«Pero su importancia no es solo económica», ha advertido, «también como ente cultural» ya que «un juego, como una novela o una película, puede cambiar tu vida».

Con este punto de partida llegó a la asociación Arcade Vintage, que «casi en la sombra y de manera altruista» trabajaba en la recuperación de las máquinas originales.

«No querían emuladores, es decir, la copia actualizada de aquellos juegos» sino recuperar la experiencia: «Perseguían la partida perfecta, desde un punto de vista nostálgico».

Una vez en contacto con la asociación alicantina, descubrieron que «no estaban solos», que «existe un tejido que se extiende por toda España» en el que diferentes asociaciones y profesionales viajaban por todo el mundo en busca de los muebles y los juegos originales.supem

«Los seguimos y conocimos a todo tipo de aficionados, a creadores de la época dorada y actuales, incluso llegamos a la Biblioteca Nacional», que ha incorporado a su catálogo los juegos españoles.

Dos años y medio de rodaje después, tiempo en el que Arcade Vintage inauguró el primer museo de videojuegos de España, en Ibi (Alicante), Arcadeología ya ha pasado por diferentes festivales y se estrenará en pantalla grande.

En él, se repasa la historia del arcade, «el videojuego primitivo y primario» cuyo modelo de negocio original era «maligno», ha bromeado Martínez, «ya que está basado en partidas rápidas y de gran dificultad para generar consumo». Pero, al mismo tiempo, precisaba «una gran estilización para contar mucho con apenas cuatro píxeles y dos pantallas».

Esa condensación de contenidos es uno de los secretos de su permanencia en la memoria.

«En las diferentes asociaciones hay tipos de 40 ó 50 años con poder adquisitivo para comprar las máquinas», cultivar su pasión y «traspasar el legado a sus hijos», quienes disfrutan igual de los juegos primitivos, ha dicho Martínez.

PacMan, Tetris o los clásicos marcianitos tienen reflejo «en los nuevos juegos para móvil o tablet, con dinámicas rápidas y puntuaciones que hacen que el jugador quiera superarse».

Además, «la sociabilidad de los salones recreativos de antes», que eran «la red social del momento», se ha transformado en «un universo diferente en el que los jugadores comparten sus experiencias online, con un micrófono y unos auriculares», lo que les permite jugar en equipo con personas de todo el planeta.

«El que juega de verdad, disfruta mucho descubriendo joyas en todo tipo de plataformas y sin prejuicios», ha sentenciado el director del documental.

Alterna juegos clásicos como Supermario o aventuras gráficas como Monkey Island, con producciones de gran presupuesto como The Last of Us, en una industria «sin techo», en la que ya se trabaja en proyectos de «realidad aumentada o virtual» y que se dirige a las competiciones de deportes electrónicos.

Continuar leyendo