Síguenos

Valencia

Los hosteleros valencianos piden poder cerrar los bares a la 1.30 h, «horario habitual de cierre

Publicado

en

La Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería de la Comunidad Valenciana (CEOH) ha pedido este viernes al Consell que restablezca el horario de cierre de la hostelería a la una y media de la madrugada, «horario habitual de cierre», y que el de los locales de ocio pase a las dos y media de la madrugada.

En un comunicado, la Coordinadora también ha reclamado la recuperación del servicio en las barras y la ampliación de la ocupación en el interior de los establecimientos y establecer, en detrimento de los porcentajes de aforo, el criterio «del respeto de la distancia interpersonal».

Desde las asociaciones de hostelería y ocio de las provincias de Alicante, Castellón y Valencia que integran la CEOH han asegurado que el cierre a las 1.30 horas en la hostelería y a las 2.30 horas en el ocio «es el horario mínimo necesario para responder a la nueva situación» tras la finalización este domingo del estado de alarma.

Así, han apoyado su argumento en que «una parte muy importante de las comunidades autónomas han renunciado al toque de queda, teniendo en cuenta que no tiene sustento sin la declaración de un estado de alarma y a la espera de que el Tribunal Supremo imponga un criterio que armonice las actuaciones de todas las comunidades autónomas».

En este contexto, la CEOH ha incidido en que sería «inconcebible y temerario» que «centenares de miles de personas estén en la calle en toda la Comunitat Valenciana, en horario nocturno, y sin embargo toda la oferta de hostelería y recreativa permanezca cerrada».

Por ello, la Coordinadora ha reclamado al Consell «un cambio de rumbo que preste atención y defienda la angustiosa situación económica de las pymes hosteleras y del ocio», un giro «que permita recuperar progresivamente nuestro estilo de vida y hacerlo de forma compatible con la protección de la salud, en un contexto de evolución favorable de la crisis del coronavirus».

«Ha llegado el momento de que la Comunidad Valenciana lidere la vuelta a la normalidad con los mejores datos epidemiológicos de Europa y cuando el éxito de la campaña de vacunación parece capaz de neutralizar la cuarta ola del coronavirus», han remarcado.

El colectivo ha recordado que la Comunitat Valenciana lleva desde el 15 de marzo en riesgo bajo, con una incidencia acumulada por debajo de 50 casos por 100.000 habitantes y «con una clara tendencia descendente», que en estos momentos sitúa la incidencia acumulada a 14 días en 40,9 casos por 100.000 habitantes.

Con esta situación, han subrayado que «ha llegado el momento de reactivar la actividad del sector y flexibilizar las medidas restrictivas que han supuesto un sufrimiento desproporcionado para las pymes en la Comunitat».

Además, desde la asociación han reclamado «mayor planificación» y la puesta en marcha de un plan de trabajo capaz de implementar en la Comunitat Valenciana el certificado sanitario de la Unión Europea, con el objetivo de que el certificado permita recuperar, a partir del mes de junio, «la plena normalización de la actividad de los locales de ocio y los espectáculos».

Valencia

La OCU exige sancionar a quien no recoja los excrementos caninos en las playas

Publicado

en

La OCU exige sancionar a quien no recoja los excrementos caninos en las playas
Dos perros disfrutan del agua en la playa canina de Pinedo, pedanía al sur de València. Archivo/EFE/Manuel Bruque

València, 8 ago (EFE).- La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha solicitado al Ayuntamiento de València que vigile y aplique sanciones más férreas a las personas que tengan perros y no recojan sus excrementos de la vía pública y, durante los meses de verano, de las playas del municipio.

Según el estudio sobre limpieza urbana realizado en 2019 por la OCU, los excrementos abandonados en la vía pública fue el primer elemento de suciedad en las ciudades.

La OCU ha llevado a cabo un listado de propuestas para el municipio, entre ellas impulsar campañas para aumentar la sensibilidad de los dueños ante esta problemática, habilitar espacios específicos en las playas donde los perros puedan hacer sus necesidades, poner a disposición de los dueños de los perros bolsas para recoger los excrementos y contenedores especiales.

Además han destacado que se debería aplicar una mayor vigilancia e imposición de sanciones por esta infracción, aumentar la cuantía de las sanciones para que cumplan con su finalidad disuasoria, así como la efectividad de los mecanismos para su imposición y adoptar buenas prácticas efectivas de otros consistorios.

La Organización de Consumidores y Usuarios también ha hecho hincapié en que los dueños asuman su responsabilidad y un comportamiento cívico con gestos como llevar sus propias bolsas para recoger las heces de sus mascotas y acudir a lugares habilitados para ellos en las playas.

Continuar leyendo

Trending