Síguenos

Otros Temas

¿Podemos dar medicamentos humanos a nuestras mascotas?

Publicado

en

medicamentos humanos mascotas

¿Podemos dar medicamentos humanos a nuestras mascotas? Esta es una pregunta muy frecuente entre las personas que tienen mascotas. Los veterinarios responden a este tema.

Los medicamentos de uso humano, tales como comprimidos, jarabes, aerosoles hormonales, pomadas a base de cortisol o analgésicos, pueden tener importantes repercusiones en la salud y el desarrollo de los animales de compañía. Por ello, el grupo de hospitales veterinarios AniCura alerta sobre los riesgos que conlleva este fenómeno poco conocido.

«Es importante recordar a los cuidadores la influencia que tienen en la salud de sus mascotas. Tratar bien a tu mascota también significa ser consciente de los efectos que los productos (especialmente medicamentos) que utilizas para ti pueden tener en su salud», explica José Gómez, Medical Manager de AniCura Iberia.

Medicamentos humanos y mascotas

Los riesgos de la ingesta de fármacos humanos AniCura Vetsia Hospital Veterinario, uno de los hospitales veterinarios de referencia en España, atiende más de un caso mensual relacionado con la intoxicación por administración, accidental o intencionada, de fármacos para uso humano en perros o gatos. Es importante resaltar que el metabolismo de las mascotas es diferente, lo que hace que los tiempos de tolerancia o eliminación de los medicamentos sea muy distinto, por lo que la “automedicación” es un riesgo de consecuencias potencialmente letales.

Una de las causas principales de ingreso de las mascotas es a consecuencia del uso de antiinflamatorios no adecuados para las mascotas, bien por toxicidad directa, bien por sobredosis, generando importantes lesiones, digestivas, renales, hepáticas y/o sanguíneas, en ocasiones irreversibles.

Los veterinarios de este centro de AniCura han tratado recientemente a un mestizo hembra castrada de dos años que ingirió 21 comprimidos de ibuprofeno pediátrico de 100 mg. Aunque no presentaba signos clínicos y la exploración física fue sin alteraciones, se le debió inducir el vómito con apomorfina y debió permanecer ingresado un día.

Tal fue el caso también de un Teckel de 6 años, al que, tras la ingestión de un comprimido de un gramo de paracetamol de uso humano, hubo que inducirle el vómito y estuvo hospitalizado 24 horas.

Contacto prolongado de medicamentos

No solo la ingestión de medicamentos supone un riesgo. El contacto prolongado con determinados medicamentos puede derivar en problemas de salud en nuestras mascotas. Un ejemplo de ello es el caso de una pomada a base de cortisol, que se administraba una cuidadora en la piel, y que ha sido identificada como causa de síndrome de Cushing en un perro -que le ha provocado alopecia, sed, necesidad de orinar, hambre y abdomen hinchado-.

Asimismo, otro ejemplo concreto de toxicidad para las mascotas son los aerosoles de estrógenos, un fármaco utilizado a menudo para tratar los síntomas de la menopausia. Una exposición prolongada a esta sustancia puede producir hiperestrogenismo, lo que llega a derivar en algunas mascotas en anemia y el posterior fallecimiento del animal.

«Hay que tener cuidado de que las mascotas no entren en contacto con medicamentos de uso humano. En la inmensa mayoría de los casos, se trata de situaciones que los cuidadores pueden evitar si se mantienen vigilantes. Por ello, es importante que sean conscientes de estos riesgos», añade José Gómez.

En caso de duda o de contacto accidental de la mascota con un medicamento de uso humano, resulta imprescindible acudir con urgencia al veterinario. Este profesional será quien realice las pruebas pertinentes para conocer el alcance del contacto del animal con la sustancia tóxica, así como quien guíe al cuidador en el tratamiento y las medidas necesarias para intentar revertir la situación

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros Temas

Los 5 errores que más cometemos en la alimentación de nuestras mascotas, según la veterinaria Raquel Pavo

Publicado

en

errores alimentación mascotas
5 errores que cometemos en la alimentación de nuestras mascotas

Cada vez nos preocupamos más por lo que comen nuestros animales y somos más los que buscamos una alimentación natural para ellos. Pero, ¿los alimentamos correctamente? ¿Qué errores cometemos?

Elegir la alimentación adecuada para nuestros perros y gatos es la base de su salud, y esto es algo que muchas veces no tenemos en cuenta. Alimentarlos de forma inadecuada puede conllevarles problemas digestivos y algunas enfermedades como diabetes o sobre peso. Por eso debemos elegir la comida adecuada para nuestros animales y para ello, lo primero es darnos cuenta de los errores que cometemos en cuanto a su nutrición.

Para ayudarnos, la nutricionista veterinaria residente en Gandía, Raquel Pavo, ha analizado los errores que más se cometen a la hora de alimentar a nuestros perros y gatos. Ella, cuya misión es que nuestros animales recuperen esa vida natural que de algún modo les hemos robado los humanos, nos proporciona unos sencillos pasos para alimentar a nuestros peludos de forma natural sin cometer errores y con algunos consejos que nos vendrán genial.

Errores en la alimentación

1. Confundir pienso natural con alimentación natural:

Según la veterinaria, ningún tipo de pienso puede ser natural, y es que existen marcas de pienso que han incorporado la palabra “natural” en su marketing, pero la realidad es que “pasan por muchos procesos de cocción, convirtiéndolos en alimentos procesados. En alimentación humana sería el equivalente a una bolsa de patatas fritas”. Es por eso que debemos entender que la alimentación natural será solo aquella que se elabore con productos frescos y cocinamos en nuestras casas o les demos en crudo: “También existen empresas que se dedican a enviar comidas naturales preparadas y envasadas, sin ningún tipo de procesamiento anterior”, cuenta Raquel.

2. Proporcionarles dietas no aptas para ellos:

Porque alimentar a tu perro o gato de forma natural no es solo darles alimentos crudos y dieta BARF. Existen diferentes tipos de alimentación natural y cada animal debe tener la suya dependiendo de sus necesidades. “La alimentación natural puede ser cocinada, y lo que más tenemos que tener en cuenta es qué alimentos les damos”, explica Raquel, porque hay alimentos que nosotros podemos comer, pero ellos no, como el chocolate o la cebolla.

3. Poca variación en lo que comen:

“Hace poco traté a un animal al que solo le daban pollo y lechuga”, cuenta la nutricionista, quien asegura que “debemos proporcionarles una alimentación variada y conocer todos los nutrientes que necesita cada uno de nuestros peludos”.

4. Suplementos incorrectos:

Si, nuestros pequeños también pueden tomar suplementos alimenticios. “Por ejemplo, el yodo es un suplemento muy común en las dietas naturales de los animales porque las carnes que compramos en el supermercado no lo proporcionan, de ahí que se les añada el suplemento e incluso poniéndoles algas en su alimentación”, aconseja Raquel. Por eso, la implementación de las dietas naturales, y sobre todo los suplementos, deberían proporcionarse siempre con la supervisión de un profesional.

5. Falta de luz solar: “Los animales han empezado a tener diversas enfermedades, como la diabetes a raíz de alimentarlos con ultraprocesados y cambiarles sus hábitos de vida”, cuenta Raquel, quien asegura que muchos animales han dejado de ver el sol, algo muy necesario para ellos y su salud, ya que el sol les ayuda a tener unas buenas defensas, un buen descanso e incluso regula el celo. “ Los gatos son los más perjudicados en este aspecto. El ciclo natural de celo de las gatas es estacional, pero las gatas que no ven el sol y que siempre tienen luz artificial suelen tener celo varias veces al año, y esto no es normal ni natural”. Por eso es bueno que dejamos a nuestros animales tumbarse al sol.

Consejos para un correcto cuidado de nuestras mascotas

Empezar desde cachorro:

Una de las consultas más realizadas en cuanto a la alimentación natural en animales es si los cachorros pueden o no comer alimentos naturales. La nutricionista veterinaria asegura que sí, porque cuando el cachorro, de perro o de gato, comienza a alimentarse de comida solida es el momento de incorporarle la alimentación natural. “En un entorno natural la madre no se preocupa de ir a por pienso para sus cachorros, por lo tanto, darles de comer naturalmente a partir de los dos meses es bueno para ellos”.

Los senior también pueden comer natural:

Las edades senior, a partir de los 7 años, también pueden crear dudas en cuanto a la alimentación de nuestros peludos, pero Raquel asegura que no hay ningún problema, ya que “la mayoría de los problemas surgen cuando se les da pienso para comer”.

Ajustar dependiendo del requerimiento energético:

Cuando los alimentamos a base de alimentos naturales lo ideal es tener en cuenta el requerimiento energético del animal dependiendo del peso, la altura y el ejercicio físico que realice el pequeño.

Realizar el cambio poco a poco:

“Normalmente yo intento quitarles el pienso lo antes posible y les pongo una dieta blanda específicamente preparada para la fácil digestión añadiendo alimentos que evitan la diarrea, pero los nuevos alimentos se le van incorporando poco a poco. De esta forma vemos cómo le van sentando los alimentos a nuestros peludos y se van mezclando poco a poco”, explica Raquel. Por otra parte, los gatos son más reacios al cambio y por eso la veterinaria aconseja que a estos sí se les haga el cambio de una forma más pautada: “Debemos mezclarles la comida natural por la comida que esté comiendo en ese momento e ir aumentando paulatinamente las cantidades y disminuyendo las del pienso. Así conseguimos que su paladar se acostumbre”.

No todo lo natural es crudo:

También se debe recordar que no toda la alimentación natural para animales es cruda, y es que la dieta BARF está creando mucha controversia en este sentido: “La dieta BARF se centra en unos porcentajes de carne, vísceras, verduras y huesos, pero no tiene por qué ser cruda. Aún así, ésta no es la única alimentación natural que se le puede dar a perros y gatos. Todo está en encontrar el equilibrio perfecto para tu animal. Y sí, puedes cocinar los alimentos antes de dárselos”.

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo