Síguenos

Consumo

Mercadona recupera su helado estrella que retiró hace dos años

Publicado

en

Mercadona, compañía de supermercados físicos y de venta online, recupera los Mochis Helados de Hacendado y vende 9.600 unidades al día. Los Mochis Helados de Mercadona, que fueron retirados tras la campaña de verano de 2018 para mejorar su calidad y puestos a la venta en algunas tiendas de la compañía durante el verano de 2019 para probar estas mejoras, vuelven ahora a todas las tiendas de España a petición de los “jefes” (clientes), quienes demandaban este producto a través de las redes sociales o del teléfono gratuito de atención al cliente de la compañía.

Los Mochis Helados de Mercadona se venden en un paquete de 6 unidades al precio de 2,65€ y son fabricados por el Proveedor Totaler Helados Estiu bajo la marca Hacendado en sus instalaciones de Riba-roja de Túria (Valencia). Se trata de un dulce de origen japonés elaborado con masa blanda de arroz y relleno de helado y disponible en dos variedades distintas: coco y mango. Sin duda, uno de los productos estrella de la cadena valenciana de supermercados que ya sufrió en su día infinidad de criticas por la retirada de uno de los productos más vendidos de Mercadona.

MERCADONA

Asimismo, Mercadona lanza la campaña de verano de helados de 2020, aproximadamente dos semanas más tarde que de costumbre por los cambios de hábitos del consumidor. No obstante, la compañía indica que, en comparación con otros años, cuando ya estaba la campaña de verano de helados correspondiente activada, la venta de helados se ha mantenido similar a otros años con casi 300.000 unidades vendidas al día, ya que el cliente ha optado por “darse un capricho” durante estos días.

Consumo

La OCU adelanta cuánto bajará la factura de la luz

Publicado

en

Las nuevas medidas supondrán una rebaja de entre 25 y 28 euros mensuales en la factura eléctrica

Tras la publicación ayer en el BOE del Real Decreto-Ley 17/2021 de medidas urgentes para mitigar el impacto de la escalada de precios del gas natural en los mercados minoristas de gas y electricidad, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) calcula que su aplicación supondrá una reducción de entre 24,83 y 28,05 euros en la factura eléctrica de un hogar medio (4,6 kW y 3.500 kWh). O lo que es lo mismo, de entre el 28% y el 33% si los precios de la electricidad en el mercado mayorista se mantienen en valores similares a los registrados entre junio y septiembre.

Si se mantienen los precios de la primera quincena de septiembre, la principal rebaja, de 17,22 euros, corresponderá al concepto de Cargos de la factura, que ha reducido tanto el término de potencia como el precio del KWh (sobre todo en horario punta) en previsión de los ingresos que se van a producir por las aportaciones de las plantas generadoras de electricidad que, sin tener como materia prima al gas, se están beneficiando de los elevados precios del mercado mayorista. El resto de los ahorros son resultado de reducir al 0,5% del Impuesto de la Electricidad, además de la anterior reducción del IVA al 10%, que se traduce en un descuento adicional de hasta 3,60 y 7,23 euros respectivamente, dejando la factura de septiembre en 72,27 euros para un hogar medio.

 

OCU recuerda que estas medidas únicamente reducen parcialmente las elevadísimas facturas que están pagando una gran parte de los hogares españoles con motivo de la escalada de precios de la electricidad, pero no evitarán que las facturas sigan registrando importes de récord, salvo que haya una reducción de precios mayorista.

 

OCU considera que estas medidas apuntan en la buena dirección y suponen aceptar reivindicaciones históricas de la organización. Además, recuerda que las aportaciones que las plantas de generación deberán mientras se mantengan el precio del gas y los derechos de CO2 elevados, únicamente reducirán los extraordinarios y no previstos ingresos que están recibiendo por este motivo, pese a que sus costes no han sufrido ninguna modificación.

 

En cualquier caso, OCU considera que quedan otras importantes medidas pendientes: Primero, dándoles un carácter permanente. Y seguir luego con una reforma del Bono Social que facilite la accesibilidad a todos los hogares (más de 1.2 millones deberían ser beneficiarios del Bono Social y no lo tienen contratado) con medidas que faciliten su aplicación automática en base a criterios de ingresos y su extensión a comercializadoras en el mercado libre, que podrían aplicarlo esos descuentos sobre su catálogo de tarifas vigente. Además, habría que obligar a las compañías a publicar el catálogo completo de sus diferentes tarifas, ya sean fijas o indexadas, de modo que los usuarios puedan conocerlas y compararlas fácilmente, lo que sin duda impulsará la competencia real del mercado eléctrico.

 

Continuar leyendo