Fallas

La Geperudeta lucirá en el besamanos un manto regalado por una devota anónima

banner-alargado-amparo-png

VALÈNCIA, 20 May. (EUROPA PRESS) –

La imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados de València lucirá este miércoles, 22 de mayo, un manto de seda de color de fondo de tonos grises con flores durante el besamanos público que se celebrará en la Basílica, desde las siete de la mañana hasta la madrugada, de forma ininterrumpida.

Este año, la Geperudeta portará un manto nuevo, «muy bonito», bendecido este lunes en un acto privado y regalado para el besamanos una devota que quiere permanecer en el anonimato, avanza el Arzobispado de Valencia en un comunicado.

La Mare de Déu dels Desamparats «ya está preparada y está preciosa», como ha destacado la camarera de la virgen, Mª Dolores Alfonso, que se estrena este año en el cargo.

Vinculada a la Basílica desde hace 25 años, esta camarera ha sustituido a Mª Ángeles Serrano, a la que ayudó durante muchos años. Ante la proximidad del besamanos se ha mostrado «muy emocionada». «No me lo creo cada vez que la tengo cerca», ha manifestado.

A dos días del besamanos, la imagen peregrina está lista para que cada persona que se acerque a la Basílica «con su intención y devoción» la vea: «Seguro que obtiene una respuesta, porque es nuestra madre y siempre nos ayuda».

Durante la jornada, los devotos podrán besar la mano de la imagen peregrina de la patrona. Estará en el centro del altar mayor de la Basílica, a la misma altura que las personas que se acerquen.

Paralelamente, la imagen original de la Virgen de los Desamparados –la que preside el altar mayor– quedará girada hacia su camarín, donde tendrá lugar el culto ordinario a lo largo de todo el miércoles.

Debido al elevado número de asistentes –cerca de 30.000 el año pasado-, la cola se distribuirá en forma de zig zag en la plaza de la Virgen de València. Allí habrá efectivos de Cruz Roja y miembros de la Hermandad de Seguidores de la Virgen repartirán hasta 7.000 litros de agua en botellines.

Al no estar disponible el toldo en la plaza, los asistentes deberán protegerse del sol y mantener el orden en la cola, que se organizará con unas vallas instaladas por el Ayuntamiento de València.

HASTA QUE PASE LA ÚLTIMA PERSONA
Las puertas de bronce se abrirán a las siete de la mañana y cerrarán cuando pase la última persona que esté en la cola, «sea la hora que sea, sin hora determinada». El año pasado, el cierre fue a las dos y media de la madrugada.

El besamanos cumple 17 años en 2019. Junto al acceso principal por la puerta de bronce, contará con otro reservado para discapacitados. Todos los asistentes recibirán una de las 35.000 estampas que se han editado.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: