Síguenos

Sucesos

Casi 14.500 euros de multa a un cocinero por vejar a una ayudante en el restaurante

Publicado

en

cocina

Alicante, 19 nov (EFE).- El responsable de cocina de un restaurante de Benidorm ha sido condenado al pago de una multa de 14.460 euros por vejar durante once años a una empleada del establecimiento que trabajaba como ayudante.

La sentencia, dictada por el Juzgado de lo Penal número 3 de Benidorm el pasado abril, acaba de ser ratificada ahora por la Sección Tercera de la Audiencia tras rechazar el recurso de apelación presentado por el condenado.

Al desestimar esa impugnación, el tribunal ratifica las conclusiones alcanzadas en la sentencia de primera instancia, en la que se consideró probado que el procesado, de 42 años, mantuvo «a sabiendas» un trato «humillante, ofensivo» y «despreciativo» hacia la denunciante entre 2007 y 2018.

Dicha sentencia de primera instancia concreta que, en ese trato vejatorio, le profirió expresiones como «inútil, no vales para nada, coja», mofándose de ella, «no permitiéndole hablar con la gente, llegando a lanzarle tapas de frascos, empujones o golpearle con cartones de pizza».

De acuerdo con la sentencia apelada, «esa continua, sistemática y deliberada conducta de hostigamiento y trato vejatorio» ocasionó a la empleada un trastorno de adaptación mixto «de ansiedad y humor deprimido» por la que requirió de asistencia médica y tratamiento posterior.

El condenado recurrió la sentencia con el argumento de que el juzgado había incurrido en un error en la apreciación de la prueba y que se había vulnerado el principio de presunción de inocencia, pero el tribunal lo rechaza y ratifica la condena impuesta por los delitos de acoso laboral y de lesiones.

Respecto al posible error en la apreciación de la prueba, el tribunal incide en que el Juzgado de lo Penal valoró pruebas de carácter personal, como las declaraciones de testigos y de la perito médico forense.

Y añade que debe prevalecer el principio de inmediación, de modo que solo podría tener acogida un supuesto error en la valoración de esa prueba en el caso de que el criterio adoptado por la sentencia resulte «ilógico o absurdo», lo que «no ocurre en este caso».

El tribunal concluye que la sentencia «viene acreditada plenamente por las pruebas testificales y pericial practicada, concurriendo los requisitos que dotan de verosimilitud a las declaraciones de la denunciante».

La Audiencia también rechaza que se haya conculcado el principio de presunción de inocencia para subrayar que «para llegar a la conclusión condenatoria», el juez habría contado con «las pruebas practicadas en el acto del juicio, ponderándolas de forma lógica y racional».

Sucesos

Una joven, secuestrada por sus padres y su suegro, es sometida a un exorcismo por divorciarse

Publicado

en

Una joven, secuestrada por sus padres y su suegro, es sometida a un exorcismo por divorciarse
Un coche de la Policía Nacional patrulla por una calle. EFE/Archivo

Tres personas han sido detenidas por practicarle un exorcismo a una mujer. La policía local de Linares (Jaén) recibió un aviso por un presunto delito de violencia de género y se personó en el domicilio.

Los agentes recibieron un aviso porque unos vecinos creían que en el interior de una vivienda se estaba dando una situación relacionada con violencia de género. Cuando los efectivos se desplazaron hasta el domicilio señalado, quien les abrió la puerta fueron un hombre y una mujer que negaron que allí estuviera pasando nada.

Los policías escuchan los gritos y entran en la vivienda. Encuentran en uno de los dormitorios a una chica joven con un hombre que intentaba taparle la boca para inmovilizarla. Según este hombre, que era el exsuegro de la chica, esta precisaba de un exorcismo porque se había divorciado un mes antes y estaban buscando a un religioso. En este caso la persona que le intentó hacer el exorcismo era el exsuegro de la víctima que estaba en la casa junto con los padres de la misma.

La mujer secuestrada se había desplazado desde Reino Unido, donde residía, hasta Jaén después de ese divorcio y lo que decía la familia es «que tenía el mal en el cuerpo». Estuvo 22 días retenida, la habían maniatado y aún tenía marcas en su cuerpo de las cuerdas.

Detención de los secuestradores

Tras el relato de la víctima y a la vista de las lesiones que ésta presentaba por su cuerpo, así como lo que los propios agentes habían presenciado, se procedió a la detención de las tres personas que retuvieron a la joven en contra de su voluntad. Fueron trasladados a dependencias policiales y tras ser puestos a disposición judicial quedaron en libertad con cargos por los hechos acometidos. Los tres tienen una orden de alejamiento hacia la víctima.

Continuar leyendo