Síguenos

Deportes

Joan Laporta, imputado por sus pagos a Negreira

Publicado

en

Caso Negreira

Barcelona (EFE).- El juez del “caso Negreira” ha acordado imputar al presidente del Barça, Joan Laporta, al concluir que los pagos al exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) efectuados entre 2008 y 2010, durante su anterior mandato, no han prescrito porque constituyen un delito de cohecho continuado.

En un auto, al que ha tenido acceso EFE, el titular del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, acuerda investigar a Laporta y a los miembros de su junta directiva con responsabilidad en los pagos, que se suman así los otros dos expresidentes del club imputados, Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu.

El magistrado discrepa así del criterio de la Fiscalía Anticorrupción, que excluyó a Laporta de la denuncia que presentó por los 7,3 millones de euros que el Barça pagó a José María Enríquez Negreira y a su hijo entre los años 2001 y 2018, al entender que su participación en los hechos durante su primera presidencia, entre 2003 y 2010, ya habría prescrito.

Prescripción de diez años desde el último pago

No obstante, el juez instructor recuerda en su escrito que los hechos investigados pueden constituir, entre otros, un delito de cohecho continuado, por lo que, de acuerdo con el Código Penal, el plazo de prescripción es de diez años desde el día en que se llevó a cabo la última infracción penal o cesó la conducta delictiva, en este caso julio de 2018, fecha del último pago a Negreira y su hijo.

De esa forma, de acuerdo con los cálculos del magistrado, a los presidentes y directivos del Barça debe aplicárseles el plazo de diez años de prescripción a contar desde el 17 de julio de 2018, teniendo en cuenta que la pena a imponer es de seis a siete años y medio, debido a que se trata de un delito continuado de cohecho.

Ello abarcaría los pagos efectuados desde julio de 2008 a 2010, etapa de la que sería responsable la directiva encabezada por Laporta que precedió a Sandro Rosell al frente del club.

En el caso de Negreira y su hijo, precisa el auto, los hechos imputables alcanzarían hasta el mes de junio de 2003, dado que la pena a que se exponen, por ser considerados funcionarios públicos a efectos penales, supera los diez años de inhabilitación.

Pese a que hasta ahora no se han hallado indicios de que los pagos a Enríquez Negreira persiguieran favorecer al Barça a través del arbitraje, el juez cree que por sus actos “tuvieron por fuerza que beneficiar al FC Barcelona en detrimento del resto de clubes de la Liga de Primera División o de sus rivales en la Copa del Rey”.

Esos distintos pagos, en opinión del juez, quedarían subsumidos en el delito de cohecho continuado que, recuerda, “favorece” al investigado dado que la pena a que se expone es menor de la que se derivaría de la suma aritmética de distintos delitos de cohecho individuales.

El cohecho continuado, atribuible a todos los presidentes

Asimismo, el juez se apoya en una sentencia del Tribunal Supremo para defender que el delito de cohecho continuado es atribuible a los distintos presidentes que se sucedieron en el Barça, puesto que, en su opinión, la parte “pagadora” es siempre la misma, el FC Barcelona.

En este sentido, el auto aplica al cohecho el concepto de “autoría adhesiva”, dado que en su opinión “no existiría un delito continuado separado para cada junta directiva sino un solo delito continuado referente al FC Barcelona, en el que se cambian algunos sujetos activos que representan a la persona jurídica investigada pero siempre permanece el sujeto activo del FC Barcelona”.

Aguirre dio un giro a la instrucción del “caso Negreira” cuando el pasado 28 de septiembre acordó imputar un delito de cohecho a los directivos del FC Barcelona investigados en el caso, así como al propio club como entidad jurídica, además de al exvicepresidente del CTA y a su hijo.

Pese a que Enrique Negreira no era funcionario, como exige el delito de cohecho, considera el juez, apoyándose en abundante jurisprudencia en la materia, que sí tenía esa condición “a efectos penales”, dado que desempeñaba funciones públicas como vicepresidente de la CTA, entre otras relativas a las calificaciones de los árbitros y a los ascensos y descensos.

A diferencia el delito de corrupción en el deporte, el de cohecho -que de acuerdo con la legislación debe ser juzgado por un tribunal popular- no exige que se demuestre la contraprestación por los pagos efectuados al funcionario público.

Las defensas del Barça y de los directivos investigados han recurrido ante la Audiencia de Barcelona la imputación por cohecho, con el argumento de que Negreira no puede ser considerado funcionario ni siquiera a efectos penales.

Por contra, el juez defiende en escrito que un reciente auto de la Audiencia Provincial de Madrid ha considerado que la Real Federación Española de Fútbol -de la que depende el CTA-, tenía carácter de entidad jurídico-pública, por lo que sus directivos “desempeñan funciones públicas por delegación estatal”, aunque este organismo ostente la condición jurídica de carácter privado.

Además de los delitos cohecho continuado, corrupción deportiva, administración desleal y falsedad en documento mercantil, el juez atribuye a los investigados otro de falsedad contable, por las facturas supuestamente mendaces sobre los pagos a Negreira que el Barça entregó a Hacienda para desgravarse el impuesto de sociedades.

El Barcelona admite que el ‘caso Negreira’ “no ayuda” económicamente al club

El vicepresidente del área económica del FC Barcelona, Eduard Romeu, admitió que las consecuencias del ‘caso Negreira’ no ayudan económicamente al club, si bien puntualizó que no prevé “un impacto negativo” en las relaciones que el club tiene con inversores.

En la rueda de prensa para desgranar las cuentas de la temporada anterior y el presupuesto de la actual, el directivo no valoró la decisión del juez del caso de imputar al actual presidente de la entidad, Joan Laporta.

Romeu opinó sobre el impacto económico que está teniendo el ‘caso Negreira’ en las distintas operaciones financieras que el club tiene abiertas, entre las que destaca la financiación para construir el Espai Barça.

“Tenemos que ir justificando cosas que no nos gustaría tener que justificar. Tienes que ir reiterando en el tema (a los inversores). Ojalá llegue el día en que quede subsanado el tema”, señaló Romeu.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deportes

Baraja: ¿Por qué un jugador tiene que soportar que se metan en redes con su color de piel?

Publicado

en

Última hora del Valencia CF
El técnico del Valencia, Rubén Baraja, en rueda de prensa. EFE/Kai Försterling

Sigue a diario la última hora del Valencia CF desde Official Press Deportes:

Última hora del Valencia CF

València, 24 jun (OFFICIAL PRESS-EFE).- El entrenador del Valencia, Rubén Baraja, lamentó los insultos que viven los jugadores por redes sociales y explicó que “el uso excesivo” de estas aplicaciones “puede tener un impacto especialmente en jugadores jóvenes”, cuyo “carácter está prácticamente por formar” y se preguntó por qué “un jugador tiene que soportar que se metan con su color de piel por redes sociales”.

“La gente se piensa que los comentarios no influyen, pero no es así. A veces se habla del color de su piel, de su aspecto físico o de su forma de vestir. No tenemos que soportar esto. ¿Por qué un jugador tiene que soportar que un día se metan con él en redes por su color de piel o por si es diestro o es zurdo?”, reivindicó Baraja en el podcast de La Liga y Prisa ‘LALIGA VS’ en el que analizó la importancia de la psicología en el fútbol junto al presidente de la Federación Española de Psicología del Deporte, David Peris.

Así, recalcó que pueden “admitir que la gente diga si ha jugado bien o ha jugado mal, pero la sensación que te deja esto es que hay pocas profesiones en el mundo en el que por hacer tu trabajo e intentar hacerlo bien la gente te critique”.

No obstante, el vallisoletano incidió en la importancia de la psicología deportiva dentro de un equipo, un apartado “muy importante” y que ayuda a que los jugadores tengan una mejor respuesta ante el fallo.

“Siempre digo a los jugadores que no piensen en la acción anterior, sino en la siguiente, en mantener la mente despejada, aunque no es fácil. En Mestalla hay casi 50.000 personas y los jugadores tienen que saber gestionar este tipo de momentos”, sostuvo el exjugador, que dijo que su mensaje al futbolista siempre se centra en que se focalice en la siguiente acción «y en hacerlo bien”, agregó.

“Yo les insisto en que se focalicen en la tarea, ni en el previo, ni en las consecuencias, ni en lo que supone ganar o perder. Eso a veces te lleva a ansiedad o preocupación. Te puede afectar otros resultados también. Yo les digo que se concentren en el tiempo de juego y en repetir cosas que hemos venido haciendo durante la semana. Y si haces muchas cosas bien estarás más cerca de ganar y de que te afecten menos cosas en tu rendimiento”, expuso Baraja.

Asimismo, recordó que tras la complicada temporada 2022-23, el Valencia introdujo este curso la figura del psicólogo en el cuerpo técnico de Rubén Baraja: “No hay que olvidar que todos somos primero personas y tenemos días buenos, días malos… Y tenemos un grupo muy joven. Las emociones, las experiencias, las situaciones, tenemos que ir gestionándolas y en este sentido es positivo tener una persona que te diga cuál es el guion y te ayude a gestionar aspectos emocionales dentro del juego”.

Así, Baraja subrayó que cada jugador es distinto a nivel psicológico y responde de una manera o de otra y eso “requiere a veces un enfoque personalizado de cada situación”.

Por eso, dijo el técnico, es importante conocerlos bien y empatizar con ellos: “A cada uno le afecta de una manera cada situación. Tienes que conocerlos bien. Hay jugadores que tras una buena actuación los quitas y a lo mejor te los cargas, otros tienen más amor propio y remontan. Tienes que conocerlos bien, saber cómo responden a las emociones y ser consciente”, apuntó.

”Siempre hacemos reuniones iniciales cada temporada, les marcamos objetivos, qué queremos de cada uno, en qué deben mejorar, qué deben mantener… Y eso les ayuda a encontrar objetivos cercanos y concretos y creo que así el jugador crece en un ritmo adecuado”, subrayó Baraja.

Baraja, de hablar de salvación y puestos de privilegio a querer «ganar en cualquier campo»

El técnico Rubén Baraja firmó este miércoles su segunda renovación con el Valencia y si tras la primera el pasado verano insistió en que el objetivo del club era conseguir la permanencia, mientras que Europa eran los llamados «puestos de privilegio», su discurso ahora ya es distinto y tras la firma del nuevo contrato pidió ser autoexigentes y «creer» poder ser capaces de ganar «en cada campo y a cualquier rival».

El entrenador vallisoletano fue el primero en pedir al club al inicio del pasado curso que saliera a definir el objetivo de la entidad, que terminó siendo el de permanecer en Primera División y «mejorar los puntos» de la temporada 2022-23, un curso en el que el Valencia coqueteó con el descenso y, de hecho, no se salvó de manera matemática hasta la última jornada y en parte gracias al impulso de su llegada en febrero de 2023.

Los fantasmas del descenso

No obstante, tras una temporada en la que dejó atrás los fantasmas del descenso, Baraja recordó que “la idiosincrasia de este club y su filosofía es de siempre competir en cualquier campo contra cualquier rival” y por ello reclamó subir la autoexigencia para “crecer” estos próximos años, tras haberse acercado en años anteriores de manera peligrosa a la Segunda División pero después de haber sentado en esta pasada campaña las bases de su proyecto.

Cuando regresó a la entidad en aquel mes de febrero Baraja asumió una situación complicada, cuando, tras la jornada 21 de Liga, el Valencia era décimo octavo en la tabla con veinte puntos y sin visos de mejora tras seis cinco encuentros seguidos perdiendo.

Todavía empeoró la racha hasta las seis derrotas consecutivas, aunque Baraja, no sin sufrimiento, logró redirigir al Valencia hacia la permanencia, haciendo de Mestalla el escenario clave para cambiar la dinámica, ya que consiguió triunfos ante Real Sociedad, Osasuna, Valladolid y Real Madrid que resultaron clave para voltear esa situación y amarrar la salvación con dos empates ante el Espanyol y el Betis en las dos últimas jornadas.

Los mensajes de Baraja

A pesar de conocer perfectamente el lugar histórico del Valencia, pues como jugador disputó varias temporadas la Liga de Campeones con el club, consiguió dos Ligas, una Copa de la UEFA, una Supercopa de Europa y una Copa del Rey, Baraja fue el primero en reclamar que el club saliera a reconocer cuál era el objetivo dada la plantilla que había y fue la presidenta, Layhoon Chan, quien pese a no querer «hablar de una posición concreta en la tabla», dijo que era «permanecer en Primera División» y «asegurarse» de «no volver a sufrir».

Baraja hizo referencia en varias ruedas de prensa a lo comentado por Chan y se limitó a exponer que ese, y «mejorar los puntos de la temporada pasada», eran los objetivos del club, aunque ese discurso empezó a diluirse pues tras la jornada 12, cuando no había pasado ni un tercio de Liga, el Valencia ya sumaba 18 puntos, casi la mitad de los necesarios para sellar la salvación.

Todavía se ratificó más cuando, tras un brillante mes de enero, en el que el Valencia encadenó cuatro victorias ligueras consecutivas, el Valencia se puso séptimo, con 32 puntos y a falta de 17 jornadas por disputar.

Fue entonces cuando, preguntado por la opción de entrar en Europa, Baraja empezó a repetir tres palabras para no mentar Europa: «Puestos de privilegio». En la previa del partido ante el Atlético de Madrid de la jornada 22, el vallisoletano comentó que en ese momento estaban «más cerca de los puestos de privilegio que de los de abajo», pero afirmó que no significaba nada.

Desde ese momento, repitió una y otra vez esa fórmula para no hablar de Europa, ni tampoco de competiciones europeas. «Si en la jornada 38 lo conseguimos, la diré, pero estamos aún en la 31», llegó a comentar en la previa del choque ante el Real Betis en Mestalla que supuso un encuentro directo por entrar a la Liga Conferencia, aunque no lo logró, puesto que el Valencia acabó noveno al término de la Liga.

No obstante, esa cautela a la hora de trasladar objetivos ambiciosos por parte de Rubén Baraja parece haberse quedado atrás en las últimas semanas. Tras firmar su renovación, el vallisoletano explicó que tiene las ganas y la energía con la que «seguir trabajando durante las dos próximas temporadas para hacer crecer al equipo», unas declaraciones que se asemejan al discurso de este pasado curso.

Sin embargo, Baraja también habló de dar un paso adelante: «La idiosincrasia de este club y su filosofía es de siempre competir en cualquier campo contra cualquier rival. Tenemos que ser muy autoexigentes con nosotros mismos para tratar de mejorar las cosas que creo que podemos mejorar», subrayó el entrenador vallisoletano, que ahora pide ‘algo más’ a su equipo.

Aunque consciente de que «Mestalla volverá a ser determinante para cumplir los objetivos» que se marque el club esta campaña, y que él todavía no define, Baraja incidió en que sus jugadores también tienen que «creer» que son «capaces de ganar en cualquier campo y contra cualquier rival».

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo