Síguenos

Sucesos

Detenida una madre por producir vídeos sexuales con sus hijas menores y venderlos por internet

Publicado

en

Málaga, 30 oct. – En el marco de la operación KASINO, desarrollada conjuntamente entre la Guardia Civil y la Policía de Suecia, se ha procedido a la detención de un total de 6 personas, todos de nacionalidad sueca por los supuestos delitos de producción y distribución de material de abusos sexuales a menores. 5 de estas personas fueron detenidas por la Policía de Suecia (3 hombres y 2 mujeres), y otra mujer por la Guardia Civil en Benalmádena (Málaga).

La mujer, de 35 años de edad, que fue detenida por la Guardia Civil en Benalmádena (Málaga), está acusada de agresión sexual sobre dos de sus hijas menores de edad, de 14 y 8 años, así como por la producción y distribución de material pedófilo sobre las mismas víctimas.

Las investigaciones se iniciaron el pasado año por la Policía de Suecia, al descubrir que varias mujeres estaban utilizado a menores de su entorno familiar para producir material de contenido pedófilo y venderlo a través de internet, por lo que se procedió, en un primer momento, a la detención de dos personas relacionadas con los hechos.

De Suecia a Malta y a España
Continuando con las investigaciones, los agentes pudieron constatar que una mujer que podría estar relacionada con estos hechos habría salido de Suecia con al menos 4 de sus 5 hijos, todos ellos menores de edad.

Dicha investigación apuntaba que esta mujer podría haber ido hasta Malta y que desde allí habría puesto rumbo a España, por lo que las autoridades suecas, vía EUROPOL, solicitaron la colaboración de la Guardia Civil para la localización de esta persona y sus hijos, alertando al mismo tiempo de la existencia de material pedófilo con al menos dos de sus hijas, vendido por la propia investigada en internet.

De esta manera, por parte del Departamento de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, se iniciaron gestiones urgentes para dar con el paradero de esta persona, pudiendo corroborar que la investigada se habría registrado en nuestro país para la obtención de un NIE, facilitando un domicilio falso.

Análisis de redes sociales

Gracias al análisis de imágenes subidas en redes sociales por una de las hijas, se pudo identificar una vivienda en la localidad malagueña de Mijas, en la que, tras realizar varias comprobaciones se constató que esta familia sólo estuvo allí alojada durante unas semanas. Posteriormente, los agentes identificaron otros domicilios, en los que de la misma manera, esta familiar sólo residió por muy cortos espacios de tiempo.

Finalmente, la investigación condujo a un domicilio de la localidad malagueña de Benalmádena, donde los agentes localizaron a la familia, activando de manera urgente las vías de cooperación judicial internacional, con una reunión en la que participaron representantes de EUROJUST, Fiscalías de Suecia y Málaga, Guardia Civil y Policía de Suecia.

Rápida cooperación judicial y policial

Tras esta reunión, se emitió una orden europea de detención contra la investigada y una orden europea de investigación que permitiese realizar un registro en su domicilio.

Hay que resaltar, que gracias a la cooperación internacional, tanto en el ámbito judicial con EUROJUST como en el policial con EUROPOL, ha permitido que en apenas unos días desde la primera información que apuntaba a España, se hayan llevado a cabo el registro domiciliario y la detención de la presunta agresora sexual.

En el momento de la detención de esta mujer, los cuatro menores contaban con 14, 13, éste el único varón, 8 y 5 años de edad, pudiéndose corroborar a la vista del resultado de un primer análisis de la información hallada en el domicilio, que los abusos sexuales habrían sido cometidos, al menos, sobre dos de las hijas de la detenida, de 14 y 8 años respectivamente.

La detenida, dada la gravedad de los hechos, ingresó de forma inmediata en prisión provisional decretada por la Audiencia Nacional, mientras que sus hijos, mediante la colaboración de los servicios sociales españoles y suecos, fueron trasladados a su país de origen donde se les proporcionaron distintas familias de acogida.

Descartada la comisión de abusos en España

Una vez analizado el material intervenido por el Departamento de Delitos Telemáticos de UCO, quedó confirmado que los abusos sexuales a las menores no se habrían producido en nuestro país, por lo que por parte de las autoridades judiciales españolas se procedió a aceptar la solicitud de extradición emitida por Suecia.

Ese mismo análisis, junto a las declaraciones de la detenida, permitió identificar a más personas implicadas en los hechos investigados, procediéndose por parte de las autoridades suecas a la detención de tres compradores de material pedófilo en el país escandinavo.

Recientemente, el juzgado competente sueco, ha publicado la sentencia por estos hechos, condenando a la persona detenida en España, a un total de seis años de cárcel por los abusos sexuales cometidos sobre dos de sus hijas, así como por la producción y difusión de material de abuso sexual a menores. Los tres hombres detenidos gracias a la información obtenida por la Guardia Civil, así como a las dos mujeres detenidas previamente en Suecia, también han sido condenados con penas de prisión.

Sucesos

La actual pareja de Tomás Gimeno sabía que se quería llevar a las niñas, intentó frenarle pero no le denunció

Publicado

en

El auto judicial ha puesto al descubierto cuáles fueron los últimos movimientos de Tomás Gimeno en los que parece claro que siempre pensó en que Beatriz se pasara media vida pensando dónde estarían sus hijas para causarle el mayor daño posible, una intención que han confirmado los expertos.

Tal y como informa el auto, la tarde del 27 de abril el padre de las niñas de Tenerife acudió a recoger a las 17 horas a la pequeña Olivia, que se encontraba en una escuela de alemán donde la pequeña asistía dos días por semana. Fue en ese momento cuando le entregó a su pareja actual, y directora del centro, un estuche lapicero envuelto en cinta de embalar con 6.200 euros y una carta de despedida.

Tomás le dijo a su pareja que le llamara a las 23 horas. Ella le llamó e intentó disuadirle diciendo que las niñas necesitaban a su madre, pero cometió el error de no denunciar los hechos. La novia de Tomás Gimeno, que hasta ahora no ha salido en los medios de comunicación, nunca pensó que él fuera a ser capaz de cometer esa barbaridad. Al igual que su círculo más cercano de amistades, estaban convencidos que sería una huida con las pequeñas pero que no sería capaza de matarlas.

Según desvela el auto, la novia de Gimeno decidió abrir el estuche a las 17:20 horas. Un hecho sobre el que no consta denuncia alguna en la Guardia Civil. Diez minutos más tarde, Tomás deja a Anna en casa de sus padres y lleva a Olivia al club de tenis, y a las 17:45 se traslada al puerto para poner a prueba el motor del barco en el que posteriormente se llevaría a las niñas. A las 18 horas, Tomás recoge a Olivia en el club de tenis y va a casa de sus padres. De ahí se marcha con las dos niñas una hora y media más tarde, a las 19:26 horas.

La madre de las pequeñas, Beatriz Zimmermann,  acudió a la Guardia Civil, pero Tomás llegó a hablar con los agentes y cuando se quiso reaccionar fue tarde. Beatriz tampoco había denunciado el acoso sufrido por parte de Tomás Gimeno desde la desaparición porque pensó que era lo mejor para sus hijas.

Según recoge el mismo auto, cuando llega a casa manda un SMS a Beatriz con un audio con la voz de Olivia, y posteriormente habría matado a las pequeñas en este lugar. Sucede a las 19:50 horas: envuelve los cuerpos en toallas, los mete en bolsas de basura y éstas en bolsas de deporte. Sobre las 21:05, Tomás va a casa de sus padres con los cadáveres de las niñas y, sin que estos se enteren, deja a su perro, dos tarjetas de crédito con sus claves y las llaves de un coche de su propiedad.

Cinco minutos después, Beatriz llama a Tomás y éste le asegura que iban a comer algo y que luego dejaría a las niñas. Lo hace mientras llega al puerto, y realiza tres viajes hasta su barco, cargando las bolsas en las que presuntamente se encontrarían las niñas. A las 21:40 horas zarpa y poco después recibe una nueva llamada de Beatriz. En esta ocasión, le indica que está fuera de las islas y poco después, en una nueva conversación, Tomás asegura a su expareja no iba a ver más a las niñas, que iban a empezar una nueva vida.

A las 23:45 horas, según refiere el auto, Tomás se traslada a una gasolinera y compra un cargador del móvil, una cajetilla de tabaco y una botella de agua. Poco después regresa al puerto para cargar el teléfono y a las 00:27 horas vuelve a zarpar. Ya de madrugada, a las 01:28 horas, vuelve a hablar con su novia, quien según el auto le llega a decir «que las niñas necesitarían a su madre». Él responde que con el tiempo «estarían bien».

Dos minutos más tarde, Tomás vuelve a hablar con Beatriz y le dice que se irá lejos. Y a las 02:11 horas habla con su novia nuevamente para despedirse. Esa misma madrugada manda mensajes a dos amigos (a quienes deja su quad y su barco) y a su padre (disculpándose, afirmando que «necesitaba esto y que por fin estará bien y como quería»), y a las 02:27 se registra su último mensaje.

Ya a partir de las 22:30 horas, Tomás recibe una llamada desde el puesto de la Guardia Civil, y le explica a uno de los agentes lo mismo que le ha dicho a Beatriz. En torno a esa hora arroja los cuerpos de las niñas, que estarían aún dentro de las bolsas, al agua. Lo hace amarrando estas a un ancla con una cadena y un cabo en una zona que «conocía profunda». A las 22:44 horas Tomás se queda sin batería en el teléfono y regresa a puerto, y a las 23:15 Tomás se cruza con una lancha de la Guardia Civil, que lo sanciona por saltarse el toque de queda.

Antes de hablar con su expareja, también habló con la Guardia civil después de que Beatriz acudiera a denunciar que le había dicho que iba a sacar a las niñas del país. El agente le pidió que devolviera a las niñas, pero Tomás ya había ejecutado su macabro plan y respondió en tono burlesco, reconoció Joaquín Amills, presidente de SOS desaparecidos y portavoz de la familia Zimmermann. Beatriz en una carta deja ahora claro que no va a dedicar su vida a buscar unas hijas de las que sabe el destino -aunque para la investigación sea vital encontrar el cuerpo de Tomás Gimeno y se va a hacer todo lo posible para lograrlo-, sino a intentar que las muertes de Olivia y presumiblemente de Anna no hayan sido en vano. Proteger los niños y endurecer la ley para los agresores parece que serán su nuevo estímulo vital.

PODCAST| Paco Bou, psicólogo clínico: «Tomás Gimeno no comete este parricidio una vez, lo comete muchas veces en su mente, lo ha guionizado»

Continuar leyendo