Síguenos

Salud y Bienestar

Las enfermedades que puedes contraer en un baño público

Publicado

en

enfermedades baño público
ROMAN ODINTSOV-PEXELS

Las enfermedades que podemos llegar a contraer en un baño público no son pocas. Uno de los lugares más transitados y más sucios en un lugar público son los baños y en ocasiones, en función de la necesidad, las personas se sientan en la taza.

Los asientos de los inodoros públicos se consideran la encarnación del mal microbiológico y se evita, a toda costa, cualquier contacto con ellos por miedo a coger enfermedades de transmisión sexual y otras infecciones.

Los virus y bacterias que hay en un váter público son muy parecidos a los de cualquier otra lugar. Por esto, su contagio es similar.

¿Si me siento en un baño público, me puedo contagiar de enfermedades venéreas (transmisión sexual)?
  • Clamidia.
  • Gonorrea.
  • Herpes genital.
  • Condilomas o verrugas genitales.
  • Hepatitis A, B y C.
  • Sífilis.
  • Tricomoniasis.

Contraer enfermedades de transmisión sexual sólo puede ocurrir si tus genitales están en contacto directo con los genitales de otra persona o con sus fluidos.

Asegúrate de lavarte bien las manos después de ir al baño. Lleva contigo un desinfectante de manos antibacteriano de tamaño de viaje para una protección adicional. Cubre el asiento del inodoro con papel higiénico o usa toallitas antibacterianas. No toques nada: hay más gérmenes en el servicio en sí que en el inodoro.

Lo que nunca debes hacer

1. No sentarte

2. Poner papel en el asiento

Por otro lado, colocar papel en el asiento de excusado es algo inútil. Quizá puedas pensar que estás creando una barrera entre los microorganismos nocivos y tu piel, pero lo cierto es que esas bacterias pueden trasladarse al papel y de ahí hacia tu piel.

Tampoco sirve de mucho usar tu ropa, u otras cosas como toallas, servilletas de papel y guantes, para evitar tocar las superficies en los baños públicos, ya que los gérmenes, bacterias y virus que se encuentren en esos lugres aún podrían llegar a tu piel.

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

¿Cuáles son los síntomas de un infarto?

Publicado

en

sintomas infarto

Los síntomas de un infarto son variados. El ataque cardíaco se produce cuando se bloquea o se reduce gravemente el flujo de sangre que va al corazón. Por lo general, la obstrucción se debe a una acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias en las arterias del corazón (coronarias). Los depósitos de grasa que contienen colesterol se llaman placas.

El proceso de acumulación de placas se llama ateroesclerosis.

A veces, una placa puede romperse y formar un coágulo que bloquea el flujo de sangre. La interrupción del flujo de sangre puede dañar o destruir una parte del músculo cardíaco.

El ataque cardíaco también se conoce como infarto de miocardio.

Si se produce un ataque cardíaco, es necesario recibir tratamiento de inmediato a fin de evitar la muerte. Llama al 911 o busca atención médica de emergencia si crees que estás teniendo un ataque cardíaco.

Síntomas de un infarto

Los síntomas de un ataque cardíaco varían. En algunas personas, estos síntomas son leves. Otras personas tienen síntomas graves. Algunas personas no presentan síntomas.

Los síntomas frecuentes de un ataque cardíaco incluyen:

  • Dolor en el pecho que puede sentirse como presión, opresión, dolor, o sensación opresiva o de dolor.
  • Dolor o molestias que se propagan al hombro, al brazo, a la espalda, al cuello, a la mandíbula, a los dientes o, a veces, a la parte superior del abdomen.
  • Sudor frío.
  • Fatiga.
  • Acidez estomacal o indigestión.
  • Aturdimiento o mareos repentinos.
  • Náusea.
  • Falta de aire.

Las mujeres pueden tener síntomas atípicos, como dolor punzante o breve en el cuello, el brazo o la espalda. A veces, el primer síntoma de un ataque cardíaco es un paro cardíaco repentino.

Algunos ataques cardíacos se producen de repente, pero muchas personas tienen signos y síntomas de advertencia horas, días o semanas antes. El dolor en el pecho o la presión (angina) que persiste y no desaparece con el descanso puede ser un signo de alarma temprano. La angina de pecho es el resultado de un descenso temporal del flujo sanguíneo hacia el corazón.

Cuándo debes consultar con un médico

Busca ayuda de inmediato si crees que estás teniendo un ataque cardíaco. Adopta las siguientes medidas:

  • Llama a emergencias. Si crees que estás teniendo un ataque cardíaco, llama inmediatamente al 911 o al número de emergencia local. Si no tienes acceso a servicios médicos de urgencia, pídele a alguien que te lleve al hospital más cercano. Conduce solamente si no queda otra opción.
  • Toma nitroglicerina si te la recetó el proveedor de atención médica. Tómala según las instrucciones mientras esperas la ayuda de emergencia.
  • Toma aspirina, si el médico lo recomienda. El consumo de aspirina durante un ataque cardíaco podría reducir el daño cardíaco al evitar que la sangre forme coágulos.La aspirina puede interactuar con otros medicamentos, así que no la tomes a menos que el proveedor de atención médica o el personal médico de emergencia te lo indiquen. No retrases la llamada al 911 para tomar aspirina. Llama primero al número de emergencias.

Qué hacer si ves que una persona podría estar teniendo un infarto

Si una persona está inconsciente y piensas que está teniendo un ataque cardíaco, primero llama al 911 o al número local de emergencias. Luego, verifica si la persona está respirando y si tiene pulso. Si la persona no respira o no le encuentras pulso, comienza a realizarle reanimación cardiopulmonar (RCP).

  • Si no has recibido capacitación para la reanimación cardiopulmonar, realiza la reanimación solamente con las manos. Es decir, presiona el pecho de la persona con firmeza y rapidez (entre 100 y 120 compresiones por minuto).
  • Si has recibido capacitación para la reanimación cardiopulmonar y te sientes seguro de poder hacerlo, comienza con 30 compresiones en el pecho antes de hacer dos respiraciones de rescate.

Continuar leyendo