Síguenos

Salud y Bienestar

Investigadoras valencianas demuestran que la leche materna no trasmite el COVID-19 y crea anticuerpos contra el virus

Publicado

en

La leche materna protege a los recién nacidos del coronavirus y, en la mayoría de los casos, crea anticuerpos para defenderlos. Así lo ha demostrado un estudio pionero en España y a nivel mundial realizado por investigadoras valencianas que compara los efectos de las vacunas en la leche materna.

La investigación, promovida desde el Servicio de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de València, la coordinan Cecilia Martínez Costa (jefa de Servicio de Pediatría de Hospital Clínico e investigadora principal del Grupo de Nutrición Pediátrica de Incliva) y María Carmen Collado, investigadora del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos, centro perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IATA-CSIC). Las investigadoras llevan años trabajando en la composición de la leche materna en relación con factores defensivos, entre ellos la microbiota, y compaginan experiencia en investigación clínica, básica y aplicada.

En una primera aproximación, las investigadoras analizaron en muestras de leche materna de mujeres infectadas por SARS-CoV-2, la presencia de RNA viral y de anticuerpos específicos. La inclusión en el estudio de las voluntarias resultó de la determinación sistemática realizada a todas las gestantes antes del parto. En ninguna muestra de leche se detectó el virus.

Sin embargo, en la mayoría sí había anticuerpos específicos IgA, IgG e IgM frente a proteínas estructurales del SARS-CoV-2 como el denominado Receptor Binding Domain (RBD), así como frente a proteínas no estructurales como la proteasa principal (MPro), analizada por primera vez en la leche materna.

«Estos resultados sustentan de forma evidente la importancia de recomendar la lactancia materna de forma sistemática en todos los casos en los que la madre tenga poca o nula sintomatología«, ha concluido Martínez Costa.

En una segunda fase, el grupo de investigación estudió los efectos de la vacunación en mujeres lactantes. Se analizó la presencia de anticuerpos anti-SARS-Cov-2 en 75 mujeres lactantes vacunadas y se demostró la presencia de anticuerpos específicos (IgA e IgG) frente a SARS-CoV-2.

Además, estos anticuerpos variaron en función de la vacuna recibida y de si las madres habían padecido previamente la infección. Se estudiaron muestras de 75 voluntarias (30 mujeres con vacunación completa de Pzifer, 21 completa de Moderna y 24 AstraZeneca con la primera dosis). En todos los casos se produjo una respuesta a la vacunación con elevación de anticuerpos frente a SARS-CoV-2, mucho más intensa tras la segunda dosis.

«La lactancia materna es una prioridad, y aún necesitamos más estudios dirigidos a confirmar el potencial papel protector de esos anticuerpos presentes en la leche materna frente a la COVID-19 en niños», ha añadido María Carmen Collado, investigadora del IATA-CSIC.

En mujeres que habían pasado la infección, los niveles de anticuerpos tras la primera dosis de vacuna fueron tan altos como en los casos de mujeres sanas con las dos dosis de vacuna.

El estudio «Identificación del SARS-Cov-2 en leche materna como potencial vehículo de transmisión vertical del virus o de protección frente a la enfermedad. Impacto de las vacunas» continúa en marcha para descubrir la duración de la presencia de anticuerpos específicos en la leche materna y su eficacia en la protección de los/las lactantes amamantados, así como para estudiar el efecto de las nuevas pautas de vacunación y la respuesta de anticuerpos en la leche materna.

La investigación ha contado con la participación del Hospital Universitario Doctor Peset y del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, así como con centros de Barcelona (Hospital Sant Joan de Déu y el Hospital Clínic), Granada (Hospital San Cecilio) y Zaragoza (Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa), así como varias universidades (Jaume I de Castellón, Barcelona y Granada).

Salud y Bienestar

Un nuevo sistema de Inteligencia Artificial ayudará a interpretar datos genómicos en cáncer infantil

Publicado

en

cancer

València, 27 oct (EFE).- Investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) trabajan en un sistema de Inteligencia Artificial (IA) de interpretación de datos genómicos para mejorar el diagnóstico y tratamiento de cáncer infantil y enfermedades cardiovasculares.

El sistema permitirá dar un paso más hacia la medicina personalizada y podrá ser aplicado también para otras patologías metabólicas, neurológicas y psiquiátricas, informa este miércoles la UPV.

Junto a la universidad valenciana, en el desarrollo de este proyecto participan el instituto de Investigación Sanitaria (IIS) La Fe, INCLIVA, ISABIAL y la empresa Bionos Biotech, con financiación de la Agencia Valenciana de la Innovación.

Los laboratorios del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial (VRAIN) de la UPV coordinan el desarrollo de la nueva herramienta que combina Inteligencia Artificial Explicable, Modelado Conceptual y Machine Learning para interpretar datos genómicos de pacientes y facilitar la prevención, diagnóstico y tratamiento de diferentes patologías.

Lo hace en el marco del proyecto OGMIOS, financiado por la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), y en el que también participan el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe), el Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA, el Instituto de Investigación Sanitaria y Biomédica de Alicante (ISABIAL) y la empresa Bionos Biotech, integrando las tres dimensiones (clínica, científica e industrial).

El proyecto se centra en el estudio de la predisposición genética al cáncer pediátrico y a las enfermedades cardiovasculares, en concreto cardiopatías familiares con riesgo de muerte súbita.

Así, la plataforma OGMIOS permitirá integrar y analizar los datos clínicos y de secuenciación obtenidos a partir de distintos grupos de pacientes afectados por alguno de los fenotipos del cáncer infantil y cardiopatía familiar.

«La predisposición genética individual al cáncer, especialmente en la infancia, juega un papel importante, ya que hasta un 10 % de los cánceres que se presentan en la infancia pueden tener este origen», señala Óscar Pastor, investigador del Instituto VRAIN de la Universitat Politècnica de València y coordinador del proyecto.

Su conocimiento, añade Pastor, puede llevar a un ‘screening’ y un diagnóstico precoz que permita un tratamiento en fases todavía tempranas y localizadas, y OGMIOS contribuirá a conocer dicha predisposición genética.

En cuanto a las cardiopatías familiares, esta herramienta ayudará a la caracterización genética de los pacientes y sus familiares para ofrecerles un tratamiento y seguimiento basado en la medicina personalizada que permitirá mejorar su calidad de vida y reducir los casos de muerte súbita.

«El proyecto se centra en estas dos patologías, pero generará un conocimiento y una infraestructura básica de Inteligencia Artificial que se podrá adaptar para la prevención, diagnóstico y tratamiento de otras enfermedades metabólicas, neurológicas y psiquiátricas», entre otras, destaca Óscar Pastor.

El proyecto OGMIOS comenzó el pasado mes de abril y se extenderá hasta diciembre de 2023, señalan desde la universidad.

Continuar leyendo