Síguenos

Fallas

La covid, como la Guerra Civil, deja València sin Fallas en años consecutivos

Publicado

en

Una indumentarista tras la primera suspensión de las Fallas, el pasado año. EFE/Kai Försterling/

València, 14 ene (EFE).- La pandemia del coronavirus volverá a dejar en 2021 a València sin las Fallas por segundo año consecutivo, una situación similar a la que ocurrió en la Guerra Civil Española, aunque entonces las emblemáticas fiestas valencianas se cancelaron tres años seguidos, de 1937 a 1939.

Marzo de 2021 será la séptima vez en la historia en la que las calles de la ciudad no se decoren con los cientos de monumentos que cada año se «plantan» a la espera el fuego purificador del día de San José, el 19 de marzo, para quemar el arte efímero en forma de sátira e ironía que decora la ciudad durante cinco días.

El alcalde de València, Joan Ribó, ha admitido este jueves, a falta de dos meses de la celebración de la fiesta fallera, que las Fallas no se podrán celebrar este mes de marzo, y que habrá que esperar a «una situación más conveniente».

En 2020, el primer estado de alarma por la pandemia se decretó en marzo, el mes fallero por excelencia, justo cuando se tenía que iniciar la semana grande (del 15 al 19 de marzo) de unas fiestas declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, sobre las que los días previos se cernía la sombra de una suspensión que llegó en el último minuto, la noche del 10 de marzo.

Con muchos monumentos a medio montar, sobre todo los de las Fallas de la sección de Especial y la de la plaza del Ayuntamiento, los monumentos se guardaron en los talleres o en las instalaciones de Feria Valencia y La Marina a la espera de poder quemarse en julio, mes al que inicialmente se pospuso la fiesta, aunque la evolución de la pandemia lo impidió también.

En este inicio de año, con las cifras de contagios, muertes e incidencia del coronavirus disparadas, el prácticamente inevitable anuncio de que en 2021 también se aplazan las Fallas de marzo ha llegado un par de meses antes, aunque igualmente deja desolado a los sectores implicados en la fiesta, ya en modo agonizante.

La imposibilidad de celebrar actos multitudinarios debido a la situación de transmisión comunitaria generalizada y sostenida del virus ha llevado al alcalde de València a confirmar ya lo que era una secreto a voces, aunque hay quienes todavía querían mantener las esperanzas.

El año pasado, València abrió en paréntesis tras un periodo de 81 años ininterrumpidos de fiesta de las Fallas, aunque durante estas más de ocho décadas sí se habían suspendido actos concretos, normalmente por adversidades meteorológicas o sucesos como los atentados del 11-M de 2004 en Madrid.

Junto a la pandemia y la Guerra Civil, otras circunstancias dejaron anteriormente a la ciudad sin sus fiestas patronales, como una tasa que los vecinos se negaron a pagar por considerar abusiva en 1886, y la declaración de guerra de Cuba (1896).

De hecho, esta última fue la primera suspensión oficial de la fiesta josefina: en 1896, el gobernador civil de València declaró el estado de guerra por el enfrentamiento bélico de España con los Estados Unidos en la conocida como guerra de Cuba, y se decidió suspender las Fallas a dos días de su inicio.

También se suspendieron las fiestas durante los años 1937, 1938 y 1939 con motivo de la Guerra Civil española, mientras que las de 1936 se celebraron sin ningún problema en marzo, ya que el alzamiento se produjo el 17 de julio.

Como la Guerra Civil acabó el 1 de abril de 1939, tampoco ese año, por quinta vez en la historia -la cuarta provocada por una suspensión propiamente dicha- se plantaron monumentos falleros por las calles de València.

No obstante, la primera referencia de que los monumentos falleros no se plantaron en las calles se remonta a 1886, aunque en esa ocasión fue una decisión individual de los propios falleros, que se negaron a pagar la tasa de 60 pesetas que se cobraba como canon desde 1851 por plantar los catafalcos en la vía pública.

Pese a todo, según cuentan los documentalistas, hay constancia de que ese año se plantaron dos fallas de manera privada en patios interiores y que nadie visitó, pero ninguna por las calles de la ciudad.

Mónica Collado

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fallas

Fallas 2024: Los artistas falleros sacarán a la calle sus fallas esta semana

Publicado

en

Fallas 2024
Fallas 2024- Foto: JUNTA CENTRAL FALLERA

Sigue todas las novedades de las Fallas 2024 desde Official Press:

València, 4 mar (OFFICIAL PRESS-EFE).- Los artistas falleros trabajan en sus talleres ultimando los detalles de los monumentos que empezarán a sacar a las calles de toda València a final de esta semana a la espera de la plantà del próximo día 15, inicio de la semana grande de las Fallas.

El concejal de Fallas, Santiago Ballester, acompañado de las Falleras Mayores de València, María Estela Arlandis y Marina García, y sus cortes de honor han visitado este lunes el Museo Fallero y han firmado en su libro de honor, así como un par de talleres para conocer de primera mano cómo van esos trabajos a contra reloj.

Fotos: JUNTA CENTRAL FALLERA

Junto a ellos también han acudido a la cita en la Ciudad del Artista Fallero los concejales de Compromís Papi Robles, Giuseppe Grezzi y Pere Fuset y las de PSPV-PSOE Elisa Valía y Nuria Peris.

Visita a la Ciudad del Artista Fallero

En el Museo, que data de 1993, su directora, María José Luna, les ha acompañado en recorrido para enseñarles los bocetos de fallas y carrozas que hay expuestos -el más antiguo, de 1927- de artistas como José Soriano Izquierdo, Modesto González y Regino Mas.

Incuso hay un boceto de una carroza del dibujante Mingote para el Carnaval de Madrid y también han podido conocer el boceto del ‘salón del trono’ que los artistas Regino Mas, Vicent Luna y Juan Huerta hicieron de forma artesanal para la película «55 días en Pekín», rodada en los estudios Bronston de Las Rozas (Madrid).

Igualmente, han visto la exposición de todos los ninots indultados por el Gremio de Artistas, algo que según la directora del Museo les «diferencia de otros museos» y en los que prima «la variedad de estilo, los acabados, la profesionalidad o el mensaje» como criterios para ser salvados del fuego.

Apoyo total a los artistas

Santiago Ballester ha alabado la «tradición» de visitar la Ciudad del Artista Fallero y «conocer lo que oculta el Museo», así como visitar los talleres «para ver cómo llevan los trabajos».

«Los plásticos ya están preparados. Algunos nos dicen que sacarán los ninots a partir del día 7 y 8 y ya tenemos ganas de verlos en la calle y ver cómo las comisiones falleras van levantando sus fallas», ha añadido.

La portavoz de Compromís, Papi Robles, ha reivindicado el trabajo de los artistas falleros y su «capacidad para traducir la realidad con sus manos», y ha recordado que el anterior gobierno de Joan Ribó «apostó fuertemente por apoyar la profesión de artista fallero, indispensable para que las fallas puedan existir».

Su compañero Pere Fuset ha revindicado la «protección de los usos de la ciudad de artistas falleros» porque para ser un distrito creativo las industrias que estén en él deberían «estar relacionadas con las fallas», así como recuperar la mesa de diálogo, vincular la subvención a la transición económica de la fiesta y «debatir la subida de mínimos para participar en la falla».

El maestro del Gremio de Artistas Falleros, Paco Pellicer, ha lamentado que la Ciudad del Artista Fallero «no ha experimentado mejoría e incluso ha ido a peor», porque muchas naves se han vendido y no han sido adquiridas para trabajos de artes plásticas en general y de fallas en particular.

Toda la información de Fallas Valencia 2024 en Official Press

Consulta en nuestra página toda la información de las Fallas 2024 como el programa completo de actos de las Fallas, las novedades, horarios, indumentaria, peinados, el tiempo que hará y los horarios de la Ofrenda de Fallas, el directo de mascletaes y castillos.

Continuar leyendo