Síguenos

Otros Temas

La reinvención forzosa de los solteros hacia nuevas formas de buscar pareja

Publicado

en

Castelló, – may (EFE).- Un año después de levantarse el confinamiento y con la movilidad y otros aspectos de la vida cotidiana aún restringidos por la pandemia, expertos en salud mental hablan de cómo las personas solteras han vivido este «parón» social de manera más pronunciada y tenido que reinventarse agarrados a las nuevas tecnologías para conocer gente en su búsqueda de pareja.

Las consultas sobre la soltería, sentirse solo y la imposibilidad o dificultad de encontrar pareja han aumentado desde que se decretó el estado de alarma, según explican a EFE los psicólogos Enric Valls y Gracia Vinagre, quienes reflexionan sobre cómo el virus ha «puesto el freno» a la facilidad y la inmediatez a la hora de entablar nuevas relaciones.

Valls explica la diferencia entre «estar solo y sentirse solo» y que la misma radica en el aislamiento. Alguien, asegura, «puede estar rodeado de 100 personas y sentirse solo», porque no conecta «con la intimidad, con el mundo afectivo».

Los 7 rasgos de las personas que no saben estar solas

Para mucha gente, «la felicidad depende de tener una relación de pareja», y esta necesidad de estar con alguien puede conllevar a un estado de dependencia emocional y de sufrimiento, e incluso a relaciones tóxicas al mantener una pareja sin estar satisfechos o ser felices con ella.

El especialista explica que en estos tiempos «podemos aprovechar para autoconocernos y hacernos preguntas como qué aprendí de mi última relación; quién soy; por qué me gusta esto o lo otro o por qué me obsesiono con alguien».

Para Gracia Vinagre este “frenado en seco” nos “ha alejado de todo lo que creíamos que era necesario para vivir” y que no era fruto sino de “habernos dejado llevar por muchos clichés”, y en este caso en particular “se había dotado a la soledad de una connotación negativa”.

La pareja, añade Valls, «es un complemento, no un suplemento», y aboga por «primero querernos a nosotros mismos y luego querer el otro», aunque advierte de que la tendencia es lo contraria. En este sentido, en los últimos meses en su consulta ha escuchado frases como «necesito mi media naranja o mi media naranja me está esperando», pero, asegura «ya somos naranjas completas aunque nos han vendido que necesitamos a otro para nuestra felicidad».

En los últimos años las aplicaciones de móvil para conocer gente han ido al alza, y aún más en tiempos de pandemia. Y están facilitando otra forma de acercamiento que da paso a nuevas fórmulas de contacto más virtual como «quedar para dar un paseo con distancia social o hacer una videollamada y ver y comentar una película juntos».

Se da pie así a todo con un conocimiento previo que, explica Gracia Vinagre, ya no se producía en nuestra sociedad porque «vivíamos en la inmediatez» y «el conocimiento estaba muy basado en lo físico».

Ahora, con las restricciones y el miedo al contagio, explica la psicóloga que «cuesta más dar el paso de quedar con la persona” y se tiende forzosamente hacia una relación que implica «más trabajo previo y conocer más el entorno de la persona o sus hábitos».

«Ese rollo de una noche, de un día o de una semana», al que la gente se había acostumbrado, añade, «se pospone y volvemos a los preámbulos» ya que «a través de las nuevas tecnologías hemos podido hablar más y saber más sobre la otra persona». Puestos a arriesgar, explica Vinagre , «hagámoslo con la persona adecuada».

El hecho de que ha cambiado la forma de ligar se refleja también en el estudio realizado por la compañía de servicio de citas «online» Meetic, que ha realizado un estudio sobre los obstáculos para conocer gente que los solteros han tenido que sortear a causa de la pandemia.

Este estudio “revela cómo ha cambiado el perfil de las personas que buscan pareja”, según informan fuentes de la compañía al respecto de la publicación del estudio.

Según una investigación interna poscovid realizada por Meetic, el 69 % de los solteros españoles piensa que la situación actual en la que nos encontramos es el peor momento para tener citas y si bien su estado de ánimo era bastante positivo después de salir del primer confinamiento, durante el resto del año su motivación ha caído cinco puntos.

Por Rosabel Tavera

Otros Temas

La Universidad de Elx desarrolla un tomate «Muchamiel» resistente a los virus

Publicado

en

Orihuela (Alicante), 28 jul (EFE).- Una nueva variedad del tradicional y popular tomate ‘Muchamiel’ resistente a los principales virus que merman las cosechas y que ha sido desarrollado por la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche ha comenzado a ser comercializado por una gran cadena de hipermercados.

Cultivado principalmente en Alicante, Almería, Murcia y Valencia, este ‘Muchamiel’ mejorado mantiene las mismas cualidades organolépticas (de aspecto y sabor) que le hacen ser uno de los tomates tradicionales más buscados por los consumidores, y resulta de gran interés para la agricultura ecológica, donde el control de los vectores de los virus es más difícil.

Ha sido desarrollado por ingenieros agrónomos del Centro de Investigación e Innovación Agroalimentaria y Agroambiental (CIAGRO-UMH) en el campus de la pedanía oriolana de Desamparados, donde los investigadores han incorporado genes de resistencia a los tres virus más extendidos en el sureste peninsular.

Estos son el virus del mosaico del tomate (ToMV), el virus del bronceado del tomate (TSWV) y el virus del rizado amarillo del tomate o ‘cuchara’ (TYLCV).

Los genes utilizados proceden de especies silvestres de tomate, y se introdujeron mediante cruzamientos dirigidos, usando el polen del híbrido Anastasia (Seminis).

Este tomate es fácilmente reconocible por su color rojo con hombro verde (la parte más cercana al pedúnculo o ‘rabito’, y es uno de los predilectos por su equilibrio entre dulce y ácido, con textura melosa o fundente (se deshace en la boca) y una piel fina.

Se han cedido semillas a varios agricultores de medio tamaño de Alicante (uno con 4.500 plantas, otro de 1.200 y dos más de 300 y 250) y los primeros frutos de este sabroso tomate ya se han cosechado entre mayo y julio.

Se ha registrado una producción de en torno a las 18 toneladas que se han empezado a comercializar en la cadena Alcampo, mientras que Carrefour ha mostrado interés.

Uno de los responsables del Programa de Mejora, Santiago García Martínez, ha relatado a EFE que se ha logrado un ‘Muchamiel’ blindado contra dos de los tres principales virus que habitualmente esquilman las cosechas de tomate: los denominados ‘mosaico’ y ‘bronceado’, y parcialmente resistente al tercero, al de la ‘cuchara’.

Estos virus provocan que la planta detenga su crecimiento e impiden que el fruto madure, lo que a menudo echa a perder la cosecha e, incluso, puede empujar que el agricultor acabe por abandonar el cultivo.

Tradicionalmente contra los virus que azotan a las plantas no hay métodos curativos eficaces pero sí se puede utilizar métodos preventivos mediante la incorporación de estos denominados ‘genes de resistencia o tolerancia’ procedentes de plantas silvestres de tomate.

Al igual que otros como el tipo ‘De la Pera’, el de ‘Muchamiel’ es una variedad tradicional que no resulta interesante a las grandes compañías de semillas por lo que su mejora para hacerle resistente a las plagas no ha sido objeto de atención hasta que, en 1998, se fijó en él el grupo de Mejora Genética Vegetal dirigido por Juan José Ruiz Martínez (actualmente rector de la universidad ilicitana).

Esa línea se ha seguido hasta la actualidad tras, en 2011, transformarse ese área inicial en el grupo de investigación de Biodiversidad Agrícola y Mejora Genética de Variedades y finalmente en el CIAGRO-UMH, desde comienzos de 2021.

El resultado final ha sido un ‘Muchamiel’ que ha conservado la productividad, el buen cuajado, el aspecto exterior y la calidad interior a partir de una planta de la que se recogen entre 3 y 5 kilos por unidad.

Incluso más si se cultiva injertado en patrones comerciales, pudiendo realizar dos ciclos de cultivo, y por lo tanto dos cosechas al año entre junio y julio, y de septiembre a octubre.

Continuar leyendo