Síguenos

Fallas

Los detalles del primer traje que estrena Consuelo Llobell como Fallera Mayor de València 2020

Publicado

en

La agenda de actos de las nuevas Falleras Mayores de València, Consuelo Llobell y Carla García se intensifican desde su nombramiento hace apenas dos semanas. Este fin de semana les esperaban homenajes, entrega de premios, e incluso, la salida del Medio Maratón València.

El Homenaje a la Real Senyera, que cada año realiza la Agrupación de Fallas del Marítimo, contaba también con la participación de las máximas representantes de la fiesta para 2020, junto a sus Cortes de Honor. Una jornada que se iniciaba con una procesión cívica desde el Mercat del Cabanyal, pasando por diversas calles del Marítimo hasta llegar a las Atarazanas donde se desarrolló el acto central que glosó el historiador Rafael Solaz.

Para un acto tan distinguido, Consuello Llobell estrenaba su primer traje de valenciana desde que fuera proclamada como Fallera Mayor de València.

Imagen: OP

La joven lucía un brocatel del modelo ‘Lazos’ tejido en rojo valentino son seda beige por Compañía Valenciana de la Seda y confeccionado al estilo del siglo XVIII con cuerpo de manga larga por ‘Marián Indumentaria’. Completaba su indumentaria con pañuelo y delantal elaborado en muselina y cadeneta, de Mª Teresa Albuixec, aderezo de Roda y Peinetas de ‘Flor d’Aigua’.

Imagen: Detalle del dibujo del brocatel ‘Lazos’ que luce Consuelo Llobell de Compañía Valenciana de la Seda

Como es habitual, Consuelo confiaba de nuevo su estilismo en Carlos Escribano, quien la peina habitualmente, y en Vicent Borrego para el maquillaje.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fallas

Dos fallas tendrán falleros mayores para romper un estereotipo de género

Publicado

en

Castelló, 17 sep (EFE).- Dos fallas tendrán por primera vez, para marzo de 2022, a sendos falleros mayores, Vicente Llàcer y Víctor Belinchón, que representarán a sus comisiones de barrio en Borriana y Port de Sagunt para romper un estereotipo de género, pues hasta ahora se elegía siempre a una mujer para el reinado en la fiesta valenciana más internacional.

Estos nombramientos también servirán para demostrar que estos cargos representativos dependen de «la ilusión y no del sexo», según afirman los falleros mayores.

Vicente Llàcer, un auxiliar de enfermería de Borriana de 25 años, asegura a EFE que la pasión fallera siempre ha corrido por sus venas y que cree firmemente que «por la cultura se puede avanzar en muchísimas cosas».

Este burrianense, que ha contado con el apoyo y la comprensión de los miembros de su falla, explica que llevaba años «pinchando a los presidentes». «Les decía que me gustaría un montón ser fallero mayor -ha agregado-. Ya desde pequeño tenía ilusión por ser fallero, pero no hubo manera, porque mis padres no pertenecían a ninguna falla, pero cuando tuve 16 años ya entré en una comisión» y ahora, va a ver cumplido su sueño.

Los miembros de su comisión se lo hicieron saber por sorpresa en una cena. «La fallera mayor se arrodilló y sacó una minibanda de fallero mayor y me lo dijeron». Al principio pensó que era broma pero finalmente no lo fue.

Tras la celebración de las fallas de Borriana de este año, que a causa de la pandemia tendrán lugar del 8 al 12 de octubre, Vicente Llàcer será proclamado como fallero mayor para marzo de 2022 junto a una copresidenta y dos copresidentes, y se convertirá en el primero en desempeñar este cargo en la localidad.

Del mismo modo, Víctor Belinchón será el primer hombre en ser fallero mayor en Sagunt, en la falla La Marina, que obtuvo este año el primer premio de Sección Especial en el monumento grande, y lo hará acompañado por una presidenta, una presidenta infantil y una fallera mayor infantil.

Una configuración «atípica» para lo que suele ser habitual en las fallas valencianas pero que responde, según Belinchón a «una progresión natural», aunque reconoce que «al ser los primeros suena mucho».

Este calderero de 50 años del Port de Sagunt explica que el cargo de fallero mayor «es representativo», mientras que el de presidente es más de gestión, y dado que cada falla, como asociación cultural, tiene su propio régimen interno «no hay nada que lo impida».

«Queda mucho por hacer», añade Víctor Belinchón, como el lenguaje inclusivo en las fiestas, y destaca que cosas como que los hombres puedan ser falleros mayores «años atrás ni estaban planteadas», pero recuerda que en su propia falla ya fueron pioneros y tuvieron «la primera presidenta en el año 1990».

Rosabel Tavera

Continuar leyendo