Síguenos

Otros Temas

Los flamencos llevan 2 meses destrozando campos enteros de arroz en l’Albufera

Publicado

en

Valencia, 11 ago (EFE).- La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha denunciado que en los últimos años ha aumentado la presencial de flamencos en la zona de l’Albufera, desde el lago hasta las zonas productoras de arroz próximas a las poblaciones, lo que ha provocado grandes pérdidas económicas a los agricultores.

La organización agraria ha informado que los flamencos se han unido recientemente a otras poblaciones de fauna salvaje, sobre todo especies de patos, que causan graves perjuicios en los arrozales del parque y según sus estimaciones, las pérdidas económicas provocadas por la avifauna en el cultivo del arroz ha alcanzado los 400.000 euros en campañas anteriores.

El delegado de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) en Sollana, José Felip, es uno de los numerosos arroceros afectados y ha contado que desde que sembró el arroz, «hay bandadas de flamencos que continuamente pisotean y destrozan las plantas».

«Tengo parcelas con daños desde el 30 % hasta incluso toda la producción de arroz perdida a causa de estos animales y me he cansado de replantar porque sé que van a volver», ha resaltado.

Felip ha lamentado que «en estos dos meses de campaña solo he recibido la visita de técnicos de Agroseguro, que tomaron nota pero no me confirmarán hasta la siega si los daños estarán cubiertos por el seguro».

«Hasta ahora todo han sido pegas y nunca me han pagado ninguna indemnización por este tipo de riesgo, y en cuanto a la gente del parque natural o de las administraciones con competencias en este paraje protegido, nadie se ha preocupado por el problema», ha criticado.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, ha explicado al respecto que «toda la sociedad, empezando por los propios agricultores, defendemos la preservación de los flamencos y el resto de la fauna y flora en esta joya medioambiental que es la Albufera, situada además a las puertas de València».

«Lo que ponemos en duda, sin embargo, es que sean los arroceros afectados los que paguen de su bolsillo el cuidado de estas especies que disfrutamos todos. ¿Por qué el agricultor ha de hacerse cargo económicamente de esta responsabilidad social? ¿Por qué ha de perder su cosecha sin que se le compense por ello?», ha añadido Aguado.

En este sentido, AVA-ASAJA ha exigido una profunda revisión del seguro agrario con el objeto de que la cobertura del mismo incluya todos los siniestros causados por la fauna salvaje, ya que en la mayoría de los casos las limitaciones establecidas no permiten acceder a ningún tipo de indemnización económica por el estado fenológico de la planta y la superficie afectada.

Asimismo, la asociación ha reclamado a las administraciones responsables del mantenimiento del parque natural de La Albufera compensaciones para los agricultores afectados en función de los daños sufridos.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros Temas

De rescatar una ballena a salvar un bebé atragantado: el verano de la Cruz Roja en las playas valencianas

Publicado

en

(EFE).- El rescate de una ballena de 50 toneladas y 18 metros de longitud y el de un bebé de un año que se había atragantado con un cubito de hielo son algunas de las 34.979 asistencias sanitarias y sociales que Cruz Roja ha realizado este verano en las playas de la Comunitat Valenciana.

En el medio centenar de playas que ha estado presentes, los socorristas de la Cruz Roja han realizado 583 rescates, de los que 463 fueron en playas de la provincia de Alicante (22.708 asistencias en total) y 120 en las de Valencia (12.271 asistencias en total).

En el conjunto del país, Cruz Roja ha realizado entre el 21 de junio y el 15 de septiembre 55.453 atenciones que van desde primeros auxilios en caso de pequeños accidentes, localizar menores perdidos, facilitar el baño a personas con discapacidad o mayores a tareas de salvamento en el agua.

La organización ha desplegado sus recursos en 248 playas de la península y las islas con más de 1.000 personas que han localizado a 613 personas y han ayudado a que 21.886 personas con discapacidad o movilidad reducida pudieran disfrutar del baño adaptado.

La mayor parte de las asistencias sanitarias (32.954) de esta temporada en las playas están relacionadas con picaduras, esguinces, luxaciones y otras curas.

Desde las playas de la Comunitat, donde ha habido un despliegue diario de 270 profesionales, se han realizado 293 traslados a centros hospitalarios -157 en Alicante y 136 en Valencia- y han localizado a 165 menores extraviados -101 en playas alicantinas y 64 en las valencianas-.

La labor ha sido posible gracias a acuerdos con doce ayuntamientos, los alicantinos de Xàbia, Dénia, Santa Pola y Guardamar del Segura y los valencianos de Bellreguard, Daimús, Gandia, Guardamar de la Safor, Miramar, Oliva, Sueca y València.

Entre los rescates de este verano, según Cruz Roja, ha habido uno «tan inusual como atípico», el de una ballena de 50 toneladas y 18 metros de longitud que quedó atrapada en el Real Club Náutico de València y a la que consiguieron devolver a mar abierto.

Además, durante el mes de agosto una bebé de un año se atragantó de manera accidental con un cubito de hielo en la playa de Santa Pola y fue socorrida por el personal de Cruz Roja, que le practicó la maniobra de Heimlich y consiguió que lo expulsara y su reanimación.

Pero los socorristas también asumen una labor de concienciación con mensajes preventivos a pie de arena: este verano con más de 350.000 recomendaciones en toda España para evitar golpes de calor, cortes de digestión o lesiones producidas por los animales marinos.

«Aunque la parte de rescate parece más importante, la prevención es esencial», destaca el responsable del programa de playas, Miguel Ángel Sánchez, que asegura que sin esta prevención habría el doble de situaciones de riesgo y se atendería al doble de personas.

Las playas de Chiclana, Dénia, València, Cádiz, Santander, Tenerife, Las Palmas y Torremolinos han contado con un proyecto de colaboración en el que las personas con movilidad reducida o dependencia y sus familias han podido disfrutar con más seguridad en espacios especiales con sillas anfibia, muletas y andadores, además de espacio para ejercicio y zonas de masajes y actividades.

También el componente medioambiental forma parte de la intervención de Cruz Roja: la sensibilización a la población y la movilización de recursos para la recogida de plásticos y limpieza de playas son otras de las acciones destacadas en el dispositivo.

La organización ha contado esta temporada con drones de última generación para localizar objetos flotantes, manchas de contaminación o posibles personas con necesidad de ayuda en el agua, así como con el dispositivo de control remoto acuático de salvamento (CRAS), que permite rescatar a las víctimas acercándolas hasta la orilla y que «es ideal en zonas de alto peligro».

Continuar leyendo