Síguenos

Otros Temas

Los pisos con piscina son un 54,4 % más caros que el resto

Publicado

en

piscina piso
Una persona se baña en una piscina comunitaria en Valencia. Archivo/EFE/Biel Aliño

Madrid/València, 13 ago (EFECOM).- Comprar un piso que disponga de piscina en la Comunitat Valenciana es un 54,4 % más caro que adquirirlo sin ella, según un estudio publicado este viernes por el portal inmobiliario Idealista sobre el precio de este tipo de inmuebles, que suponen el 19,6 % de su actual oferta en venta.

En España es, de media, cerca de un 37 % más y es Andalucía la comunidad en la que la diferencia entre las viviendas que se venden con piscina y las que no es mayor, ya que su precio es el 64,4 % superior. Le siguen la Comunitad Valenciana, Canarias (el 52 %) y Extremadura (el 51,2 %).

Por detrás se encuentran Asturias, donde los inmuebles con este tipo de instalaciones son un 42,4 % más caras, y Aragón, un 40 % más; sin embargo, en la Comunidad de Madrid, la diferencia se reduce al 3 %, seguida por Cantabria (un 16,6 %), y Navarra (un 17,7 %).

Andalucía es también, a su vez, la comunidad en la que existe el mayor porcentaje de viviendas con piscina en el mercado, un 31,7 %, seguida de Canarias, donde representan el 29,2 %, y Baleares, el 28,6 %.

Por debajo están la Comunitat Valenciana, en la que el número llega al 27,5 %; La Rioja, en el 22,3 %; y Madrid, el 21,5 %.

Por el contrario, País Vasco (1,5 %), Navarra (2 %), Asturias (2,6 %) y Galicia (4,3 %) son las regiones en las que viviendas con piscina son menos frecuentes.

En total, en España, «uno de cada cinco pisos a la venta cuenta con esa comodidad», añade idealista.

POR CAPITALES

Las diferencias de precios entre viviendas con piscina y las que no la tienen varían también según las capitales.

La mayor se encuentra en Lérida, donde los precios varían el 62,5 %, junto con Burgos (el 60,3 %), y Barcelona (el 58,8 %).

En cambio, Madrid es la capital con menor diferencia de precios, con un sobreprecio del 6,8 %, un comportamiento que desde el portal atribuyen a la capacidad que ha tenido la ciudad en los últimos años de crear nuevos desarrollos urbanísticos con zonas comunes.

A Madrid le siguen Guadalajara, donde los pisos con piscina son «sólo» un 7 % más caros; San Sebastián (un 7,2 %), Murcia (un 8,2 %), y Sevilla (un 13,3 %).

Otros Temas

De rescatar una ballena a salvar un bebé atragantado: el verano de la Cruz Roja en las playas valencianas

Publicado

en

(EFE).- El rescate de una ballena de 50 toneladas y 18 metros de longitud y el de un bebé de un año que se había atragantado con un cubito de hielo son algunas de las 34.979 asistencias sanitarias y sociales que Cruz Roja ha realizado este verano en las playas de la Comunitat Valenciana.

En el medio centenar de playas que ha estado presentes, los socorristas de la Cruz Roja han realizado 583 rescates, de los que 463 fueron en playas de la provincia de Alicante (22.708 asistencias en total) y 120 en las de Valencia (12.271 asistencias en total).

En el conjunto del país, Cruz Roja ha realizado entre el 21 de junio y el 15 de septiembre 55.453 atenciones que van desde primeros auxilios en caso de pequeños accidentes, localizar menores perdidos, facilitar el baño a personas con discapacidad o mayores a tareas de salvamento en el agua.

La organización ha desplegado sus recursos en 248 playas de la península y las islas con más de 1.000 personas que han localizado a 613 personas y han ayudado a que 21.886 personas con discapacidad o movilidad reducida pudieran disfrutar del baño adaptado.

La mayor parte de las asistencias sanitarias (32.954) de esta temporada en las playas están relacionadas con picaduras, esguinces, luxaciones y otras curas.

Desde las playas de la Comunitat, donde ha habido un despliegue diario de 270 profesionales, se han realizado 293 traslados a centros hospitalarios -157 en Alicante y 136 en Valencia- y han localizado a 165 menores extraviados -101 en playas alicantinas y 64 en las valencianas-.

La labor ha sido posible gracias a acuerdos con doce ayuntamientos, los alicantinos de Xàbia, Dénia, Santa Pola y Guardamar del Segura y los valencianos de Bellreguard, Daimús, Gandia, Guardamar de la Safor, Miramar, Oliva, Sueca y València.

Entre los rescates de este verano, según Cruz Roja, ha habido uno «tan inusual como atípico», el de una ballena de 50 toneladas y 18 metros de longitud que quedó atrapada en el Real Club Náutico de València y a la que consiguieron devolver a mar abierto.

Además, durante el mes de agosto una bebé de un año se atragantó de manera accidental con un cubito de hielo en la playa de Santa Pola y fue socorrida por el personal de Cruz Roja, que le practicó la maniobra de Heimlich y consiguió que lo expulsara y su reanimación.

Pero los socorristas también asumen una labor de concienciación con mensajes preventivos a pie de arena: este verano con más de 350.000 recomendaciones en toda España para evitar golpes de calor, cortes de digestión o lesiones producidas por los animales marinos.

«Aunque la parte de rescate parece más importante, la prevención es esencial», destaca el responsable del programa de playas, Miguel Ángel Sánchez, que asegura que sin esta prevención habría el doble de situaciones de riesgo y se atendería al doble de personas.

Las playas de Chiclana, Dénia, València, Cádiz, Santander, Tenerife, Las Palmas y Torremolinos han contado con un proyecto de colaboración en el que las personas con movilidad reducida o dependencia y sus familias han podido disfrutar con más seguridad en espacios especiales con sillas anfibia, muletas y andadores, además de espacio para ejercicio y zonas de masajes y actividades.

También el componente medioambiental forma parte de la intervención de Cruz Roja: la sensibilización a la población y la movilización de recursos para la recogida de plásticos y limpieza de playas son otras de las acciones destacadas en el dispositivo.

La organización ha contado esta temporada con drones de última generación para localizar objetos flotantes, manchas de contaminación o posibles personas con necesidad de ayuda en el agua, así como con el dispositivo de control remoto acuático de salvamento (CRAS), que permite rescatar a las víctimas acercándolas hasta la orilla y que «es ideal en zonas de alto peligro».

Continuar leyendo