Síguenos

Cultura

Descubre los secretos de Rodrigo Botet, la «plaza de los patos»

Publicado

en

plaza de los patos

A veces recorriendo el callejero de València descubrimos que hay calles que no existen. Lugares que conocemos más por el nombre popular que por el verdadero. Y eso es precisamente lo que le sucede a uno de los rincones más hermosos de la capital del Turia.

¿Cuántas plazas de los patos hay València? Muchas, pero ninguna de ellas recibe oficialmente dicho nombre. Una es la plaza san Vicente Ferrer, justo a medio camino de la calle del Mar, en la que destaca una estatua del santo. Pero hoy hablaremos de «otra» plaza de los patos, la plaza de Rodrigo Botet.

Situadas bajo cuatro plátanos de sombra, embelesando con el rumor de sus surtidores, se encuentran las hijas del Cielo y la Aurora, la fuente de las Tres Gracias con sus atributos musicales, el mirto y la rosa.

La fuente de las representantes de la Gracia, la Belleza y la Fertilidad, hechas de hierro colado, recibieron pronto el sobrenombre por el que se le conoce popularmente al lugar, la de los patos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bodas reales, Academia…

Levantada en 1909 en el centro de la misma no fue siempre ese su sitio ya que anteriormente estuvo en la plaza de las Barcas, donde ahora comienza la calle del Pintor Sorolla. Pero este enclave decimonónico guarda siglos de historia ya casi olvidada y borrada por el paso de los años. Nadie que camine por la plaza podría imaginar que allí mismo se celebraron en el S.XV las bodas reales de Alfonso el Magnánimo con María de Castilla.

Porque la que fuera conocida históricamente “Plaza de San Jorge” fue lugar de nobles y reyes. Recibía ese nombre ya que allí se encontraba la puerta principal de la iglesia y el colegio, fundados por los caballeros de la Orden de San Jorge de Alfama y Nuestra Señora de Montesa en el año 1324.

Allí los caballeros del Centenar de la Ploma, quienes tenían la importante misión de custodiar la bandera del Reino en las escaramuzas militares, celebraban ceremonias religiosas en honor a la conocida como Virgen de las Batallas.

Pocos son los que recuerdan que en esa plaza se alzaba el palacio de los Vilaragut, familia noble de linaje próximo a los monarcas valencianos desde Jaime I el Conquistador. El edificio tenía un pasaje secreto que comunicaba directamente con la iglesia de la Orden.

Pero ningún soldado o caballero puede luchar contra el tiempo, y éste fue el culpable del deterioro del palacio de los Vilaragut que vio como se convertiría muchos años más tarde en sede de un banco, del Ateneo mercantil, del Frente de Juventudes y de la Academia Castellano.

En este centro de enseñanza los jóvenes de la década de los años 30 del siglo XX y la posguerra estudiaban el bachillerato para ingresar en la Universidad mientras las chicas aprendían cultura general, mecanografía y taquigrafía para poder ser secretaria de algún empresario o industrial de la época.

Academia Castellano finales los 40. foto: http://academianau.blogspot.com/

Primer hotel de cuatro estrellas

Pero como decíamos, el tiempo pudo con el palacio que fue derruido levantándose en su lugar el primer hotel de cuatro estrellas, el Astoria.

De hecho, a la plaza también se le conoció como la plaza del Astoria. En 1955 se colocó la primera piedra en el solar de la Academia. De los Vilaragut quedó tan solo el rótulo de una calle que va a la plaza.

Y la historia dio paso a otra historias como las que acogió en su interior el lujoso y popular hotel.

Bodas, intelectuales, actores, actrices, famosos, toreros y un largo etcétera dieron vida a las paredes del antiguo Astoria, quien ahora también ha pasado a la historia para acoger otro lujoso hotel, uno de cinco estrellas, el Only You.

Edificio Aznar. Foto: Hugo Román

 

Rodeada de fincas del XIX y comienzos del XX, entre las que destaca la hermosa fachada modernista del edificio Aznar, la historia y los años pasan, pero allí permanece la fuente de los patos .

¿Cuál es su nombre realmente? Su nombre oficial es el de fuente de “las tres ninfas”.

Si buscamos en el callejero o en el navegador la plaza de los patos no lograremos dar con esa plaza, ya que no existe.

Solamente lo hace con ese nombre en el imaginario colectivo. Y a pesar del tiempo todavía se encuentra ahí, en el mismo lugar, con su bella y sonora fuente, aguardando a todo aquel que busque un poco de paz en medio de nuestra viva ciudad.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

La ópera llega a la Filmoteca

Publicado

en

La ópera llega a la Filmoteca

El Institut Valencià de Cultura y Les Arts presentan en la Filmoteca de València, el martes 31 de enero, a las 18 horas, ‘Padre padrone’ (1977) de los hermanos Paolo y Vittorio Taviani. La película podrá volver a verse el jueves 2 de febrero, a las 20 horas.

Estas dos proyecciones coinciden con el fin de las representaciones de la ópera ‘Jenůfa’ de Leoš Janáček, que ha estado en cartel en Les Arts del 19 al 29 de enero, bajo la dirección musical del valenciano Gustavo Gimeno y la dirección escénica de la inglesa Katie Mitchell.

Protagonizada por Omero Antonutti y Saverio Marconi, ‘Padre padrone’ narra la historia de Gavino, un niño que vive durante la década de los cuarenta en las montañas de Cerdeña con su padre, un pastor de carácter autoritario que le obliga a trabajar y le impide ir a la escuela y tener amigos. Cuando se marcha del pueblo para hacer el servicio militar, Gavino comienza a estudiar y a adquirir toda la cultura que su padre le había negado.

Basada en la autobiografía del escritor y lingüista italiano Gavino Ledda (Cerdeña, 1938), ‘Padre padrone’ ganó la Palma de Oro y el Premio de la Crítica Internacional FIPRESCI en el Festival de Cannes de 1977.

El técnico del     Departamento de Dramaturgia del Palau de Les Arts, Anselmo Alonso Soriano, resume así el vínculo entre la ópera de Leoš Janáček y la película de los hermanos Taviani:

“‘Jenůfa’ y ‘Padre padrone’ muestran, desde la diversidad de sus lenguajes formales, una misma sociedad violenta y miserable, habitada por sus héroes y sus bandidos, cincelados y coloreados por los tintes de la sangre, la amargura, la desesperanza y, muy a lo lejos, luces de cierta esperanza que penetran en una
vida sin esperanza donde lengua —el habla vernácula del checo rural y el sardo, respectivamente— y corazón han hecho un nudo de raíces difícilmente superable”.

Les Arts en La Filmoteca

El ciclo ‘Les Arts en La Filmoteca’ presenta grandes clásicos del cine que están inspirados o mantienen conexiones con óperas o espectáculos musicales programados por el coliseo valenciano. Tras ‘La vida bohemia’, La Filmoteca de València tiene programados cuatro grandes clásicos del cine con motivo de las representaciones previstas en Les Arts para la temporada 2022-2023.

Tras la proyección de ‘Padre padrone’, el 3 y el 9 de marzo, La Filmoteca presenta ‘Don Giovanni’ (1979), dirigida por Joseph Losey, con motivo de las cuatro representaciones que tendrán lugar en Les Arts, entre el 2 y el 12 de marzo, de la ópera ‘Don Giovanni’ (1787) de Wolfgang Amadeus Mozart.

El 15 y 18 de abril, se proyectará ‘Melancolía’ (2011), de Lars von Trier, con motivo de las cuatro representaciones en Les Arts, entre el 20 y el 29 de marzo, de la ópera ‘Tristan und Isolde’ (1865) de Richard Wagner.

Finalmente, La Filmoteca proyectará en junio ‘La venganza de don Mendo’ (1961), de Fernando Fernán Gómez, con motivo de las cinco representaciones en Les Arts, entre el 7 y el 18 de junio, de ‘Ernani’ (1844) de Giuseppe Verdi.

Filmoteca programa el ciclo ‘Nosferatu’

Cultura, a través del Institut Valencià de Cultura,  presenta en la Filmoteca de València un ciclo sobre cine polar francés que se podrá ver a lo largo de todo 2023.

Un año más, la Filmoteca programa el ciclo ‘Nosferatu’, organizado por Donostia Kultura, Filmoteca Vasca y el Festival de San Sebastián, con la colaboración de Tabakalera y el Institut Valencià de Cultura. La edición de este ciclo en 2023 propone un recorrido histórico por el cine negro producido en Francia, el denominado polar, desde el período mudo hasta los años ochenta.

El ciclo está acompañado por la publicación del libro colectivo ‘El cine polar francés (1933-1982)’, número 19 de la colección ‘Nosferatu’, coordinado por Antonio José Navarro. En la edición de esta monografía también participa el Institut Valencià de Cultura.

El ciclo se inicia el sábado 21 de enero, a las 20.30 horas, con la proyección del clásico del cine mudo ‘Fantomas: A la sombra de la guillotina’ (1913), de Louis Feuillade. Con una duración de 54 minutos, se trata de la primera entrega de una serie de cinco películas que dirigió Feuillade entre 1913 y 1914 sobre el mítico criminal del popular folletín policíaco escrito por Marcel Allain y Pierre Souvestre.

El prolífico Louis Feuillade es también el director del mítico serial ‘Los vampiros’ (1915-1916), al que rinde homenaje Olivier Assayas tanto en la película francesa ‘Irma Vep’ (1996) como en la miniserie homónima norteamericana protagonizada por Alicia Vikander y estrenada en HBO en 2022.

Como complemento a ‘Fantomas: A la sombra de la guillotina’, la Filmoteca proyecta en la misma sesión ‘Ménilmontant’ (1926), del ruso Dimitri Kirsanoff, una película de 38 minutos sin diálogos ni intertítulos explicativos sobre la trágica vida de dos pobres huérfanas en París que ha sido considerada como precursora del realismo poético francés y del neorrealismo italiano. Este programa doble podrá volver a verse el domingo 22 de enero, a las 18 horas.

El sábado 28 de enero, a las 18 horas, y el domingo 29 de enero, a las 20 horas, la Filmoteca proyecta ‘La golfa’ (1931), dirigida por Jean Renoir y protagonizada por Michel Simon y Janie Marèze. En su segunda película sonora, Renoir narra la historia de un honrado cajero que se enamora perdidamente de una prostituta. Aunque ella no le corresponde, él estará dispuesto a hacer cualquier cosa por ella.

‘La golfa’ marcó un cambio en la obra de Renoir y supuso el inicio de su  periodo realista. También sirvió de inspiración para que Fritz Lang dirigiera años después en Estados Unidos el ‘remake’ ‘Perversidad’ (1945).

Durante el mes de febrero, la Filmoteca proyectará ‘La tête d’un homme’ (1933), de Julien Duvivier; ‘Le dernier tournant’ (1939), de Pierre Chenal; ‘El cuervo’ (1943), de Henri-Georges Clouzot, y ‘Cita con la muerte’ (1953), de Bernard Borderie.

Durante el mes de marzo y hasta principios de abril, la Filmoteca ha programado ‘No tocar la pasta’ (1954), de Jacques Becker; ‘El comisario Maigret’ (1958), de Jean Delannoy; ‘Des femmes disparaissent’ (1959), de Édouard Molinaro; ‘Les yeux cernés’ (1964), de Robert Hossein, y ‘Los raíles del crimen’ (1965), de Constantin Costa-Gavras.

Continuar leyendo