Síguenos

Deportes

Más de cinco mil valencianistas piden a Peter Lim que se vaya

Publicado

en

Más de cinco mil personas se han manifestado este sábado por las calles de València con una pancarta en la que aseguraba que “el futur és nostre” -el futuro es nuestro- y han llenado la Avenida de Suecia, frente a Mestalla, para mostrar su desencanto y oposición a la gestión del máximo accionista, Peter Lim.

La desafección del club hacia sus aficionados, la marcha del equipo, que pelea por mantener la categoría, el rumbo del filial, que ha descendido a la quinta categoría del fútbol español, o la incierta situación del futuro estadio, cuyas obras no se han reanudado desde que Meriton es el máximo accionista pese a haberse comprometido a ello, han sido las causas principales de la concentración, convocada por Libertad VCF y la Curva Nord.

Los aledaños de Mestalla fue el punto final de la manifestación y donde se congregaron algo más de cinco mil aficionados que, ataviados de camisetas y bufandas, cantaron “Peter, vete ya”, “Libertad” o que el club no era un negocio.

“Lim, your horror show is over. Take your puppets and go far away” (Lim, tu show del horror está acabado. Coge tus mascotas y vete muy lejos), era una de las pancartas que algunos simpatizantes del club portaban, complementadas por otras como “a football club is not a business” (un club de fútbol no es un negocio).

Por su parte, el colectivo de Últimes Vesprades a Mestalla recordó al expresidente del club Arturo Tuzón con una pancarta en la que se podía leer que el València debía ser “lo que los valencianos quieran que sea” tras las declaraciones de Peter Lim este viernes en el Financial Times.

Lim aseguró en dicha entrevista tener “algo de compasión» por los aficionados, así como que “las cosas más pequeñas son las que dan los dolores de cabeza más grandes», unas declaraciones que por primera vez han encontrado respuesta en la figura del expresidente del club Amadeo Salvo, quien contribuyó de manera decisiva a la llegada del magnate asiático al club, y que acusó a Lim de haberles engañado, de menospreciar al club y su afición, así como de una nefasta gestión.

Tras pasear desde la plaza Zaragoza hasta Mestalla, unos pocos pretendieron invadir el estadio, tal y como hicieron hace una semana aficionados del Manchester United, aunque tanto miembros de Libertad VCF como de la Curva Nord impidieron que se llevara a cabo.

La concentración, apoyada por multitud de colectivos representativos del Valencia CF, como Desde Torino a Mestalla, la Agrupación de Peñas o Ciberche, es la segunda de estas marchas, que ya tuvieron un inicio durante el verano, cuando más de un millar de personas se agolparon frente a Mestalla y simularon un velatorio por el club tras la salida de jugadores importantes del club.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deportes

Eurobasket València: «El partido del miedo» puede abrir hoy la puerta de las medallas a España

Publicado

en

Lluís Sanchis.- Era un cruce esperado en semifinales. España y Serbia son sospechosas habituales en las rondas nobles de la competiciones internacionales, pero el debut con el pie cambiado de la selección en este Eurobasket de València la obliga a cruzarse con las serbias un pasito antes, en los cuartos de final.

«El partido del miedo», como le gusta llamarlo al seleccionador español Lucas Mondeo, el que te deja fuera o te abre la puerta a la ilusión de luchar por las medallas, se juega esta noche a partir de las 21:00 h en el pabellón de La Fonteta de Sant Lluís. Será el octavo enfrentamiento entre ambas selecciones y los precedentes no pueden ser más favorables para España, que domina por un contundente 7 a 0.

Pero Serbia es Serbia y estamos hablando de baloncesto. Las balcánicas, una de las grandes favoritas a priori de este Eurobasket, tienen de todo: ataque (86 puntos por partido, el segundo mejor del campeonato), intimidación y esa especie de «anarquía controlada» en su juego que acaba desquiciando al rival. «No nos vamos a engañar. Serbia era uno de los rivales al que no nos apetecía enfrentarnos», reconocía la capitana Laia Palau.

El equipo que entrena Marina Maljkovic (sí, la hija del mítico Boza), que ha vuelto a la dirección después del paréntesis  entre 2017 y 2019, cuenta además con una dosis extra de veteranía. Como explicaba ayer Lucas Mondeo, «querrán morir matando porque es el último baile de algunas». A la cabeza de las últimas «bailarinas», la líder suprema en pista, Sonja Vasic, que ya ha anunciado su retirada para después de los Juegos de Tokio. Y como siempre, como buen equipo balcánico, un tiro exterior temible: cuidado con Vasic, pero también con Sasa Cadjo (entre las dos, un tremendo 66,7% de acierto en los triples) y con la nacionalizada Yvonne Anderson, vieja conocida del València Basket.

Pero es precisamente esa veteranía de las serbias la que puede inclinar la balanza a favor de España, un equipo que se caracteriza por tener siempre una marcha más que las rivales. La selección trabaja siempre de atrás hacia delante, asentándose primero en una defensa con contantes ayudas, que alterna zona e individual y sorprende con presiones en toda la pista. Después del tropezón en el partido inicial contra Bielorrusia, la españolas han vuelto a ser esa máquina de agotar al rival que tantas alegrías ha dado.

Además, esta España también se ha reiventado en ataque. «Hay que atacar el ataque», como le gusta decir a Mondelo. Marca de la casa era la buena circulación de balón, que se mantiene en este Eurobasket: 23 asistencias por partido, el equipo que más «alimenta» a sus jugadoras para anotar. Pero la selección ha añadido durante el campeonato un arma con la que hasta ahora no se contaba: el tiro exterior. Su 42,9% de acierto (30 de 70) es el mejor de todos los equipos en competición. María Conde y Mayte Cazorla, con 10 de 18 entre las dos, han justificado de sobra su presencia.

La exigencia física a la que España obliga a las rivales, tanto en defensa como en ataque, puede hacer el partido muy largo para Serbia. Pero, como señalaba Mondelo, «va a ser no sólo un partido de carga táctica y talento individual, sino de fortaleza mental». «Ellos juegan mucho un caos controlado por su talento. Provocan muchas pérdidas y descolocan mucho al rival. Están acostumbradas mucho a este juego» añadía el seleccionador, que dejaba otra advertencia: «Son muy duras, el arbitraje tendrá mucho que decir porque juegan al límite, como no puede ser de otra manera».

«El partido del miedo», el cruce de cuartos, el que deja al vencedor en el camino a las medallas, es especialmente duro con el perdedor, que deberá todavía luchar por el objetivo de quedar entre las seis primeros y acceder así a los torneos de clasificación para el Mundial de Australia del próximo año.

 

 

Continuar leyendo