Síguenos

Salud y Bienestar

¿Por qué dormimos peor en Navidad?

Publicado

en

Por qué dormimos peor en Navidad
PEXELS

Con estas fiestas, llegan los regalos, las cenas entre amigos y familiares que pueden convertirse en nuestras peores pesadillas y muchos se preguntan ¿por qué dormimos peor en Navidad?

Porque son muchos los que durante estas fechas del año ven alterados sus patrones de sueño.Porque en Navidad es normal que se duerma peor. Y los expertos avalan este comportamiento por una serie de razones. Estas son sus recomendaciones para que estas fechas puedas descansar bien.

En invierno dormimos más

Esto se debe a los ritmos circadianos, responsables de que queramos estar más activos durante las horas de sol y deseemos  descansar de noche. Como anochece antes, preferimos quedarnos en casa más tiempo, solemos ir a la cama más temprano y tendemos a dormir más horas, pero eso no es sinónimo de dormir mejor y la calidad del sueño de hecho es peor. ¿El motivo? La Navidad puede ser uno de ellos. «La temporada de invierno y, en particular, la Navidad, conlleva cambios en nuestros patrones de sueño y es importante que durmamos entre siete y nueve horas diarias», explica Verena Senn, neurobióloga y Jefa del Sueño de Emma The Sleep Company, empresa dedicada a la fabricación de colchones y accesorios para el descanso.

¿Es malo dormir menos horas?

Es la gran duda ¿Qué sucede si no dormimos las horas que tocan? «En este caso, la cantidad de sueño REM (el más profundo) disminuye y puede producirse un rebote de REM durante las noches señaladas; es decir, el sueño REM comienza mucho antes las noches siguientes y dura más de lo habitual. Las personas que han experimentado el rebote REM registran un número mayor de sueños y más intensos«, señala la experta, quien no da demasiada importancia a este fenómeno.

¿Por qué dormimos peor en Navidad?

Las Navidades alteran nuestro día a día debido a nuevas actividades que se producen en nuestra vida y esto se ve reflejado en nuestros patrones de sueño. El dormir se convierte en algo secundario, priorizamos acudir a cenas o encuentros con amigos y seres queridos lo que implica sacrificar nuestra hora de dormir, especialmente en Nochebuena y Nochevieja, las dos noches donde trasnochar es más habitual.

Además como todos sabemos la Navidad cambia por completo nuestra dieta con copiosas comidas o cenas, la planificación de menús, compras, cocina, labores domésticas que alteran nuestra rutina habitual. Esto supone para muchos una mayor ansiedad, lo que se traduce en una subida de adrenalina y de otras hormonas involucradas en el estrés, como el cortisol.

Pero, la pregunta es: ¿Cómo podemos dormir mejor en Navidad? ¿Cuáles son las recomendaciones de los experto?

  • Aprovecha al máximo la luz del día al aire libre cuando hagas tus compras o salgas a pasear en invierno. Cuando estés en casa o en tu oficina, siéntate cerca de una ventana orientada al sol cuando puedas.
  • Intenta mantenerte activo y haz deporte durante el día. Ir en bicicleta o andando al trabajo, salir a correr por la tarde o hacer aeróbic en casa te darán energía extra para aguantar el maratón navideño.
  • Mantén en la habitación una temperatura ambiente de 18 °C, ideal para dormir bien. Abre las ventanas y ventila la habitación durante un par de minutos al despertar y antes de dormirte.
  • Evita luz brillante y dispositivos electrónicos en la habitación.
  • Trata de no llegar a Navidad con un déficit de sueño. Compensa las horas perdidas acostándote más temprano o una siesta de 30 minutos entre el mediodías y las 16.00 horas.
  • No irse a la cama nada más comer. Mejor no dormir durante al menos las dos o tres horas después de comer. Tampoco te eches la siesta justo después de haber comido y bebido mucho. Así evitaremos una mala digestión y una peor calidad del sueño.
  • Intenta comer entre dos y tres horas antes de dormir para que el organismo pueda hacer la digestión y durante la noche el cuerpo pueda desprenderse de toxinas y desechos metabólicos.
  • Limita el consumo de alimentos como el queso, rico en tiramina, que induce la producción de noradrenalina, un estimulante para nuestro cerebro.
  • Reduce la ingesta de dulces, que provocan una subida de los niveles de azúcar en sangre, pero luego caen en picado mientras duermes. Como consecuencia, las glándulas suprarrenales se activan ante la alerta de emergencia, lo que, a su vez, aumenta los niveles de cortisol y puede despertar al cuerpo del sueño.
  • Evita tomar cafeína. El café interfiere en los ritmos circadianos de la melatonina, retrasando el inicio del sueño si se consume cerca de la hora de acostarse.
  • Reducir el consumo de alcohol. Las bebidas alcohólicas perjudican el sueño REM, provocando que te despiertes después de unas horas de sueño y dificultando que te vuelvas a quedar dormido. Y claro en estas fechas su consumo aumenta.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

Pistachos: el fruto seco que protege contra el cáncer

Publicado

en

Pistachos cáncer
PEXELS

Los pistachos son frutos secos que contienen una variedad de nutrientes beneficiosos para la salud, como grasas saludables, proteínas, fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales. Algunos estudios han investigado los posibles beneficios de los pistachos en relación con la prevención del cáncer, pero es importante tener en cuenta que la investigación en esta área está en curso y que los resultados son preliminares.

Aquí hay algunos aspectos relacionados con los pistachos y su potencial papel en la prevención del cáncer, según algunos estudios:

  1. Antioxidantes: Los pistachos contienen antioxidantes, como la vitamina E y los polifenoles, que pueden ayudar a neutralizar los radicales libres en el cuerpo. Los radicales libres pueden contribuir al daño celular y aumentar el riesgo de cáncer. Los antioxidantes pueden ayudar a combatir este daño.
  2. Fitoquímicos: Los pistachos también contienen fitoquímicos, que son compuestos vegetales que han mostrado tener propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Estos compuestos pueden desempeñar un papel en la prevención del cáncer.
  3. Fibra: La fibra presente en los pistachos puede contribuir a la salud digestiva y se ha sugerido que una dieta rica en fibra puede estar asociada con un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer, especialmente el colorrectal.
  4. Grasas saludables: Los pistachos son ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que son consideradas grasas saludables. Estas grasas pueden tener efectos beneficiosos para la salud cardiovascular y podrían tener implicaciones en la prevención del cáncer.

Es importante señalar que, si bien hay indicios de que los pistachos y otros frutos secos pueden tener beneficios para la salud, no deben considerarse como una cura o tratamiento para el cáncer. La prevención del cáncer implica una combinación de factores, incluyendo una dieta equilibrada, actividad física regular, evitación de factores de riesgo conocidos y exámenes médicos regulares.

¿Cuántos pistachos se pueden comer al día?

La cantidad de pistachos que se puede comer al día puede variar según las necesidades nutricionales individuales, la salud general y los objetivos de cada persona. Sin embargo, hay algunas pautas generales que puedes tener en cuenta.

Los pistachos son una fuente nutritiva de grasas saludables, proteínas, fibra, vitaminas y minerales, pero también son relativamente densos en calorías. Una porción típica de pistachos es de aproximadamente 28 gramos, que equivale a aproximadamente 49 pistachos sin cáscara. En esta porción, generalmente encontrarás alrededor de 160 calorías.

Tamaño de la porción:

Se recomienda seguir las porciones sugeridas en el envase, que suelen ser alrededor de 28 gramos. Esto te permitirá disfrutar de los beneficios nutricionales sin excederte en calorías.

Balance nutricional:

Los pistachos pueden ser parte de una dieta equilibrada, pero es esencial considerar la cantidad total de calorías y asegurarte de que estás obteniendo una variedad de alimentos para satisfacer tus necesidades nutricionales.

Objetivos de salud y peso:

Si estás siguiendo una dieta específica para objetivos de salud o control de peso, es posible que desees ajustar la cantidad de pistachos según tus necesidades calóricas diarias y los requerimientos nutricionales.

Consulta con un profesional de la salud:

Si tienes preocupaciones específicas sobre tu dieta o salud, es recomendable consultar con un nutricionista o profesional de la salud. Pueden proporcionarte orientación personalizada basada en tus necesidades individuales.

 

 

Continuar leyendo