Síguenos

Consumo

Qué debes tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo rápido

Publicado

en

Qué debes tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo rápido

Son muchas las razones que pueden motivar que una persona solicite un préstamo rápido en un momento de su vida: trabajo, deudas inesperadas, gastos imprevistos… Para ello la opción de un préstamo rápido es la solución más factible, ya que se puede acceder a una cantidad determinada en un periodo muy limitado de tiempo.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que un préstamo rápido es una cantidad abonada por una entidad financiera privada. Como consecuencia, las circunstancias y devolución de la cantidad dependen de cada entidad en cuestión.

Condiciones internas de los préstamos rápidos

Cantidad máxima disponible

Las entidades especializadas en microcréditos ofrecen diferentes cantidades que oscilan entre los 300 € y los 50.000 €. Esto significa que, al buscar por internet entre las empresas que aportan estos servicios, se pueden encontrar empresas que ofrecen microcréditos de 1.000 € y otras que aumentan esta cifra hasta los 10.000 €. Todo dependerá del dinero en cuestión que necesite el cliente.

Devoluciones e intereses

Los préstamos rápidos, al igual que los créditos y préstamos convencionales, deben devolverse en un periodo de tiempo establecido. A la cantidad inicialmente prestada se unirán unos intereses que, dependiendo del contrato firmado, pueden ser más o menos elevados. En este sentido, algunas entidades ofrecen tarifas fijas desde el comienzo, mientras que otras aumentan sus intereses dependiendo de las prórrogas o los plazos. Antes de firmar y acceder a cualquier microcrédito, debes tener claro hasta qué fecha puedes devolver el dinero.

Tiempos de entrega y devolución

Las políticas internas de las entidades financieras varían en cada caso. Normalmente los préstamos rápido se caracterizan por su agilidad. A diferencia de los bancos o entidades convencionales, los documentos exigidos no son muchos, no importando si la persona en cuestión posee otros créditos o préstamos. Como consecuencia, la obtención del dinero es veloz, siendo posible, en algunas empresas, acceder a la liquidez en solo 15-20 minutos desde la aprobación.

Con respecto al plazo de devolución, depende de la empresa y la cantidad abonada. Los préstamos por debajo de 1.000 € se suelen devolver en poco tiempo, unas tres o cuatro semanas. Por su parte, los préstamos más elevados poseen unas condiciones más realistas, por lo que cada empresa ofrece sus plazos.

Formulario e identificación

En los últimos años las empresas especializadas en los servicios de microcréditos han agilizado sus formularios y accesos. De este modo, ahora es posible acceder a liquidez rellenando un formulario digital. Casi de manera automática, el sistema verifica si el solicitante cumple los requisitos internos y, en cuestión de minutos, aprueba o rechaza la solicitud.

Cuándo solicitar un préstamo rápido

Cada vez son más los usuarios que recurren a este tipo de servicios para paliar deudas o gastos imprevistos de última hora. Se trata de un servicio útil que puede ayudar a solventar un problema concreto, aunque existen una serie de recomendaciones sobre las que los expertos financieros llaman la atención.

Así, es importante conocer las fechas y cifras de devolución antes de firmar el contrato. De igual modo, debemos asegurarnos de que en el momento en el que debamos devolver el préstamo poseeremos la cantidad en cuestión. Por último, los expertos no recomiendan acumular más de un préstamo rápido en un mismo periodo de tiempo. Aunque los microcréditos son ayudas rentables, no debemos abusar de ellos.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Consumo

La OCU adelanta cuánto bajará la factura de la luz

Publicado

en

Las nuevas medidas supondrán una rebaja de entre 25 y 28 euros mensuales en la factura eléctrica

Tras la publicación ayer en el BOE del Real Decreto-Ley 17/2021 de medidas urgentes para mitigar el impacto de la escalada de precios del gas natural en los mercados minoristas de gas y electricidad, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) calcula que su aplicación supondrá una reducción de entre 24,83 y 28,05 euros en la factura eléctrica de un hogar medio (4,6 kW y 3.500 kWh). O lo que es lo mismo, de entre el 28% y el 33% si los precios de la electricidad en el mercado mayorista se mantienen en valores similares a los registrados entre junio y septiembre.

Si se mantienen los precios de la primera quincena de septiembre, la principal rebaja, de 17,22 euros, corresponderá al concepto de Cargos de la factura, que ha reducido tanto el término de potencia como el precio del KWh (sobre todo en horario punta) en previsión de los ingresos que se van a producir por las aportaciones de las plantas generadoras de electricidad que, sin tener como materia prima al gas, se están beneficiando de los elevados precios del mercado mayorista. El resto de los ahorros son resultado de reducir al 0,5% del Impuesto de la Electricidad, además de la anterior reducción del IVA al 10%, que se traduce en un descuento adicional de hasta 3,60 y 7,23 euros respectivamente, dejando la factura de septiembre en 72,27 euros para un hogar medio.

 

OCU recuerda que estas medidas únicamente reducen parcialmente las elevadísimas facturas que están pagando una gran parte de los hogares españoles con motivo de la escalada de precios de la electricidad, pero no evitarán que las facturas sigan registrando importes de récord, salvo que haya una reducción de precios mayorista.

 

OCU considera que estas medidas apuntan en la buena dirección y suponen aceptar reivindicaciones históricas de la organización. Además, recuerda que las aportaciones que las plantas de generación deberán mientras se mantengan el precio del gas y los derechos de CO2 elevados, únicamente reducirán los extraordinarios y no previstos ingresos que están recibiendo por este motivo, pese a que sus costes no han sufrido ninguna modificación.

 

En cualquier caso, OCU considera que quedan otras importantes medidas pendientes: Primero, dándoles un carácter permanente. Y seguir luego con una reforma del Bono Social que facilite la accesibilidad a todos los hogares (más de 1.2 millones deberían ser beneficiarios del Bono Social y no lo tienen contratado) con medidas que faciliten su aplicación automática en base a criterios de ingresos y su extensión a comercializadoras en el mercado libre, que podrían aplicarlo esos descuentos sobre su catálogo de tarifas vigente. Además, habría que obligar a las compañías a publicar el catálogo completo de sus diferentes tarifas, ya sean fijas o indexadas, de modo que los usuarios puedan conocerlas y compararlas fácilmente, lo que sin duda impulsará la competencia real del mercado eléctrico.

 

Continuar leyendo