Síguenos

Consumo

¿Qué frutas no se deben meter en la nevera?

Publicado

en

¿Qué frutas no se deben meter en la nevera?

¿Qué frutas no se deben meter en la nevera? ¿Cuál es la temperatura de refrigeración adecuada? ¿Cómo conservar adecuadamente la fruta y la verdura que llevas a casa? ¿Dudas entre meterla en el frigorífico o dejarla en la alacena? OCU te ofrece los mejores consejos prácticos para que saques el mejor partido de estos productos. Aprende cómo mantener frescos tus productos hortofrutícolas.

Antes de consumirlas

Nos encanta la fruta y la verdura, sobre todo si es de temporada, por su sabor, su olor, su textura…

Pero debido a que la fruta y la verdura son alimentos muy nutritivos, no están exentos de contener bacterias o residuos de tratamientos agrícolas en su superficie. Te recomendamos que antes de consumirlas hagas lo siguiente:

  • Lava las frutas y verduras cuando las vaya a utilizar (no antes) y elimina todas las zonas dañadas.
  • Lávalas bajo el grifo, no las dejes en remojo, ya que de hacerlo se incrementa el riesgo de contaminación cruzada.
  • Frota la piel para eliminar una mayor cantidad de residuos y otros posibles contaminantes, siempre y cuando la superficie de la fruta o vegetal lo permita, como por ejemplo en el caso de manzanas, peras o calabacines

CONSULTA NUESTRO CALENDARIO DE FRUTAS Y VERDURAS

lavar-fruta-verdura

¿Cómo conservarlas?

Además si quieres que la fruta y verdura que compras del super o traes directamente del campo mantenga todo su sabor, debes conservarlas correctamente antes de consumirlas. Te decimos qué frutas y hortalizas necesitan de refrigeración para mejorar su conservación y cuáles no. Toma nota.

Frutas y verduras que debes guardar en la nevera

En la nevera
Frutas Verduras
Manzanas (+7días), Albaricoques, Alcachofas, Espárragos, Judías verdes, Endivias,
Moras, Arándanos, Cerezas Brócoli, Coles de Bruselas, Zanahorias, Apio,
Fruta cortada, Uvas, Frambuesas, Verdura IV gama, Especias (excepto albahaca)
Fresas, Higos Verdura de hoja (lechuga, remolacha, repollo…)
Champiñones, Guisantes, Rábanos, Maíz,
Cebolletas, Puerro, Nabo, Berro
frutas-verduras-nevera
 
Apúntate estos otros consejos para mejorar la conservación en la nevera. 
  • Guárdalas en bolsas de plástico perforadas (puedes hacer tu mismo los agujeros con unas tijeras o un cuchillo) en los cajones menos fríos de la nevera.
  • Si puedes, separa las frutas de las verduras, así evitarás que el etileno que producen algunas frutas produzca daños en las verduras.
  • Consume los vegetales en pocos días. Los largos periodos de almacenamiento en frio pueden producir pérdidas de sabor y aroma.
  • Saca la fruta de la nevera un rato antes de comerla, de esta manera disfrutarás al máximo de su sabor, textura y aroma.

¿Qué alimentos no necesitan refrigeración?

Algunas frutas pueden dejarse unos días a temperatura ambiente para que maduren y después conservarse en el frigorífico. Mira cuáles son para hacerlo bien.

Primero en la despensa y después en la nevera
 Frutas
 Aguacates, Kiwis
Nectarinas, Melocotones
Peras, Ciruelas

frutas-nevera-alacena

¿Y en la despensa?

Atención con la fruta y verdura que debes mantener a temperatura ambiente ya que el frío puede producir daños o pérdidas en sus propiedades, aroma, textura o sabor.

En la despensa
 Frutas Verduras

Plátanos, bananas y plátano macho (cocinar)

Pepinos, Remolacha, Pimientos

Cítricos (Limas, Limones, naranjas, mandarinas, pomelos)

AjoCebollasPatatas, Batatas

Melón, SandíaPapaya, Caqui, Piña, Granada

TomateCalabaza 

Manzanas (menos de 7 días)

Jengibre, Albahaca

fruta-verdura-despensa

Para que la fruta y la verdura que guardes en la alacena se conserve correctamente, te recomendamos que hagas lo siguiente:

  • Colócalas en un bol, en una fuente o en una bolsa de plástico perforada en un lugar donde no dé la luz directa. No las guardes en bolsas completamente cerradas ya que se produciría una acumulación de dióxido de carbono (CO2), se reduciría el oxígeno, dando  lugar a malos olores y podredumbre.
  • La maduración de algunas frutas puede acelerarse colocando una manzana madura en el mismo bol o bolsa. Mejor variedades distintas a Granny Smith o Fuji, porque estas producen poco etileno.
  • Mételas en una bolsa de plástico perforada para evitar pérdidas de humedad.

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Consumo

6 consejos para evitar incendios domésticos

Publicado

en

evitar incendios domésticos
6 consejos para evitar incendios domésticos

Los incendios domésticos son uno de los principales siniestros que se producen en las viviendas españolas. Para evitar que se produzca cualquier fuego en el hogar, no solo se deben tomar precauciones en el interior de la vivienda. Quienes viven en comunidad, deben tener en cuenta que su hogar está expuesto también a los problemas que puedan surgir en las casas vecinas o en las zonas comunes de los edificios y que pueden provocar un incendio.

Los incendios domésticos pueden tener diversas causas, y es importante abordar y prevenir estas situaciones para garantizar la seguridad en el hogar. La prevención y la conciencia son clave para evitar los incendios domésticos. Mantenerse informado sobre las prácticas seguras y realizar inspecciones regulares en el hogar puede contribuir significativamente a la seguridad.

6 consejos para evitar incendios domésticos

– No sobrecargar los enchufes:

‘Es importante conocer la capacidad de las tomas para no sobrecargar los enchufes con aparatos que demandan una elevada potencia, así como hacer revisiones periódicas de las instalaciones por parte de especialistas’. Se aconseja además la instalación de cables libres de halógenos, ya que son resistentes al fuego y tienen una excelente capacidad para no propagar el incendio.

– Usar tratamientos ignífugos:

‘Si vives en una casa de madera o con gran cantidad de revestimientos de este material, es conveniente usar tratamientos ignífugos. Para ello, se deben aplicar los productos necesarios en el interior de la vivienda, ya que si se dan en el exterior, determinados tratamientos pueden perder propiedades en contacto con factores ambientales’, afirman los técnicos.

– Cortar gas y electricidad en ausencias prolongadas:

‘Durante las vacaciones es conveniente cerrar las llaves de gas y apagar los distintos aparatos eléctricos que puedan provocar un incendio.’

– Extremar la limpieza en jardines:

‘Si tu vivienda cuenta con zona ajardinada, es aconsejable evitar que se acumule vegetación seca y tener especial cuidado con el mantenimiento de los caminos para que estos se encuentren limpios de maleza. Así evitaremos que se propague un incendio’, señalan desde HomeServe.

– Utilizar materiales resistentes al fuego:

‘Para viviendas cercanas a zonas forestales, es conveniente que los materiales en los que estén construidos el tejado y la fachada sean resistentes al fuego como es el caso de la pizarra, el ladrillo o el cemento, entre otros’.

– Extrema las precauciones con un extintor y elementos decorativos ignífugos:

Es aconsejable contar con un extintor en las viviendas, para poder apagar pequeños incendios o fuegos en primera fase. Además, el cigarrillo es una de las principales causas de origen de los incendios domésticos, por lo que contar con elementos decorativos de tejidos ignífugos como por ejemplo en alfombras o cortinas, ayuda a prevenir posibles fuegos por despistes humanos.

Las principales causas de los incendios en viviendas

  1. Electricidad defectuosa: Problemas en el sistema eléctrico, como cables desgastados, enchufes sobrecargados, o conexiones defectuosas, pueden provocar cortocircuitos y, en última instancia, incendios.
  2. Electrodomésticos defectuosos: Electrodomésticos en mal estado, cables dañados o un mal uso de estos pueden ser una fuente de ignición. Es crucial seguir las instrucciones del fabricante y mantener los electrodomésticos en buen estado.
  3. Cocina descuidada: La cocina es una de las áreas más propensas a incendios debido a la presencia de calor y elementos inflamables. Dejar alimentos cocinándose sin supervisión, grasa acumulada en la cocina, o manipular incorrectamente aparatos como la estufa puede desencadenar incendios.
  4. Velas y fuentes abiertas de fuego: Las velas, lámparas de aceite y otras fuentes abiertas de fuego pueden ser peligrosas si no se utilizan correctamente o se dejan desatendidas.
  5. Calefacción insegura: El uso inadecuado de estufas, radiadores, chimeneas u otros dispositivos de calefacción puede provocar incendios. Es crucial seguir las pautas de seguridad y realizar un mantenimiento adecuado.
  6. Cigarrillos y fósforos: Fumar en interiores o descuidar la disposición de colillas de cigarrillos puede desencadenar incendios. Es importante seguir las normativas de seguridad al fumar y tener cuidado con las llamas abiertas.
  7. Niños jugando con fuego: Los niños curiosos pueden jugar con fósforos, encendedores u otros objetos inflamables, lo que aumenta el riesgo de incendios. La educación sobre la seguridad y mantener estos objetos fuera del alcance de los niños es esencial.
  8. Fallos en sistemas de calefacción y aire acondicionado: Sistemas de calefacción o aire acondicionado defectuosos pueden causar incendios. Es fundamental realizar un mantenimiento regular y reparar cualquier problema identificado.
  9. Almacenamiento inseguro de productos inflamables: Guardar productos químicos, líquidos inflamables u otros materiales peligrosos de manera incorrecta puede aumentar el riesgo de incendios.
  10. Falta de detectores de humo y extintores: La ausencia de detectores de humo y extintores puede agravar la situación en caso de incendio. Es importante instalar y mantener estos dispositivos para una rápida detección y respuesta.

 

Continuar leyendo