Síguenos

Otros Temas

¿Quieres cobrar 11.000 euros por estar acostado en la cama? La NASA te busca

Publicado

en

NASA

Cobrar por no levantarse de la cama puede ser el sueño de muchos. Pues bien, ese trabajo soñado existe y el sueldo no está nada mal: 11.000 euros por estar dos meses en una cama. Esta es la nueva oferta de búsqueda de candidatos que ha lanzado la NASA junto con el Centro Aeroespacial Alemán prueba forma parte de un estudio conjunto entre la agencia americana y el centro del país europeo para conocer con mayor exactitud cuáles son los efectos secundarios de una expedición especial, ya que el elegido estará acostado en una cama con gravedad artificial.

La selección de personal entre los distintos candidatos se llevará a cabo el próximo año entre los meses de enero y marzo y el plan es formar parte durante dos meses de un experimento con fines espaciales. ¿El objetivo? Conocer cómo afectan estos viajes al ser humano puede servir para que en un futuro se mejoren las condiciones de los viajes o se eviten riesgos sanitarios.

Pero lamentablemente no es un trabajo para todos ya que no se puede presentar cualquier persona, ya que la NASA se centra en hombres y mujeres de entre 14 y 55 años que tengan «buena salud». Una condición obligatoria es que el que se presente no sea fumador. Además se buscan personas que tengan una altura de entre 1,53 y 1,90 metros y con un índice de masa corporal de entre 19 y 30 kilogramos por metro cuadrado.

Los riesgos de simular los efectos de una expedición especial pueden resultar ser la alteración del organismo y estrés físico que podrían provocar ruptura de músculos y huesos, así como cambios en los ojos.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros Temas

ESTUDIO| Demuestran que los nacidos en verano viven menos que los nacidos en invierno

Publicado

en

Demuestran que los nacidos en verano viven menos que los nacidos en invierno

València, 2 dic (EFE).- Una investigación de la Universitat de València muestra que una persona que nace en verano vive menos que una nacida en invierno y sus responsables apuntan que esta conclusión tendrá repercusiones a la hora de gestionar los sistemas de pensiones y en las compañías aseguradoras.

El estudio, realizado por los profesores e investigadores Jose M. Pavía y Josep Lledó del Departamento de Economía Aplicada (área de métodos Cuantitativos para Economía y la Empresa) de la Universitat de València, analiza también los impactos que tiene para aseguradoras y sistemas de pensiones hacer correctamente los cálculos de la esperanza de vida y las probabilidades de muerte y supervivencia.

El trabajo lleva por título “Estimation of the combined effects of ageing and seasonality on mortality risk: An application to Spain” y ha sido publicado en una de las revistas de estadística más prestigiosas del mundo, Journal of the Royal Statistical Society, según remarca este jueves la UV.

EL PESO DE CADA TRIMESTRE

Los investigadores llegan a la conclusión de que una persona nacida en verano tiene aproximadamente tres meses menos de esperanza de vida que una persona nacida en invierno, tras analizar más de 180 millones de eventos demográficos y estudiar las probabilidades de fallecimiento y supervivencia para cada edad y trimestre teniendo en cuenta el trimestre del año de nacimiento de cada persona.

Este hecho se debe a que las personas que cumplen años en invierno tienen en común que sus tres trimestres anteriores son menos duros que aquellas personas que cumplen años en el resto de los trimestres. Este efecto es similar tanto en hombres como en mujeres.

Por lo tanto, añaden desde la Universitat, la probabilidad de fallecimiento no solo depende de la edad, sino también del trimestre de nacimiento dentro del año.

EL DÍA DEL CUMPLEAÑOS TAMBIÉN INFLUYE

Otras de las conclusiones que se desprenden tiene relación con la edad del individuo, pues por regla general, para una edad en concreto, a mayor proximidad de la siguiente fecha de cumpleaños, mayor es la incidencia de la mortalidad.

Este hecho tiene excepciones como, por ejemplo, en las edades adolescentes y especialmente para los recién nacidos. En este último colectivo, las mejoras en medicina han reducido considerablemente la mortalidad infantil (durante el primer año de vida).

Sin embargo, aunque ha disminuido, en el estudio realizado se desprende que la probabilidad de fallecimiento en las primeras horas y días sigue siendo considerable.

Por ejemplo, la probabilidad de fallecimiento en España durante el primer trimestre de vida es similar a la probabilidad de fallecimiento de una persona de 65 y 70 años para hombres y mujeres, respectivamente.

EN INVIERNO HAY MÁS MORTALIDAD

El invierno es, para gran parte de las edades, la estación donde mayor mortalidad se observa, ligado especialmente a las condiciones climatológicas. A mayor edad, mayor es la intensidad del invierno en la mortalidad. Este hecho afecta tanto a hombres como mujeres.

Las únicas diferencias observables entre sexos son para los hombres entre 20 y 30 años donde la intensidad de la mortalidad es superior en verano, ligado principalmente a mayores comportamientos de riesgo de los varones jóvenes durante las vacaciones.

APLICACIONES PRÁCTICAS DEL ESTUDIO

Los profesores, que investigan en el campo de la estadística y métodos cuantitativos, han analizado un período de cuatro años (2005-2008) de una base de datos real compuesta por microdatos de población de España, facilitadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que constaba de nacimientos, defunciones, emigrantes e inmigrantes registrados en el Estado durando esos años. Además, han desarrollado nuevas tablas de vida y tablas trimestrales.

Según apuntan en el estudio, “la metodología desarrollada en la investigación permite construir, sin necesidad de cálculos complejos y costosos, indicadores de mortalidad (y en particular tablas de mortalidad) con periodicidad inferior al anual”.

Pavía y Lledó explican que “abordar esta cuestión ofrece nuevas oportunidades para mejorar la gestión de las pensiones, la planificación pública y los planes de seguros, con posibles repercusiones en los sistemas públicos de pensiones y en la competitividad y los balances de las compañías de seguros, donde los cálculos, hasta el momento, se realizan con periodicidad anual”.

Continuar leyendo