Síguenos

Otros Temas

Relaciones sentimentales en el trabajo: ¿es un riesgo?

Publicado

en

Relaciones sentimentales en el trabajo

Se empieza con una mirada o un comentario gracioso, luego con mensajes de WhatsApp o en el chat corporativo y, claro… ya estamos metidos con relaciones sentimentales en el trabajo.

¡El roce hace el cariño! Tener una relación sentimental con un compañero de trabajo es más común de lo que parece.

Relaciones sentimentales en el trabajo

Así lo han manifestado uno de cada tres españoles, en un estudio realizado por InfoJobs a una muestra representativa de la población española de entre 20 y 45 años, sobre las relaciones en el trabajo.

En concreto, el 31% de la población española declara haber mantenido una relación sentimental con una persona de su entorno laboral y el 45% de estas personas aún mantienen su relación a día de hoy.

De las parejas formadas en el ámbito laboral, la mayoría (el 80%) se han dado entre compañeros del mismo rango.

De esta manera, un 44% de las parejas han sido entre compañeros del mismo departamento, mientras que el 36% entre compañeros de departamentos diferentes.

Por otro lado, un 9% ha mantenido una relación con un superior, directo (5,5%) o indirecto (3,5%).

Además, un 5% de los encuestados confiesa haber mantenido una relación con uno de sus clientes y un 3% con un proveedor.

En lo que respecta al tipo de compañía, los datos de la encuesta revelan que 2 de cada 10 personas que trabajan en una multinacional han mantenido una relación sentimental con alguien de su entorno laboral; mientras que, en el caso de las personas contratadas por una pyme, el porcentaje de personas que han tenido pareja en el trabajo asciende a un 33%. 

After works, cañas y amor

La mitad de las parejas nacidas en el entorno laboral se forjaron fuera del lugar de trabajo. En concreto, el 29% empezaron tomando algo después del trabajo, el 21% surgió fruto de un encuentro casual fuera de la empresa, mientras que el 8% nacieron en la cena de Navidad corporativa. Además, un 7% de las parejas empezaron a salir a raíz de una convención y el 4% a partir de un viaje de trabajo.

Por otro lado, existe un 22% de las personas que eran pareja antes de compañeros y empezaron, después, a trabajar juntos. De éstos, la mayoría hicieron pública su relación desde el principio, pero una minoría admite que sus compañeros todavía ignoran que son pareja.

El 28% de las parejas lo llevan en secreto

El 34% de las parejas nacidas en el trabajo afirma que hizo pública su relación desde el primer momento, el 38% confiesa que la llevó primero en secreto, mientras que el 28% no ha hecho o hizo pública su relación entre los compañeros de trabajo.

Sin embargo, la relación sentimental con un compañero de trabajo solo ha sido motivo de cambio de empleo en un 5% de los casos. El 70% de las parejas que comparten entorno laboral no ha cambiado de trabajo por este motivo. En lo que respecta al 25% restante, ha decidido cambiar de empleo por otros motivos.

A pesar de no haber acabado en pareja, 2 de cada 10 españoles se ha enamorado de un compañero de trabajo

Entre los que no han tenido una relación sentimental en el trabajo, 2 de cada 10 confiesa haberse enamorado alguna vez de alguien de su entorno profesional. En el 86% de los casos, esa atracción fue hacia un compañero y en el 8,3%, hacia un superior.

Sin embargo, son minoría los que se atrevieron a confesar sus sentimientos a la otra persona (solo el 32%). De hecho, 4 de cada 10 personas encuestadas asegura que para empezar una relación en el entorno laboral necesitaría estar mucho más seguro/a de lo que necesitaría estarlo si la persona no fuera un compañero de trabajo.

Sobre su opinión al respecto, está muy dividida. El 57% afirma que no le importaría tener a su pareja en el trabajo, mientras que a un 43% no le gustaría en absoluto y afirma que es mejor no mezclar vida personal y laboral. No obstante, el 60% de los encuestados coincide en que tener pareja en el trabajo es algo que no se puede prever.

¿Se puede complicar?

Además, el 28% cree que tener una relación sentimental con un compañero puede complicar el desarrollo personal dentro de la empresa y casi la mitad de los encuestados (49%) asegura que puede dificultar la desconexión del trabajo fuera de la jornada laboral.

Nota metodológica: Encuesta online realizada en octubre de 2017 por Netquest, a una muestra representativa de la población española de entre 20 y 45 años. Base global de 1.000 personas, error muestral +-3,1%. De ellos 307 con relación en el entorno laboral, error muestral 5,6%

Otros Temas

Consejos para poner las luces en el árbol de Navidad

Publicado

en

Con la llegada del mes de diciembre es momento de poner el tradicional árbol de Navidad.

Porque, ¿qué sería de la Navidad sin luces? Las hay de todos los colores, formas y tamaños, fijas o que parpadean. Todas cumplen la misma función alegrar las fiestas e iluminar la Navidad.

Sin duda el montar el árbol es una bonita tradición. ser la pieza principal de la decoración navideña, sobre todo, las luces del árbol de Navidad.

Las calles se iluminan y las ciudades respiran el ambiente especial de estas fechas. Esta pasión por las luces se traslada a los hogares, donde es ya toda una tradición decorar el árbol de Navidad con su estrella en todo lo alto y sus luces.

¿Cómo poner las luces?

Estas bombillas iluminan las fechas navideñas y, desde la calle, se puede apreciar un espectáculo de luces a través de los cristales.

Pero no siempre resulta fácil. Debemos armarnos de paciencia y con estos pasos colocar bien las luces.

Lo primero que hay que hacer es poner las luces, antes de las bolas y los otros adornos

Al sacarlas de su caja hay que tener cuidado porque las luces se suelen enredar y se pierde mucho tiempo desenredando el cable en el que vienen insertadas las bombillas. Un truco para evitar este lío de cables, de un año para otro, es enrollar las luces en un trozo de cartón, de este modo, para sacarlas tan solo hay que desarrollarlas del cartón y no se lía el cable.

Elegir cantidad de luces

La cantidad de luces deberá depender de la altura del árbol. A la hora de escoger las luces del árbol, ten en cuenta el resto de adornos del árbol de Navidad para seleccionarlas a conjunto con la decoración.

Comprobar el estado de las luces

Muy importante es tener las luces en buen estado para evitar posibles daños. Para ello, conecta el cable a la corriente y asegúrate de que todas las bombillas se encienden y de que no hay ninguna en mal estado ni rota. Presta atención, también, a los cables, vigila que no estén dañados.

Hace algunos años, las luces del árbol de Navidad se tenían que enchufar a la electricidad por lo que el árbol de Navidad había que situarlo al lado de un enchufe o toma de corriente. Ahora, la mayoría de las luces de Navidad que se venden funcionan con pilas. Aún así hay que comprobar todo bien.

Colocar las luces

Empieza siempre desde arriba. Así, ata el extremo del cable a la punta del árbol y empieza a bajarlo rodeando el árbol, como en forma de espiral.

Para dar volumen al árbol, coloca las luces de dentro hacia afuera, para que queden en las puntas de las ramas y den una sensación de grandeza. Si quedan dentro de las ramas quedará el efecto contrario.

Un buen truco para que las luces queden bien puestas en el árbol es solo ponerlas en la parte delantera del árbol, haciendo movimientos en zig zag, siempre de abajo hacia arriba.

Otro truco para poner las luces en el árbol de Navidad es ponerlas de arriba hacia abajo, haciendo también movimientos en zig zag, por todo el abeto.

Lo mejor es que el cable de las luces sea del mismo color que las ramas del árbol para que queden totalmente integradas.

Con las luces, es el turno de colocar todas las bolas del árbol, espumillón y, finalmente, la estrella que corona el árbol de Navidad.

¡Feliz Navidad!

Continuar leyendo