Síguenos

Valencia

Valencia, un lugar ideal hoy para comprar una casa

Publicado

en

Valencia, un lugar ideal hoy para comprar una casa

Según revela el Instituto Nacional de Estadística, en 2021 se produjeron más de 565.000 transacciones de compraventa de inmuebles en España. Esta cifra supone la cota más elevada desde 2007, con incremento del 34,6% sobre los datos registrados en 2020. ¿Sabías que la Comunidad Valenciana se encuentra a la cabeza del ranking de ventas por cada 100.000 habitantes?

No es extraño si tenemos en cuenta sus grandes atractivos. Por un lado, su clima mediterráneo proporciona un ambiente especialmente propicio para la actividad social, pero también, para disfrutar del contacto con la naturaleza en su impresionante paisaje litoral. A continuación compartimos contigo algunos de los principales beneficios de comprar pisos en Valencia. ¡Toma nota!

Valencia: Naturaleza, ciudad, ocio y accesibilidad al alcance de tu mano

La ciudad de Valencia reúne todas las ventajas de una gran urbe, ya que es una de las metrópolis más transitadas y dinámicas de España, pero al mismo tiempo no es proclive a la masificación que se da en la capital o ciudades de mayor envergadura como Barcelona. Como resultado, encontramos un contexto altamente rico desde el punto de vista cultural con puntos tan emblemáticos como la Ciudad de las Artes y las Ciencias, pero también con áreas urbanas que proporcionan acceso a todo tipo de servicios y alternativas de ocio. A la accesibilidad y el confort se une la proximidad de la Costa Blanca y la Costa del Azahar, unos de los puntos turísticos más transitados del país y con grandes posibilidades de deporte y entretenimiento.

Valencia posee grandes contrastes, por lo que es una ciudad versátil que cuenta con diferentes ritmos y se adapta a todo tipo de perfiles. ¿Te gustaría acceder a un barrio cómodo y bien comunicado? Quizá te interese echar un vistazo a los inmuebles que están a la venta en Haya Real Estate y que se sitúan en la zona de Patraix. Por ejemplo, puedes acceder a un piso en la calle Juan de Garay, distribuido en tres dormitorios, un salón-comedor, una cocina, un balcón, un vestíbulo y un baño. Su precio se sitúa en los 85.000 euros, una cifra realmente interesante teniendo en cuenta que se ubica en una de las zonas más consolidadas de la ciudad.

Otra opción que combina comodidad y buenas comunicaciones la podrás encontrar en un piso que ubicado en la avenida Doctor Peset Aleixandre. La vivienda cuenta con una distribución de espacios repartida en tres dormitorios, un baño, una cocina y un salón comedor.

Valencia es una ciudad de movimientos pero también de pausas y sus espacios, infraestructuras y servicios se adaptan a todo tipo de propietarios. Tanto si deseas llevar un estilo de vida familiar como si buscas un entorno más dinámico, Valencia puede ser una de las mejores opciones que están a tu alcance.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

Sanidad activa un protocolo específico ante sospechas de sumisión química

Publicado

en

Sanidad aprueba un protocolo específico ante sospechas de sumisión química
Acceso al servicio de urgencias del hospital La Fe de València. EFE/Manuel Bruque/Archivo

València, 8 ago (OFFICIAL PRESS/EFE).- La Conselleria de Sanidad ha remitido este lunes a los departamentos de salud el nuevo protocolo de actuación del personal sanitario frente a sospecha de sumisión química, que incluye los pinchazos.

Este protocolo se suma y complementa al que ya publicó Sanidad en 2019 dirigido a la atención integral, sanitaria y judicial a víctimas de agresiones sexuales de la Comunitat Valenciana.

En el documento, de veinte folios, se expone que «la sumisión química (SQ) consiste en la administración de sustancias químicas con efectos psicoactivos a una persona, sin su consentimiento y sin su conocimiento, con fines delictivos, con el fin de modificar su estado de consciencia, su comportamiento o anular su voluntad».

Señala, además, que «en los últimos años, este fenómeno ha adquirido una notable relevancia por el incremento de los casos y su importante repercusión social y sanitaria».

En España, tras la reforma del Código Penal en 2010, el artículo 181.2 determina que se consideran abusos sexuales no consentidos los que se ejecuten sobre personas que se hallen privadas de sentido o de cuyo trastorno mental se abusare, así como los que se cometan anulando la voluntad de la víctima mediante el uso de fármacos, drogas o cualquier otra sustancia natural o química idónea a tal efecto.

Guía de buenas prácticas

Como consecuencia de la aparición de varios casos de sumisión química, la Administración General del Estado ha elaborado y publicado diferentes guías. La más reciente es la guía de buenas prácticas para la actuación forense ante la víctima de un delito facilitado por sustancias psicoactivas: intervención ante la sospecha de sumisión química.

El protocolo señala que «las sustancias empleadas en la SQ reúnen una serie de características comunes: fáciles de obtener, sustancia sin sabor, color ni olor; administrada habitualmente vía oral, mediante una inyección subcutánea o intramuscular, y excepcionalmente de forma inhalada; activa a dosis bajas, de acción rápida y de corta duración; de acción depresora o bien estimulante del sistema nervioso central; y que suele ocasionar amnesia anterógrada, sedación, confusión, efecto alucinógeno o desinhibición».

Las más habituales son sobre todo el alcohol etílico y los hipnóticos benzodiacepínicos (preferibles de vida media corta) o no benzodiacepínicos (zolpidem, zopiclona).

Otros destacados son el Gammahidroxibutirato (GHB), metanol, opioides, cannabinoides, ketamina, cocaína, derivados anfetamínicos, LSD, alfa-pvp, atropina, burundanga o escopolamina y disolventes.

Entre las actuaciones que debe completar el personal sanitario que atienda a una posible víctima de sumisión química se contempla la recogida de orina y sangre.

La sangre debe obtenerse en las primeras 48 horas tras el presunto delito para evitar la desaparición de la sustancia tóxica, y la toma de muestra se hará sin emplear alcohol u otro volátil como desinfectante.

«Se remitirá sangre venosa periférica en cuatro tubos de 5 ml, preferiblemente dos con fluoruro sódico como conservante y oxalato potásico como anticoagulante, (tubo tapón gris), y otros dos de sangre total anticoagulada con EDTA -ácido edético- para evitar la formación in vitro de GHB (tubo tapón lila)».

El protocolo incluye, además, un formulario específico para garantizar la cadena de custodia en la recogida de las muestras y su remisión a laboratorios especializados.

Continuar leyendo

Trending