Antibióticos: ¿cuándo hay que tomarlos?

El mal uso de antibióticos ha aumentado la cantidad de microorganismos resistentes a los medicamentos.
Tomar un antibiótico, efectivo en bacterias, cuando se trata de una infección por virus, provoca un efecto perjudicial en el organismo. El antibiótico atacará las bacterias presentes en el cuerpo, ya sea las bacterias beneficiosas o las que no están causando la enfermedad. Este tratamiento mal dirigido puede promover propiedades resistentes a los antibióticos en bacterias inofensivas, que a su vez pueden compartirlas con otras bacterias.

Por este motivo, la Conselleria de Sanidad pone en marcha una campaña para concienciar sobre el uso adecuado de los antibióticos. Con el objetivo de fomentar un uso apropiado y evitar la aparición de resistencias. De hecho, uno de los aspectos en los que se hace especial hincapié es en informar en qué casos es conveniente el uso de antibióticos, ya que por ejemplo en caso de catarros, gripe u otros virus no hace falta este tipo de medicación, una idea extendida entre la población pero que es errónea y contribuye a hacer un mal uso de los antibióticos, y por lo tanto, a que vayan perdiendo su eficacia.

Los antibióticos representan una valiosa herramienta para hacer frente a numerosas enfermedades infecciosas. Según ha destacado la consellera de Sanidad, Carmen Montón, “un uso inapropiado de antibióticos puede provocar la aparición de resistencias y pérdida de eficacia de los mismos. Por ello, es importante que la población sepa en qué casos son eficaces, cuándo se deben tomar y para qué patologías específicas”.

En cuanto al consumo de antibióticos, señalar que se mide por Dosis Diarias Definidas por cada 1000 habitantes y día (DHD) y que la Comunitat Valenciana se sitúa en la media de consumo en comparación con distintos países de la Unión Europea. De hecho, en países de la UE el consumo de antibióticos oscilaba entre 10,7 y 36,1 DHD en el año 2015 y la Comunitat Valenciana se sitúa en un consumo medio de 22 DHD.