Síguenos

Salud y Bienestar

Digoxina: el nuevo fármaco para adelgazar y tratar la obesidad

Publicado

en

digoxina obesidad

Descubren que un fármaco ya en uso en humanos corrige la obesidad en ratones, sin efectos secundarios

Se sabe hace tiempo que la obesidad es una enfermedad inflamatoria, es decir, una reacción defensiva crónica del organismo ante la agresión que le supone el exceso de nutrientes. Partiendo de ese conocimiento, un grupo de investigadores dirigido por Nabil Djouder, jefe del Grupo de Factores de Crecimiento, Nutrientes y Cáncer del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) decidió intentar combatir la obesidad evitando la inflamación, y ha tenido éxito. Su trabajo, que se publica esta semana en Nature Metabolism, muestra que un fármaco ya en uso contra enfermedades cardiovasculares, la digoxina, reduce la inflamación y logra una pérdida de peso de un 40% en ratones obesos, sin efectos secundarios.

La digoxina llega a revertir por completo la obesidad: los ratones tratados alcanzan el mismo peso que los animales sanos no obesos. Los ratones también se curaron de los trastornos metabólicos asociados a la obesidad.

Una molécula proinflamatoria como causa de la obesidad

La digoxina actúa reduciendo la producción de una molécula llamada interleucina 17A o IL-17A, que generalmente provoca inflamación. El trabajo identifica así la IL-17A como elemento causal de la obesidad: “Cuando se inhibe la producción de IL-17A o la ruta de señalización que esta molécula activa no hay obesidad”, dice Djouder.

Los investigadores han descubierto que la IL-17A actúa directamente en el tejido adiposo, causando la obesidad y las alteraciones metabólicas graves asociadas al sobrepeso. Estas patologías forman parte del llamado síndrome metabólico y son, entre otras, la diabetes de tipo 2, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares. La obesidad aumenta también el riesgo de padecer cáncer.

“Dado que a día de hoy no hay tratamientos médicos eficaces contra la obesidad ni el síndrome metabólico, la digoxina puede representar una opción terapéutica efectiva”, escriben en el trabajo en Nature Metabolism.

La digoxina activa el metabolismo basal

Los animales, obesos por estar sometidos a una alimentación hipercalórica, siguieron comiendo lo mismo a la vez que tomaban digoxina. Sin embargo, mostraron una activación del metabolismo basal, que genera un consumo del exceso de grasa y la pérdida de peso.

El grupo de Djouder en el CNIO observó pérdida de peso ya a las pocas semanas, sin efectos adversos. Los beneficios se mantuvieron durante al menos 8 meses, lo que sugiere que no se desarrollan mecanismos de resistencia.

El hallazgo tiene por tanto relevancia clínica: “Es tentador proponer que los pacientes con obesidad podrían tomar digoxina durante un periodo corto, hasta estabilizar la pérdida de peso, y que después sigan una dieta saludable”, dice Ana Teijeiro, primera firmante del trabajo. “El fármaco podría indicarse además contra patologías asociadas a la obesidad, como la hipercolesterolemia, la esteatosis hepática o la diabetes tipo 2”, añade.

Pero los investigadores también subrayan que el resultado es en ratones, y requiere de estudios epidemiológicos y ensayos clínicos para ser corroborado en humanos.

Primer vínculo causal entre obesidad e inflamación

Además de esta posible relevancia clínica, el hallazgo tiene valor básico porque “identifica un nexo causal entre inflamación y aumento de peso”, dicen los autores. Se abren así vías de investigación cruciales para esclarecer los mecanismos moleculares que hacen de la obesidad una enfermedad inflamatoria.

“Gracias a este estudio sabemos que la pérdida de peso y los cambios metabólicos sistémicos están controlados por un mecanismo molecular único, la IL-17A, que actúa directamente en los adipocitos, cambiando su perfil genético y su capacidad de respuesta ante el exceso de nutrientes”, dice Djouder.

“Todavía no sabemos cómo los nutrientes activan la reacción inflamatoria ni qué células producen la interleucina 17A, es lo siguiente que vamos a estudiar”, adelanta Djouder. Entender bien la conexión entre el exceso de nutrientes, la inflamación y la obesidad es indispensable para encontrar abordajes novedosos para tratar el aumento de peso”, añade.

Incidencia creciente de la obesidad

La obesidad “es un importante problema de salud que está aumentando de manera alarmante”, escriben los investigadores en Nature Metabolism. El sobrepeso afecta a 1.900 millones de adultos y la obesidad a 600 millones, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y algunas predicciones estiman que en la próxima década se verá afectada la mitad de la población mundial.

Definida por los autores del trabajo como “acumulación excesiva de grasa normalmente causada por una sobrealimentación crónica y/o actividad física inadecuada”, la obesidad no cuenta hoy con un tratamiento efectivo.

“Las opciones actuales son limitadas y no han mejorado en los últimos 20 años, debido sobre todo a la falta de conocimiento sobre la patofisiología de la obesidad y los mecanismos que rigen la acumulación de grasa”, se afirma en la publicación en Nature Metabolism.

Las terapias basadas en cambios en el estilo de vida -intervenciones en la dieta y actividad física- logran reducir el peso en un 10% aproximadamente, y entre un 2% y un 7% los fármacos que buscan incidir sobre el apetito o la absorción de las grasas.

Este trabajo presenta una posible estrategia terapéutica basada en una vía novedosa: combatir la obesidad actuando sobre su componente inflamatorio.

Efecto inmediato

El grupo de Djouder en el CNIO inició la investigación hace cinco años, cuando en otro trabajo sobre inflamación y cáncer de hígado observaron que los ratones adelgazaban. Evidencias de otros estudios ya apuntaban a que los nutrientes tienen la capacidad de generar inflamación, en un proceso mediado por la IL-17A, el componente esencial de la inflamación.

Los investigadores del CNIO postularon que evitando la producción de IL-17A por las células inmunes con la digoxina se reduciría la acción de la IL-17A y así, el peso de los ratones. “En efecto, lo vimos inmediatamente”, dice Djouder.

Un fármaco ya disponible

La digoxina se emplea desde hace tiempo para tratar el fallo cardiaco, y se sabía que actúa sobre la IL-17A. Su efecto sobre el peso corporal, sin embargo, nunca se había observado. Djouder lo atribuye a que la enfermedad cardiovascular de los pacientes que la usan provoca una potente retención de líquidos, que enmascara el efecto ‘adelgazante’ de la digoxina.

Además, la dosis a la que se emplea actualmente la digoxina en humanos es tres veces inferior a la usada en ratones para combatir la obesidad, sin efectos tóxicos. Que no se hayan registrado efectos secundarios en los animales sugiere que, en humanos, la dosis a la que se podría observar una pérdida de peso podría no ser nociva.

“La digoxina, fármaco ya disponible, cualquier derivado u otros inhibidores de la producción de la IL-17A podrían ser utilizados como tratamientos anti-obesidad y contra las enfermedades metabólicas de manera muy eficiente”, afirma Djouder, y concluye que “deberían de ser tenidos en cuenta en ensayos clínicos para tratar estas enfermedades”.

Este estudio ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, la Agencia Estatal de Investigación cofinanciado con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Instituto de Salud Carlos III, la Fundación Europea para el Estudio de la Diabetes y la Fundación Pfizer.

Nabil Djouder y Ana Teijeiro, CNIO
Los investigadores Nabil Djouder, director del estudio, y Ana Teijeiro, primera firmante. /CNIO

Artículo de referencia

Inhibition of the IL-17A axis in adipocytes suppresses diet-induced obesity and metabolic disorders in mice. Ana Teijeiro, Amanda Garrido, Anna Ferre, Cristian Perna, Nabil Djouder (Nature Metabolism, 2021). DOI:  10.1038/s42255-021-00371-1

Salud y Bienestar

Sanitat recomienda que los acompañantes en hospitales tengan la pauta de vacunación completa

Publicado

en

La Conselleria de Sanitat ha actualizado los protocolos de acompañamiento a las mujeres embarazadas y a las personas ingresadas en los hospitales de la Comunitat Valenciana para adecuarla a la actual situación epidemiológica, garantizar la atención sanitaria y optimizar la seguridad y protección de la salud tanto de ciudadanía como de profesionales. También se han adecuado los protocolos que regulan la visita médica y el voluntariado en centros sanitarios.

Así, la mujer embarazada podrá estar en todo momento acompañada por una persona de su elección y confianza, siempre y cuando puedan garantizarse las condiciones de seguridad, pero no podrá realizar esta función nadie que presente síntomas compatibles con COVID-19, esté en aislamiento domiciliario debido a un diagnóstico por COVID-19, o haya sido identificada como contacto estrecho de alguna persona con síntomas o diagnosticada de COVID-19. Además, se aconseja que la persona acompañante esté vacunada con pauta completa.

Por otra parte, aunque la recomendación general es potenciar la actividad telemática, se permiten las actividades grupales respetando siempre las medidas de seguridad generales y el aforo, pero no podrán participar en ellas las mujeres (vacunadas o no) identificadas como contacto estrecho en los últimos 10 días.

Personas hospitalizadas sin coronavirus

El acompañamiento de pacientes no COVID que estén en planta podrán hacerlo dos personas de forma alterna y se aconseja que estén vacunadas con la pauta completa.

Si la persona no COVID está en la UCI, el acompañamiento se limitará a una única persona y a un tiempo máximo de 30 minutos por turno de mañana y tarde, y también se recomienda que tenga la pauta óptima de inmunización.

No podrá acceder al centro sanitario como acompañante cualquier persona que presente síntomas compatibles con COVID-19, esté en aislamiento domiciliario, o haya sido identificado como contacto estrecho en los últimos 10 días de alguna persona con síntomas o diagnosticada de COVID-19.

Personas hospitalizadas con coronavirus

La persona hospitalizada con COVID podrá tener un único acompañante, deberá ser siempre el mismo, preferiblemente con el proceso de vacunación completo y provisto del material de protección adecuado. Si la persona acompañante no tiene la pauta óptima de inmunización, se quedará en la habitación hasta el alta.

En el caso de personas hospitalizadas con COVID en situación terminal, el acompañamiento se realizará por una única persona, preferiblemente con vacunación completa.

Se permitirá la presencia excepcional de hasta tres personas a la vez cuando formen parte de la misma unidad de convivencia del paciente, tengan la pauta de vacunación completa y se disponga del material de protección adecuado, pudiendo permanecer en la habitación una sola persona acompañante durante la noche.

Personal delegado de laboratorios

La adecuación a la actual situación epidemiológica del protocolo de visita médica a centros sanitarios contempla que esta actividad se realizará preferentemente a través de plataformas informáticas y, si ha de llevarse a cabo de forma presencial, será recomendable que la asuma un/a delegado/a correctamente vacunado/a. Además, se respetará una distancia social de más de dos metros y la limitación del aforo de la estancia, garantizando el cumplimiento de protocolos de seguridad.

Voluntariado en los centros sanitarios

La actividad de voluntariado será realizada por personas correctamente vacunadas y deberá ser formalmente autorizada por la Gerencia y por la Jefatura de Servicio que vaya a recibir la acción de voluntariado.

En cualquier caso, no podrá acceder al hospital ninguna persona que presente sintomatología respiratoria aguda susceptible de COVID o haya sido identificada como contacto estrecho en los últimos 10 días (vacunada o no).

Continuar leyendo