Síguenos

Cultura

Así es el exitoso documental «Wuhan Zona Cero» que pronto se verá en España

Publicado

en

wuhan

Isabel Laguna

Cádiz, 12 feb (EFE).- El gaditano Luis Galán (Barbate, 1979) dirige «Wuhan Zona Cero», un documental que se sumerge en los primeros momentos de la pandemia del coronavirus para retratar, desde su punto de origen y de sus primeros testigos, el impacto de un virus que, desde entonces y sin descanso, mantiene sobrecogido al mundo.

«Creo que el documental va a despertar nuevos conceptos sobre China y su población», mantiene, en una entrevista telefónica con Efe, Luis Galán, quien asegura que no ha tenido ninguna injerencia para elaborar un relato visual que tiene sobre todo «un enfoque muy humano». «Honestamente, no he tenido presiones», insiste.

El documental recorre la incertidumbre y la lucha de un país desde el 25 de enero del 2020, día del Año Nuevo chino, cuando en paralelo a las masivas celebraciones, los hospitales de Wuhan empezaron a llenarse de enfermos con desconcertantes patologías relacionadas con los pulmones; hasta el 30 de junio, cuando, tras un inédito confinamiento que se repitió después en el resto del mundo, el país comenzó a recuperar una cierta normalidad de sus rutinas.

«The First Outbreak», como se titula fuera de España, acaba de empezar un exitoso recorrido por festivales internacionales en el que no deja de recoger premios. Los dos últimos los primeros premios del PIMFF de Praga y del Virgin Spring Cinefest de Calcuta, que se suman a los que ha recibido antes en el AIMAFF de Atenas y a otro en «L’Age d’Or International Arthouse Film Festival» de la misma ciudad india.

Y ya es finalista en otros festivales de cuatro continentes: desde Roma hasta California, o Venezuela.

«Es sorprendente la acogida que está teniendo, asombroso. Nunca había visto un producto que lo seleccionen en todos los festivales a los que se presenta y que le estén premiando en todos», dice este director, nacido y criado en Barbate, hasta que a los 18 años se marchó a Sevilla, después a Málaga y finalmente a Madrid para formarse en el mundo de la interpretación y la creación audiovisual.

Sus cortometrajes de ficción le han llevado tres veces al festival de Cannes, y «AnorMal», un corto documental sobre la pobreza infantil, ganó 34 premios en 107 festivales de 34 países.

En sus manos acabó el año pasado, a través de la productora segoviana CropTV, un disco duro con cuatro terabytes de imágenes grabadas por HubeiTV, una televisión china local cuyos equipos, al principio jugándose el pellejo sin saber qué estaba sucediendo, se adentraron en los hospitales en medio de la incertidumbre por la llegada masiva de enfermos con afecciones pulmonares de origen desconocido para dar testimonio de que «algo raro estaba pasando».

De aquel disco duro ha emergido este documental de 52 minutos, que se adentra en las UCI donde sanitarios y enfermos luchaban sin cuartel, y ofrece las vivencias de un gran abanico de testigos. «El 99 por ciento es un relato en primera persona», explica el director.

Además de sumergirse en «el ojo del huracán» de esta histórica pandemia mundial, el documental quiere dar luz sobre la población que primero la sufrió y que no ha dejado tampoco en esta situación de sufrir estereotipos y prejuicios.

«Un director de cine me comentaba tras ver el documental que nunca había visto a un chino expresar sentimientos, sufrir, llorar. Hay también un racismo global», explica Luis Galán, que conoció el país oriental, antes de esta pandemia, durante la grabación de otro documental y sabe que las emociones no tienen fronteras aunque en China «son más poéticas, eso sí».

Por eso ha tratado de dar «un enfoque muy humano» a esta cinta.

Y también dar voz a temas «de los que prácticamente no se habla nada, que no salen mucho en los medios», como los «terribles» efectos secundarios que padecen muchos supervivientes.

Luis Galán, que ha escrito, editado, y, junto a Ramón Campoamor, dirigido este documental cree que «si todo va bien», «Wuhan Zona Cero» se verá «relativamente pronto» en la televisión en España.

Cultura

Los secretos de la Plaza del Tossal

Publicado

en

La Plaza del Tossal es un lugar lleno de vida. Situada en el corazón de la ciudad, es punto de encuentro, de ocio, de tiendas con encanto y restaurantes desde los que disfrutar de la magia de un sitio especial.

Pero lo que muchos desconocen es que debajo de todo ese ajetreo de ir y venir de personas, se esconde parte importante de la historia de València.

València, capital de un reino taifa

A principios del siglo XI, depués de la caída del califato de Córdoba, València se convertía en la capital de un reino taifa. Nos encontramos entre los años 1021 y 1061 cuando la ciudad construye una nueva muralla bajo el reinado de Abd al-Aziz.

Los visitantes que llegaban de otros puntos de Al-Anadalus eran recibidos por sus cinco puertas de acceso. La ciudad se fue reforzando con nuevos elementos de defensa y es a partir del siglo XII cuando se amplia el recinto fortificado.

Con la conquista cristiana, València crece y la muralla islámica es derribada de manera parcial cambiando la fisonomía de la ciudad.

Se instalan varios obradores de calderos sobre los restos de la fortificación que estuvieron en funcionamiento hasta época moderna y se aprovechó el foso de la muralla para canalizar, en el siglo XIV, por la antigua trampilla, un ramal de la acequia de Rovella, que sirvió como colector hasta hace no mucho tiempo.

Además también sirvió para abastecer a varios talleres artesanales.

Mucho ha cambiado esta plaza a lo largo de su historia hasta llegar al aspecto que tiene hoy en día. De hecho, desde sus orígenes hasta el medievo uno de los brazos del Turia rodeaba València siendo este enclave lugar de contención.

Es ya durante los años 60 del siglo XX cuando, con el derribo de algunos edificios queda la plaza que tenemos hoy.

Siglos y siglos de cambios que han quedado atrás borrado por el paso del tiempo. Pero las huellas y algunos de los secretos de esa València del pasado quedaron ocultos bajo tierra y la Galería del Tossal nos los muestra.

Balansiya islámica

Este lugar es visita obligada para comprender cómo era nuestra ciudad siglos atrás gracias a los restos arqueológicos que ahí se conservan. Su interior, testigo de la Balansiya islámica, nos transporta en un viaje en el tiempo.

Concretamente hasta un tramo de muralla y la torre, elementos que formaban parte de una puerta en codo, que se cree pudo ser una remodelación de la antigua puerta de al-Hanax, del siglo XI, y que daba paso a la entrada de la calle Caballeros.

Nada más bajar contemplamos restos de una torre de planta cuadrada. Su construcción fue realizada con tapial de mortero y lienzo de la muralla islámica del siglo XII.

El paso del tiempo no ha podido borrar de su piedra las marcas en forma de agujeros ocasionadas por los apoyos de las cajas de madera utilizadas por los alarifes, maestro de albañilería mudéjar, para su construcción.

Justo delante de la muralla encontramos los arcos que se conservan dentro de la galería que sostenían la bóveda de ladrillos que cubría la acequia de Rovella.

Paseando por el Carmen nos encontramos con restos del trazado de la muralla así como parte de algunas torres, algunas en estado total de abandono.

calle Caballeros, la Plaza de San Jaime, el Colegio Mayor Rector Peset son lugares que nos cuentan los secretos ocultos de Balansiya y de València.

 

 

 

Continuar leyendo