Comunitat ValencianaFallas

El caso de Cristina, la «fallera yihadista», conmociona a Cullera

El pasado miércoles, la policía detenía en su casa de San Antonio de Cullera a Cristina B. G., de 24 años. La joven valenciana, que vivía con sus padres, llevaba ya tiempo siendo investigada por su radicalización islamista, pero su intención de viajar a Turquía en los próximos días para desde allí viajar a Siria y casarse con un combatiente precipitó la operación policial.

La noticia ha causado estupor en la localidad de la Ribera Baixa, en especial en el mundo fallero, al que Cristina había pertenecido de manera activa desde pequeña. Era miembro de la comisión de la Falla Raval de Sant Agustí, a la que volvió a apuntarse el pasado año cuando una de sus mejores amigas fue elegida Fallera Mayor.

Lo extraño del caso de Cristina es que ha completado sola su camino hacia la radicalización, sin ninguna influencia externa sentimental o familiar. La joven se convirtió al Islam tiempo atrás, pero es a partir de los atentados de Barcelona y Cambrils de agosto de 2017 cuando se obsesiona con el yihadismo. Comienza a llevar niqab (el pañuelo en la cabeza) y se aleja de su círculo de amigas. Su «rastro» informático llamó la atención de la policía, que empezó a investigarla y pronto la consideró una amenaza dada su deriva radical.

Imagen de la detención de Cristina B. G.

Cristina estableció contacto a través de las redes con combatientes salafistas, a los que animaba a hacer la guerra santa y a los que se ofrecía como esposa. En enero de 2019 viajó a Turquía y se relacionó con miembros de las células yihadistas. A su vuelta llegó a enviar 5.000 euros para colaborar con la yihad del Daesh.

En septiembre de este año, Cristina, que había estudiado un módulo de cocina en un instituto de Cullera, dejó su trabajo en un conocido restaurante de la localidad. Había conocido a través de internet a un combatiente radical que residía en la ciudad siria de Idlid, y su plan era llegar hasta allí vía Turquía para casarse con él y convertirse en mártir. Esto, y el hecho que la joven jaleara en las redes sociales del yihadismo el reciente asesinato del profesor francés Samuel Paty, aceleró la operación policial.

El sábado, Cristina ingresó en prisión por orden del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz. En el auto, el magistrado decreta la prisión sin fianza «por la naturaleza de los hechos y el riesgo de que eludiese la acción de la Justicia».
Tags

Artículos relacionados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: