Síguenos

Consumo

El figatell, la hamburguesa valenciana

Publicado

en

Tal vez no lo sepas, pero hoy 28 de mayo es el Día Internacional de la Hamburguesa. Official Press te propone celebrarlo con una «hamburguesa» muy nuestra. ¿No la conoces? Sigue leyendo y descubre el figatell.

La gastronomía valenciana es muy rica y variada. Puede que muchos piensen que los valencianos solo se alimentan de arroces y horchata. Pero eso es porque no han probado el figatell, la conocida como hamburguesa valenciana.

Esta especie de hamburguesa artesana es una de las tapas por excelencia en la Marina Alta, Marina Baixa, la Safor y la Vall d’Albaida. Aunque su apariencia pueda recordar a la tradicional hamburguesa, el figatell es un embutido fresco elaborado con carne de cerdo, hígado, especias y piñones.

Cuentan que sus orígenes se remontan al siglo XVI cuando los repobladores genoveses que llegaron a la Safor lo trajeron de la isla de Córcega. De hecho, además de encontrarse en la gastronomía valenciana, en otros puntos de España existen «familiares» del figatell como es el caso del Fardel Aragonés y los frigadells mallorquines.

Esta deliciosa especie de croqueta o albóndiga de carne redondeada se come en dos bocados sobre una rebanada de pan acompañada de una salsa. Sin duda un exquisito manjar para el paladar.

En València capital no es fácil de encontrar, aunque cada vez es más frecuente poder apreciar su sabor en algunos comercios. La próxima vez que visites Oliva y Pego no olvides disfrutar de la burguer valenciana.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Consumo

La OCU adelanta cuánto bajará la factura de la luz

Publicado

en

Las nuevas medidas supondrán una rebaja de entre 25 y 28 euros mensuales en la factura eléctrica

Tras la publicación ayer en el BOE del Real Decreto-Ley 17/2021 de medidas urgentes para mitigar el impacto de la escalada de precios del gas natural en los mercados minoristas de gas y electricidad, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) calcula que su aplicación supondrá una reducción de entre 24,83 y 28,05 euros en la factura eléctrica de un hogar medio (4,6 kW y 3.500 kWh). O lo que es lo mismo, de entre el 28% y el 33% si los precios de la electricidad en el mercado mayorista se mantienen en valores similares a los registrados entre junio y septiembre.

Si se mantienen los precios de la primera quincena de septiembre, la principal rebaja, de 17,22 euros, corresponderá al concepto de Cargos de la factura, que ha reducido tanto el término de potencia como el precio del KWh (sobre todo en horario punta) en previsión de los ingresos que se van a producir por las aportaciones de las plantas generadoras de electricidad que, sin tener como materia prima al gas, se están beneficiando de los elevados precios del mercado mayorista. El resto de los ahorros son resultado de reducir al 0,5% del Impuesto de la Electricidad, además de la anterior reducción del IVA al 10%, que se traduce en un descuento adicional de hasta 3,60 y 7,23 euros respectivamente, dejando la factura de septiembre en 72,27 euros para un hogar medio.

 

OCU recuerda que estas medidas únicamente reducen parcialmente las elevadísimas facturas que están pagando una gran parte de los hogares españoles con motivo de la escalada de precios de la electricidad, pero no evitarán que las facturas sigan registrando importes de récord, salvo que haya una reducción de precios mayorista.

 

OCU considera que estas medidas apuntan en la buena dirección y suponen aceptar reivindicaciones históricas de la organización. Además, recuerda que las aportaciones que las plantas de generación deberán mientras se mantengan el precio del gas y los derechos de CO2 elevados, únicamente reducirán los extraordinarios y no previstos ingresos que están recibiendo por este motivo, pese a que sus costes no han sufrido ninguna modificación.

 

En cualquier caso, OCU considera que quedan otras importantes medidas pendientes: Primero, dándoles un carácter permanente. Y seguir luego con una reforma del Bono Social que facilite la accesibilidad a todos los hogares (más de 1.2 millones deberían ser beneficiarios del Bono Social y no lo tienen contratado) con medidas que faciliten su aplicación automática en base a criterios de ingresos y su extensión a comercializadoras en el mercado libre, que podrían aplicarlo esos descuentos sobre su catálogo de tarifas vigente. Además, habría que obligar a las compañías a publicar el catálogo completo de sus diferentes tarifas, ya sean fijas o indexadas, de modo que los usuarios puedan conocerlas y compararlas fácilmente, lo que sin duda impulsará la competencia real del mercado eléctrico.

 

Continuar leyendo