Síguenos

Deportes

El Levante seguirá en Primera tras ganar al Girona

Publicado

en

El Levante UD seguirá en Primera División un año más tras ganar en Girona que está con pie y medio en Segunda. Junto a los valencianos se salvan el Villarreal y el Valladolid. El Celta lo tendría todo a favor para salvarse en la última jornada. Le vale con un punto o no perder el -6 en golaverage general con el Girona.

Epopeya en Montilivi. La historia se escribe a base de grandes gestas, capítulos escritos desde el corazón, la rabia bien dirigida, el amor a unos colores, el orgullo, la profesionalidad, pónganle todos los adjetivos positivos y heróicos que gusten porque todos juntos componen la pasta de la que está hecho el Levante UD, sus futbolistas, sus aficionados. La hinchada estuvo con los suyos en territorio catalán y otros miles empujaron desde la Tribuna del Ciutat de València. Sobre el césped no fue fácil pero cuando un conjunto forjado a fuego, forjado a juego, lo pone todo en el campo y está subido a lomos de la justicia poética, no cabe otra cosa que conseguir lo que anhela. Porque el levantinismo sueña más alto que todos juntos. Se puso por delante el Girona pero, cuando saltó la chispa, cuando prendió la mecha, ya daba igual. Morales, con la Valencia levantinista aupándole a hombros, cabeceó un regalo teledirigido de Pedro López desde el costado derecho y el balón besó la red. El beso de la pasión granota. Era el empate tras un gol anterior de Stuani y, casi en la recta final, Bardhi emplató la macedonia de emociones para elevar el 1-2 definitivo. El triunfo ya no se podía escapar, estaba en los libros ya escrito, con renglones ya indelebles. ¡Macho Levante UD!

El arranque del partido no fue demasiado halagüeño para los granotas. Y es que, cuando sólo habían corrido seis segundos del crono, Toño García, un auténtico cañón en sus últimas comparecencias, cayó fulminado sobre el césped tras un encontronazo con un adversario. En su lugar una inyección de galones, Pedro López, que saltó al rectángulo de juego para sustituir a su compañero. Pero su hubo que apretar los dientes en los primeros instantes del encuentro no fue sólo por esta broma macabra en forma de lesión sino también porque el Girona, que era objetivamente el más necesitado por los puntos que computaba en su casillero, quiso empotrar a los de Paco López en su área y su portería. Ahí Aitor Fernández estuvo sublime para hacerle un paradón a Stuani y otro todavía más espectacular al Choco Lozano en el minuto 6. Antes de ello Vezo ya se arrojó con todo dentro del área para cortar un avance de Portu con muy malas intenciones hacia el marco visitante y, antes del cuarto de hora, el portero levantinistas abortó otro tiro cruzado del rápido atacante murciano.

Fueron los momentos de mayor angustia para el conjunto granota, que pronto se expolsó el dominio del Girona para ponerse a jugar al fútbol, siempre con Borja Mayoral pivotando, las acometidas de Morales y la presencia de Jason en el costado derecho como principales argumentos ofensivos. El ‘Comandante’ puso a prueba a la zaga a la media hora con un sombrero a su par y una cabalgada endiablada y fue Muniesa quien cortó en el último suspiro. También gozó Bardhi de una oportunidad buena al caerle el balón en la frontal tras un saque de falta largo de Postigo pero su chut se fue desviado. Con esto y un cuadro catalán bastante expeditivo en las luchas individuales (y el segundo cambio forzado de Postigo por Róber Pier por la lesión del gallego), sonó el pito de Del Cerro Grande y el partido se tomó un respiro.

El choque fue más de tú a tú en el arranque del segundo tiempo. Si acaso, el primero que quiso poner una pica en Flandes fue el Levante UD con un zurdazo en el 46’ que no cogió portería por centímetros. El Girona también tenía cosas de decir, primero en forma de cabezazo de Choco Lozano lamiendo la escuadra. Y, poco después, el primer golpe, que lo dieron los de Eusebio. Choco Lozano se hacía hueco en el área para soltar la diestra, Aitor paraba pero Stuani fue el más rápido para coger el rechace y enviar la pelota a la red. Un nubarrón se cernía sobre la escuadra de Orriols que, sin embargo, lo arrancó del cielo de Montilivi de un zarpazo y, más exactamente, un testarazo de Morales con todo el corazón de miles de aficionados azulgrana hacia la red. El centro medido, de compás, escuadra y cartabón, fue de Pedro López. El partido regresaba al inicio y si acaso podía ser ahora el anfitrión el que acusase más el golpe.

El encuentro, que al principio se presumía de emociones fuertes, se confirmó en este sentido cuando Pere Pons cayó en el área de castigo y Del Cerro Grande señalaba el punto de penalti y, si cabe más drama, cartulina roja para Aitor Fernández. De confirmarse habría sido un directo al mentón de los de Paco López pero el colegiado se llevó la mano al pinganillo y fue a revisarlo al VAR. Las imágenes lo dejaban claro, el centrocampista rojiblanco había caído sin intercesión de ningún levantinista pero faltaba que lo confirmase el árbitro… que anuló su decisión. Seguía todo en tablas y Muniesa, tras una falta lateral, le pegaba de zurda lamiendo la madera. Era ya un combate a campo abierto sin lugar para las concesiones ni para mirar hacia atrás. En ésas, los granotas tocaron a rebato y tejieron una buena contra, que concluyó con un pase de Campaña para que Bardhi, con mucha templanza, alojase el esférico en las mallas. 1-2, éxtasis general, alegría desbordada en los más de 300 valientes de Montilivi y los miles de fieles del Ciutat de València. El Levante se confirmaba como de Primera División. Eso ya lo sabían todos y sólo había que poner la rúbrica de un grupo que tuvo sus flirteos con el peligro a lo largo del año pero que está compuesto por auténticos titanes comprometidos con lo que todos quieren: el Levante UD.

Ampliando información…

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deportes

El Levante siempre fue a remolque del Sevilla, pero no se desmoralizó (5-3)

Publicado

en

levante sevilla

Sevilla, 24 oct (EFE).- El Sevilla se impuso este domingo al Levante (5-3) en el Sánchez-Pizjuán y se asentó en lo alto de la tabla tras un choque caracterizado por la hemorragia de goles, con ocho, cinco para los locales y tres para los visitantes, que siempre fueron a remolque pero nunca se desmoralizaron, aunque la fragilidad en la defensa les mantiene sin ganar en lo que va de temporada.

En el primer período se vieron cuatro goles (3-1), todos de gran ejecución, y los locales se mostraron muy incisivos de principio a fin, mientras que en la segunda parte se marcaron otros cuatro (5-3), aunque las reacciones del Levante siempre fueron contrarrestadas por el Sevilla.

El equipo valenciano, en el que cumplía su segundo partido como entrenador Javier Pereira, tenía la misión de sumar su primer triunfo y para ello había que romper una racha de cuatro partidos seguidos sin marcar, después de que en el debut del preparador pacense se lograra como local ante el Getafe (0-0) dejar por primera vez la meta a cero en este curso.

Pereira utilizó de inicio al once previsible al tener lesionados a jugadores como José Campaña, Roger Martí y Sergio Postigo, mientras que dejó en el banquillo a la espera a otros tres que salen de periodos de baja por lesión como el macedonio Enis Bardhi, el montenegrino Nikola Vukcevic y el francés Mickaël Malsa.

El entrenador sevillista, Julen Lopetegui, por su parte, en esta serie continuada de partidos cada tres o cuatro días, hizo muchos cambios y destacó la en la portería del serbio Marko Dmitrovic, habitual suplente del marroquí Yassine Bono, y la vuelta a la defensa del francés Jules Koundé tras superar una lesión.

El vasco también utilizó en el lateral izquierdo al sueco Ludwig Augustinsson, en detrimento del argentino Marcos Acuña, y puso de titular a otros como Óliver Torres, Munir El Haddadi o el delantero Rafa Mir, mientras que ese quedó en el banquillo el marroquí Youssef En-Nesyri, convocado tras superar una dolencia muscular.

El conjunto andaluz, a diferencia de los cuatro últimos partidos, todos ellos como visitante -dos de LaLiga y dos de la ‘Champions’-, salió ante sus aficionados lanzado hacia la portería rival, utilizó las dos bandas y el juego directo, con lo que pronto, a los ocho minutos, encontró el gol.

Óliver Torres, en su tercer partido consecutivo como titular, se fabricó un golazo con una potente volea a un balón que le llegó de un saque de esquina desde la izquierda y a la que le fue imposible responder al meta Aitor Fernández.

Minutos después de 1-0, el conjunto levantinista se encontró con otro contratiempo, la lesión del central alemán Shkodran Mustafi, quien en un giro se quejó de un aductor y a los trece minutos dejó su puesto a Róber Pier.

La historia de esta primera mitad estaba siempre en el área visitante, y así Rafa Mir se fabricó sólo una jugada para poner el segundo, el cuarto en su cuenta personal, pero pudo ser peor para los intereses del Levante, pues antes de la media hora Suso Fernández, en otra gran jugada individual, estuvo cerca del tercero, aunque el balón, con el portero batido, lo repelió la cepa de un poste.

De ese posible 3-0 se pasó al momento a un 2-1 que dejó el partido con otra cara después de que José Luis Morales se fabricara un zambombazo que se coló por una escuadra de la meta local, su tercero de la temporada.

Pero la alegría duró poco en el conjunto granota ante un adversario que no cejó en su misión de atacar y que logró el 3-1 minutos antes del descanso, de un remate preciso de cabeza del central brasileño Diego Carlos.

El arranque de la segunda parte, con Bardhi y Malsa ya en el campo para potenciar el ataque valenciano, volvió a ser efectiva para la escuadra andaluza, y otra vez con un golazo, ahora de Munir, pero también Morales acortó distancias al aprovecharse un mal control de Dmitrovic, fallo que precedió a otro de Diego Carlos para propiciar que Gonzalo Melero pusiera el 4-3 con aproximadamente media hora por delante.

El Sevilla, que hasta ahora había recibido tres tantos en ocho partidos, en una hora de juego le habían metido otros tres, mientras que el Levante, al que le costaba un mundo marcar, se había emborrachado de ellos en el Sánchez-Pizjuán.

El problema para los levantinistas fue el que cada vez que marcaba poco después encajaba, como el 5-3 del centrocampista brasileño Fernando Reges que dio continuidad a un partido que no paró en ocasiones de gol y en alternativas en las dos porterías pero en el que el marcador ya no se movió más.

– Ficha técnica:

5 – Sevilla: Dmitrovic; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Augustinsson (Acuña, m.77); Fernando, Delaney (Joan Jordán, m.56); Suso (Lamela, m.69), Óliver Torres (Óscar, m.77), Munir (Ocampos, 69); y Rafa Mir.

3 – Levante: Aitor; Miramón, Vezo, Mustafi (Róber Pier, m.21), Clerc (Franquesa, m. 73); Pablo Martínez (Malsa, 46), Melero, Radoja (Bardhi, m.46); De Frutos, Morales; y Soldado (Dani Gómez, m.56).

Goles: 1-0, M.08: Óliver Torres. 2-0, M.24: Rafa Mir. 2-1, M.33: Morales. 3-1, m.38: Diego Carlos. 4-1, M.50: Munir. 4-2, M.55: Morales. 4-3, M.61: Melero. 5-3, M.64: Fernando.

Árbitro: Valentín Pizarro Gómez (Comité Madrileño). Amonestó a los visitantes Malsa (m.66) y Clerc (m.70) y al local Fernando (m.78).

Incidencias: Partido de la décima jornada de LaLiga Santander disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante cerca de 31.000 espectadores. Primera ocasión en la que el estadio sevillista podía acoger al cien por cien de su aforo tras las restricciones de la pandemia. En los prolegómenos el Sevilla tuvo un acto de reconocimiento con el central francés Jules Koundé y el también central brasileño Diegos Carlos, al primero por el título con su selección en la Liga de Naciones y al segundo por haber cumplido un centenar de partidos en el equipo hispalense.

Continuar leyendo