Síguenos

Fallas

Esta es la imagen gráfica para las Fallas 2020

Publicado

en

València, 20 ene.- La mascletà y la Cremà son los dos aspectos de las Fallas que protagonizan los principales elementos de la imagen gráfica de la fiesta este año. El trabajo, realizado por el prestigioso diseñador valenciano Dídac Ballester, se ha presentado en el salón de cristal del Ayuntamiento de València en un acto presidido por el concejal de Cultura Festiva y presidente de la Junta Central Fallera, Pere Fuset, acompañado por el diseñador y por las Falleras Mayores de València, Consuelo Llobell y Carla García, y ante una nutrida representación de entidades falleras y vecinales.

Durante la presentación de la imagen gráfica de la fiesta grande de la ciudad, Ballester ha explicado cómo ha jugado con dos elementos para hablar del inicio y del fin de la fiesta. Lo ha hecho destacando “el sonido de la pólvora y la luz del fuego, dos de los elementos más arraigados en las Fallas” y también dando protagonismo a la pólvora y la Cremà, “con el estallido de un trueno de aviso en el cielo de la Plaza del Ayuntamiento, que alerta a las dos de la tarde del inicio de la mascletà, y con el fuego de la Cremà que marca el fin de la fiesta”. Además, los carteles muestran dos realidades de las Fallas, de día y por la noche, y dan protagonismo al humo “detrás del cual hay toda una serie de elementos clave de la fiesta que hay que ir descubriendo”.

La campaña -que también constará de varias aplicaciones complementarias aún por descubrir para comunicar aspectos diversos de la fiesta como por ejemplo las exaltaciones de las falleras mayores, el calendario pirotécnico o la Exposición del Ninot- quiere dar unidad y coherencia a toda la comunicación gráfica de la fiesta tanto en la ciudad –a través de varios circuitos de mupis que por quinto año anunciarán la fiesta en las calles de València- como en el ámbito estatal e internacional. Así los elementos centrales de esta imagen gráfica servirán ya para comunicar el programa oficial de actos en FITUR, la inminente Feria Internacional de Turismo que acogerá Madrid esta semana.

Fuset ha destacado “la solvencia” del diseñador y “el trabajo que nos permitirá un año más demostrar el gran valor que tiene la cartelería festiva y más en València, donde ha sido un elemento esencial en la candidatura que ha conducido a València hacia la Capitalidad Mundial del Diseño en 2022”.

La de este año es la quinta vez con un llamamiento a proyecto abierta a todas y todos los profesionales del sector del diseño para crear la imagen gráfica de las Fallas. Las bases, consensuadas con el sector para recoger sus reivindicaciones, han determinado que el jurado -que eligió por unanimidad Ballester- contara de nuevo con la participación decisiva de varias asociaciones del diseño y la ilustración, como por ejemplo la Asociación de Profesionales de la Ilustración Valenciana (APIV), la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana (ADCV) y la Asociación de Empresas de Comunicación Publicitaria de la Comunidad Valenciana (COMUNITAD), junto con Daniel Nebot, Premio Nacional de Diseño y autor de la imagen gráfica de las Fallas de 2019, y la representación de JCF y la Concejalía.

Fuset ha destacado que los carteles también reivindican avances hacia unas Fallas cada vez más sostenibles por las que el mundo fallero está trabajando, con una guía firme por parte del Ayuntamiento, desde donde se ha apostado para potenciar los materiales menos contaminantes y por muchas medidas, como la del fomento de los vasos reutilizables que contribuyen a avanzar hacia una fiesta más respetuosa con el medio ambiente. Además, ha destacado el proceso público para conseguir esta imagen gráfica, “garantía de calidad y profesionalidad para promocionar las Fallas, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.

El presupuesto para realizar esta imagen gráfica ha sido de 4.500 euros más IVA, una cifra a que ya se llegó ahora hace dos ediciones, cuando se incrementó un 12,5 por ciento respecto al procedimiento abierto en 2016 y un 50 por ciento respecto al primer año, el de la convocatoria para la imagen de las Fallas de 2016.

Trayectoria del autor.

El jurado que eligió a Dídac Ballester para realizar la imagen gráfica de las Fallas de este año valoró su trayectoria creativa, avalada por diferentes premios de notable reconocimiento profesional, así como la capacidad de síntesis y de generar emoción con su trabajo gráfico.

Ballester está especializado en proyectos de identidad visual, diseño de libros, señalización y packaging. Se adentró en el mundo profesional en 1996 y en 2005 creó su propio estudio. Es también codirector de Escuela Lateral, proyecto docente experimental alrededor del diseño y la comunicación visual e imparte la asignatura de Diseño de Libros al máster oficial de Diseño Editorial de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de València.

Sus proyectos han sido seleccionados para varias exposiciones de diseño y publicados en diferentes libros y revistas especializadas. Además, desarrolla proyectos de carácter personal de investigación gráfica que han derivado en publicaciones muy diversas. Caracterizado por la sencillez, para que todo el mundo entienda todo el mundo, la orden y los detalles, y por la importancia que otorga al concepto, Ballester ha obtenido varios reconocimientos de prestigio, como por ejemplo varios premios ADCV: tres oro y dos plata este año, dos plata en 2017, dos oro y dos plata en 2015 y un oro en 2011, gracias a trabajos como los carteles para el Día de los Animales o para el Festival de Jazz de València, pero también por catálogos de productos, diseño de libros, logotipos, editoriales, namings y packaging. También ha recibido recientemente el Red Dot

Award por la web Expormim o el premio en el libro valenciano mejor editado en 2016, entre otros reconocimientos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imágenes: Antonio Cortés.

Fallas

Las fallas apuestan por el ‘toque de queda nocturno’ y el adelanto de la cremà para el 2022

Publicado

en

Pepa Gómez
@pepapepae

“Los actos falleros”, como los bautizó el alcalde, Joan Ribó, celebrados el pasado mes de septiembre, han dado lugar a escenarios, medidas y, sobre todo, reflexiones “muy interesantes”. Así coinciden en calificarlo los principales representantes de las comisiones falleras: los presidentes de la Interagrupación de fallas, Guillermo Serrano, de la Federación de Fallas de Especial, Rafa Mengó, y la Federación de Primera A, Paco Romero.

 

El toque de queda nocturno es una de las novedades más valoradas y que de forma genérica apuestan por mantener en unas Fallas no necesariamente condicionadas por la pandemia. “Permite disfrutar de los matinales, que es donde se desarrolla la fiesta”, apunta Romero. Esta reflexión conecta directamente con la que en diversidad de fallas de todos los sectores se ha venido escuchando durante los últimos años: aprovechar las mañanas y volver a recuperar los pasacalles y despertaes, almuerzos y vida de falla, de casal y de calle. “Sin menoscabo a la celebración de actos y agenda de noche, se podría valorar establecer horarios para hacerlo compatible con poder celebrar actos de mañana”, añade Mengó, quien además, y con la visión de L’Antiga de Campanar, propone “apostar por los tardeos, sin perjuicio de realizar espectáculos por las noches porque también supone una fuente de ingresos para las fallas”. Pero, añade: “con hacerlos hasta las 2 de la mañana puede ser suficiente”.

 

En relación a los horarios, también hay una nueva realidad de la que tomar nota: “el adelanto en la hora de la cremà permite que no haya fallas a las 4 de la mañana esperando a los bomberos”, afirma el presidente de la Interagrupación de Fallas. Una idea que también es secundada por las federaciones de Primera A y Especial.

 

Estas dos ventajas que ofrece el establecimiento de un toque de queda ayuda además en otra línea, tal y como afirma Romero: “poner y apoyar a la falla como el elemento central de la fiesta”.

 

Y más horarios: los de las ofrendas. ¿Dos días y tres franjas horarias? Según Romero, sí resulta interesante mantener este modelo. Mengó y Serrano hacen algunos matices: estudiar si mantener las tardes y noches única y exclusivamente al desfile de comisiones y destinar la mañana de uno de los dos días a otras entidades invitadas para poder acogerlas ampliamente; y tener en cuenta que en esta ocasión el desfile se ha visto muy mermado por el número de participantes y la inexistencia de mascletà en la plaza del Ayuntamiento ha permitido un paso fluido mañana, tarde y noche no reproducible en una semana de Fallas al estilo tradicional.

Precisamente, sobre las mascletaes, las fallas de Especial apuntan a volver “al templo”, a la plaza del Ayuntamiento en cuanto las circunstancias y las medidas sanitarias lo permitan, algo aclamado por el público en general, fallero y no fallero. Pero hacen una propuesta más allá: “que los últimos cuatro días, del 16 al 19 de marzo, pudieran sumarse de forma descentralizada algunas más por distintos barrios, para que más gente pudiera disfrutar de la pólvora esté donde esté”.

Continuar leyendo