Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

La hostelería valenciana perderá 1.080 millones y dejará de contratar 8.000 personas estas Navidades

Publicado

en

(EFE).- 1.080 millones de euros de facturación van a perder los bares y restaurantes de la Comunitat Valenciana estas Navidades por la reducción de las celebraciones de amigos y familiares y las comidas y cenas de empresa, lo que se va a traducir en 8.000 trabajadores que no contratarán para estas fechas.

Los bares y restaurantes tienen a fecha de hoy muy pocas reservas de comidas y cenas de empresa para las Navidades, y estiman que los efectos de la contracción van a ser una reducción del 60 % de la facturación habitual en la campaña de Navidad, un porcentaje que aún puede aumentar, según ha asegurado el presidente de la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (Hostelería Valencia) y de Conhostur, Manuel Espinar.

Para Espinar, las restricciones del Gobierno sobre el número de asistentes a reuniones familiares son «incongruentes» si se tiene en cuenta que los focos de contagio «se están produciendo en su gran mayoría en el ámbito familiar» y se pregunta: «¿Se van a poner la mascarilla en una casa, se van a abrir las ventanas?», en contraposición a las medidas de los locales, donde hay a disposición del cliente gel hidroalcohólico, se renueva el aire y el uso de la mascarilla es obligatorio antes y después de comer.

«Seamos sinceros, no digo que no haya familias que no lo hagan pero ¿cuántas pueden ser, el 2 %?», insiste el hostelero, para señalar que desde fuera de España ya dicen que nos preparemos ante una posible tercera ola de covid-19 porque con nuestro carácter, diferente al de los franceses, suizos o británicos, «el único entorno seguro es la hostelería».

Los protocolos de covid en España establecidos en los locales a través del Instituto de Calidad Turística, son «los más estrictos» pero desde que los bares y restaurantes levantaron sus persianas en junio, siguen por debajo del umbral de rentabilidad y con unas perspectivas de pérdida de mano de obra «brutales» para una de las puntas más altas de contratación a lo largo del año.

«Es lamentable, si no llegan las ayudas que pedimos, un 30 % no abrirá en enero (equivalente a la desaparición de 10.000 empresas)», vaticina el presidente de los hosteleros, que no obstante mantiene la esperanza de un pequeño repunte en diciembre.

Espinar se refiere al plan de rescate del sector pedido por Hostelería Valencia, que consiste en un paquete de ayudas directas de la Generalitat por valor de 80 millones destinados a toda la hostelería de la Comunitat Valenciana, que permitiría amortiguar la situación que arrastran.

El plan pide ayudas directas, a fondo perdido, para la supervivencia de las empresas y los autónomos, así como la modificación del régimen de los alquileres de locales de negocio, eliminando o reduciendo su pago durante los periodos de cierre o limitación por las restricciones.

Los hosteleros necesitan ese dinero para hacer la transición de noviembre a diciembre después de un mes de noviembre en que llegó el pago de los impuestos aplazados en abril por la covid, pero el Gobierno valenciano «no ha hecho caso», a diferencia de otras comunidades, como Cantabria, Andalucía, Galicia o Cataluña, que sí han tomado decisiones sobre los pagos.

La Generalitat, lamenta, «todavía no ha tomado cartas en el asunto, es muy triste y lamentable, cuando somos elementos primordiales en el organigrama turístico de la Comunidad Valenciana».

La Federación Empresarial de Hostelería de Valencia ha lanzado en colaboración con Caixa Popular el bono «Regala Hostelería», que está promocionando entre las empresas, para impulsar un sector que es «la zona cero de la pandemia, el más castigado y criminalizado y el que peor lo está pasando económicamente».

Mediante el bono, las empresas podrán regalar a sus trabajadores tarjetas para consumir en hostelería con un valor mínimo de 25 euros, una iniciativa a la que se han sumado ya más de 60 restaurantes como una alternativa a las comidas y cenas navideñas.

De esta manera, aunque no se pueda celebrar una cena de empresa con todos los empleados a causa de las restricciones, el empresario sí podrá regalar a los trabajadores un bono por valor mínimo de 25 euros para consumir en hostelería, con una validez de tres meses, desde el 1 de diciembre de 2020 hasta el 28 de febrero de 2021.

Es un revulsivo para el sector y ofrece una alternativa a las comidas y cenas de empresa, destaca Espinar.

PORTADA OFFICIALPRESS

Fauci, epidemiólogo jefe de EE.UU: «La variante británica puede causar más daño, incluida la muerte»

Publicado

en

Anthony Fauci. EFE/EPA/Chris Kleponis

Washington, 24 ene (EFE).- El epidemiólogo jefe de EE.UU., Anthony Fauci, señaló este domingo que tras los datos difundidos por el Gobierno del Reino Unido se debe asumir que la variante británica puede «causar más daño, incluida la muerte», y apuntó que la vacuna sigue siendo eficaz incluso contra la variante sudafricana.

«Tenemos que asumir ahora que lo que está circulando de forma predominantemente en el Reino Unido tiene un cierto grado de aumento en lo que llamamos virulencia, es decir, el poder del virus de causar daño, incluida la muerte», declaró el experto al programa Face the Nation, de la cadena CBS News.

«Los datos más recientes coinciden con lo que dicen los británicos. Queremos ver los datos nosotros mismos, pero tenemos razones para creerlos. Son un grupo muy competente», agregó.

Fauci indicó que la variación británica del virus está «en al menos 20 estados de Estados Unidos», y apuntó que las vacunas administradas en el país, la de Moderna y Pfizer, «parecen seguir protegiendo contra la cepa mutante».

Estados Unidos sobrepasó este domingo, poco más de un año después de que reportara su primer caso de la covid-19, los 25 millones de contagiados por el virus, y llegó a 417.538 muertes, lo que lo mantiene como el país más afectado por la pandemia en el mundo.

Consultado sobre la presencia en Estados Unidos del linaje descubierto en Sudáfrica, Fauci admitió que no puede decir «definitivamente» que lo sepan como un hecho.

«Lo que se ha analizado hasta ahora, no ha aparecido en ninguna de las actividades de vigilancia, pero tenemos que ampliar en gran medida nuestra vigilancia genómica», sostuvo.

El funcionario indicó que, aunque se ha observado que la mutación sudafricana puede «en algunos aspectos» anular la eficacia de las vacunas, estas aún están dentro de un «nivel de amortiguación» que las hace eficaces contra esas variantes.

«La mejor forma de prevenir una mayor evolución de estos mutantes -puntualizó Fauci- es vacunar al mayor número posible de personas con las vacunas que tenemos actualmente a nuestra disposición».

Simón pasa de decir que la cepa británica sería «marginal» a «concentrará la mitad de contagios en marzo»

Continuar leyendo

PORTADA OFFICIALPRESS

Sánchez espera que un 70 % de la población esté vacunada en verano mientras suben los contagios

Publicado

en

EFE/JuanJo Martín POOL

Madrid, 23 ene (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantiene que el 70 % de la población estará vacunada frente al coronavirus en verano, mientras que las comunidades autónomas siguen batiendo récord de contagios y han empezado a implantar medidas más restrictivas para hacer frente al avance de la pandemia.

Durante su intervención en el Comité Federal del PSOE, el jefe del Ejecutivo ha reconocido que «quedan semanas duras» por delante hasta acabar con el virus, pero ha asegurado que este 2021 será el año de la vacuna, y de la recuperación «y por tanto el año de la esperanza».

En este sentido, ha explicado que ya se han repartido 1,3 millones de dosis entras las comunidades autónomas y se ha administrado más de un millón, por lo que -ha asegurado- «si todo va al ritmo previsto» el 70 % de la población española estará vacunada en verano y estaremos entrando en un nuevo ciclo.

Sin embargo, la pandemia sigue avanzando y ha obligado a las comunidades a adoptar nuevas medidas restrictivas.

LOS DATOS CONTINÚAN AL ALZA

Sanidad no aporta datos durante el fin de semana, pero sí lo hacen algunas comunidades, como Galicia, donde se ha alcanzado un nuevo récord de positivos que triplican a los registrados hace un mes, un día antes de empezar las fiestas navideñas, periodo en el que también se han multiplicado por tres las hospitalizaciones.

En Cataluña, sin embargo, los principales indicadores epidemiológicos continúan mejorando con la velocidad de propagación a la baja, ya por debajo del 1, aunque los contagios siguen aumentando: 3.809 positivos y 70 fallecidos en las últimas 24 horas.

Los hospitales vascos han registrado 104 ingresos, un dato que no se daba desde primavera, y los nuevos positivos en Euskadi se mantienen por cuarto día consecutivo por encima del millar (1.140), entre ellos, la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, confinada en su casa.

Andalucía ha registrado 7.757 nuevos contagios y 88 fallecimientos; Castilla y León bate su récord de casos diarios, con 3.183, el 10 por ciento más que ayer, y 29 decesos; Asturias suma 511 nuevos casos y Cantabria 195 positivos más y dos fallecidos.

Crítica es la situación en La Rioja, con una presión asistencial en la UCI del 77,9 %, con 53 camas ocupadas, 45 de ellas por covid, récord de la pandemia que esta jornada deja tres fallecidos más.

MÁS RESTRICCIONES EN LAS CCAA

Esta medianoche han entrado en vigor las nuevas restricciones en Navarra tanto para el ámbito privado como para el público. Queda cerrado el interior de los establecimientos hosteleros, que podrán utilizar las terrazas en la totalidad de su aforo pero cerrarán a las 21:00 horas, las reuniones en el ámbito privado se reducen a los convivientes, mientras que el toque de queda se mantiene a las 23:00 horas y también persiste el cierre perimetral de la Comunidad.

La isla de Ibiza se encuentra desde hoy y hasta el 30 de enero cerrada perimetralmente debido al incremento de los contagios, en los que se empieza a apuntar a la cepa británica como causante.

Como ha dicho, por ejemplo, el consejero madrileño de Educación y Juventud, Enrique Ossorio, que ha pedido al Gobierno que tome decisiones contra esta cepa, que entró por el aeropuerto madrileño de Barajas, al igual que el virus procedente de China y de Italia.

Otro que alza la voz es el Consejo del Colegio de Médicos de Cataluña, que defiende «un confinamiento estricto, intenso y corto», porque «la situación sanitaria española roza el colapso y empeorará en los próximos días», según señala su presidente, Jaume Padrós.

DIMITE EL JEMAD TRAS VACUNARSE

Y mientras se endurecen las restricciones continúa un día más la polémica por las vacunaciones de políticos, alcaldes y ahora también militares. Éstos últimos han acaparado la atención del día con la dimisión del jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Miguel Ángel Villaroya, tras conocerse que se había vacunado. Previamente, Interior ya había destituido al oficial de enlace de la Guardia Civil en el Estado Mayor de la Defensa, por lo mismo.

Además, la Junta de Castilla y León investiga la vacunación del alcalde de Matamala de Almazán (Soria), Mariano Hernández, del PSOE.

Mientras que en Canarias, el Gobierno insular ha explicado que la consejera de Sanidad del Cabildo de La Palma, Susana Machín, no estaba incluida en el listado inicial de personas a vacunar del centro sociosanitario Nuestra Señora de Los Dolores, donde tiene su despacho, y fue incluida en la lista por decisión expresa del director médico del centro, que depende del propio Cabildo.

Continuar leyendo

PORTADA OFFICIALPRESS

Wuhan cumple este 23 de enero un año del inicio del horror

Publicado

en

wuhan

Wuhan (China), 23 ene (EFE).- Wuhan, la gran urbe china que de la noche a la mañana se vio por sorpresa aislada y confinada, tras ser la primera en sufrir el virus que aún se cierne sobre el mundo, trata hoy todavía de recuperar su vida con mucha precaución, entre heridas que tardarán tiempo en superarse.

A las diez de la mañana del 23 de enero de 2020, esta ciudad de 11 millones de habitantes despertó totalmente clausurada, con sus accesos cerrados, las calles desiertas y la gente metida en sus casas, en medio del pavor por una enfermedad de la que se sabía bien poco.

En los primeros momentos del inédito aislamiento, algunos todavía pudieron salir a comprar comida en las pocas tiendas que permanecieron abiertas, pero al poco éstas también cerraron y nadie se movió de sus cuatro paredes en semanas.

Llegaron los días más terribles: los enfermos se multiplicaban y los hospitales, sin medios ni personal suficiente para luchar contra un virus casi desconocido entonces, no daban abasto para atender a todos los ciudadanos que mostraban síntomas.

Muchos eran devueltos a casa sin un diagnostico claro y algunos murieron allí sin saber siquiera de qué, o sufrieron solos y en silencio la enfermedad, sin apenas información sobre su alcance o sus eventuales secuelas.

EL PÁNICO A LO DESCONOCIDO Y EL HAMBRE

El miedo a lo desconocido y la falta de comida fueron la mayor preocupación de los wuhaneses esas primeras semanas, según los testimonios recogidos por Efe estos días entre decenas de habitantes de la ciudad.

En los primeros compases, con las tiendas de alimentación cerradas y todo el mundo confinado, las autoridades todavía no habían podido organizar la enorme operación logística de repartir alimentos en cada domicilio de la ciudad por lo que mucha gente recuerda el hambre.

Además, eran los primeros en enfrentarse a un virus nuevo que se cebó con ellos, sin apenas experiencias previas más que la del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS), otra enfermedad causada también por un coronavirus que había afectado a China en 2003.

«La gente no tenía información, no sabía qué era exactamente el virus ni cómo se podía contraer y eso generó mucha ansiedad», explica a Efe la psicóloga Li Geng, que trabajó sin descanso voluntariamente durante el confinamiento con los wuhaneses.

«Era como enfrentarse a algo invisible e impredecible, no sabíamos si de repente nos íbamos a contagiar todos o si algún día podríamos salir de casa», afirma Yu Xingwen, una joven estudiante de medicina que pasó el confinamiento con su familia en el piso 23 de una de las miles de torres de viviendas que pueblan Wuhan.

Entre los que contraían la covid, el problema era otro, explica la psicóloga Li: «tenían miedo a la muerte o a las secuelas que podía dejar la enfermedad, desconocidas entonces, algunas todavía ahora».

Cuando uno está ingresado en un hospital, al menos cuenta con la compañía del personal sanitario y la confianza de saberse en manos de profesionales, pero cuando se está solo en casa o -en el mejor de los casos- con familiares, cualquier síntoma extraño se convierte en una alerta inquietante.

«MI PADRE MURIÓ SOLO EN SU CASA»

«Mi padre murió solo en su casa, no culpo a nadie, no había camas en los hospitales y cada día venía un médico a verle, se desvivieron para atenderle pero era mayor y no pudo ser», relata a Efe Wei Douyong (nombre ficticio), de 45 años, una de las pocas personas que se atrevieron a detallar el sufrimiento de aquellos terribles días.

La madre de Wei había fallecido dos años atrás y su padre, de 78 años, vivía solo en un apartamento de Wuhan, aunque el hijo buscaba una solución habitacional alternativa desde hace meses.

Esos momentos terribles duraron poco más una semana, el tiempo que tardó China en construir el hospital de campaña de Huoshenshan, uno de los dos que levantó en tiempo récord en la ciudad con módulos prefabricados para paliar la falta de camas hospitalarias.

El 2 de febrero, cuando se terminó en diez días la construcción de Huoshenshan, el Ejército chino ya transportaba material y personal médico a Wuhan para su apertura al día siguiente.

Luego llegaron cientos de médicos y sanitarios de varias provincias chinas, además de equipos de protección, mascarillas y material necesario para el personal médico, que los primeros días trabajaron sin descanso para comer o incluso para ir al servicio, ante la falta de trajes protectores de recambio.

La psicóloga nos cuenta que cuando el confinamiento acabó, el 8 de abril, algunos doctores y enfermeras tenían pavor de recordar los momentos terribles que habían vivido.

«Es habitual en una situación traumática. Preferir no recordar y mirar para adelante en lugar de hacia atrás», explica.

Solo hace falta charlar un rato con cualquiera en las calles de Wuhan para palpar algo parecido: la mayoría de la gente no quiere hablar y la que accede pasa enseguida por encima de los recuerdos para destacar lo «bien que está ahora la ciudad» que la gran mayoría considera «la más segura del mundo».

Y se dio una categoría más de sufrimiento psicológico, dice Li: la de quienes pasaron la enfermedad y se curaron pero temen ser rechazados, que la gente no les acepte o les cuelgue para siempre el estigma de la covid.

«Tratamos muchos casos de esos durante la cuarentena, pero también después e incluso alguno ahora, es una preocupación persistente», comenta la psicoterapeuta.

UN NADADOR QUE ALIVIÓ EL CONFINAMIENTO EN EL YANGTSÉ

Desde el 8 de abril, Wuhan ha ido renaciendo poco a poco y ahora vuelve a ser una ciudad casi normal, con una animada vida cultural y nocturna, aunque nadie se quite la mascarilla y la precaución se palpe en cada momento y cada conversación.

Quedan muchas heridas todavía por cicatrizar y la capital de Hubei aún está lejos de ser la misma que antes.

Con todo, muchos wuhaneses salieron hoy, pese al cielo encapotado, a curiosear por las calles comerciales o pasear por sus hermosas playas fluviales junto al río Yangtsé, donde se veían también pescadores con caña.

Zou Liang, un diseñador wuhanés, de 40 años, que trabaja en el departamento de urbanismo municipal, se atrevía incluso esta mañana -cuando los termómetros marcaban 5 grados- a zambullirse en las frías aguas del Yangtsé y nadar en paralelo a la orilla durante más de media hora.

«Estuve nadando aquí todos los días durante el confinamiento, burlaba las barreras y los controles para venir, me gusta mucho nadar», afirma sonriente a Efe nada más salir del agua.

Zou se muestra «feliz de que aquello haya pasado» y no tiene miedo de que el virus «pueda volver a Wuhan», pese a los rebrotes actuales en el norte del país, los peores desde marzo de 2020.

«China está muy preparada y los está combatiendo muy bien», dice, antes de despedirse y zambullirse de nuevo en las aguas del colosal río de Asia.

Javier García

Continuar leyendo
Advertisement

Facebook

Advertisement

Trending