Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

La pandemia de covid deja 67.709 muertes no previstas, 23.110 desde julio

Publicado

en

Madrid, 3 dic (EFE).- El sistema MoMo del Instituto de Salud Carlos III cifra el exceso de fallecimientos en España durante la segunda ola de la pandemia de covid -del 20 de julio al 30 de noviembre- en 23.110, un 17,1 por ciento, lo que eleva el total de fallecimientos no esperados desde el 10 de marzo a 67.709.

El Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) distingue dos periodos de exceso de mortalidad desde el inicio de la pandemia. En el primero, del 10 de marzo al 9 de mayo, murieron 44.599 personas 71,8 %más de las que se preveían, lo que supone un exceso de 66,9 por ciento.

Según el último informe MoMo, de fecha 1 de diciembre, el exceso de mortalidad desde julio fue también mayor en mujeres (21 %) que en hombres (19 %), mientras que en la primera oleada la distancia entre ambos sexos era de casi cinco puntos (71,8 por ciento mujeres y 67,1 por ciento hombres)

En el segundo periodo se concentró asimismo entre los mayores de 74 años, un total de 18.915 muertes, lo que supone un 19.9 por ciento, según el MoMo.

Entre los menores de 65 años, el exceso de fallecimientos en esta segunda oleada es de 2.082 (un 10.4 por ciento), mientras que en la franja de edad de entre 65 y 74 años es de 2.812, un 14,8 por ciento.

Se detectaron excesos de mortalidad en las 17 comunidades autónomas y en todas ellas se concentró también en los grupos de edad de mayores de 74 y entre 65 y 74 años.

El MoMo utiliza la información de mortalidad por todas las causas que se obtiene diariamente de 3.929 registros civiles informatizados del Ministerio de Justicia, correspondientes al 93 por ciento de la población española y que incluye todas las provincias.

Las estimaciones de mortalidad esperada se realizan mediante modelos restrictivos de medias históricas basados en la mortalidad observada de los últimos 10 años.

PORTADA OFFICIALPRESS

Calvo dice que España «no puede volver» al confinamiento de marzo

Publicado

en

EFE/Emilio Naranjo

Madrid, 22 ene (EFE).- La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha asegurado este viernes que España «no puede volver» a un confinamiento domiciliario como el de marzo del año pasado y ha remarcado que las comunidades autónomas tienen todavía medidas «por agotar» para combatir la pandemia al amparo del decreto de alarma.

Calvo ha admitido que el país tiene unas cifras «evidentemente preocupantes» en la evolución del coronavirus, pero también ha apuntado que son «mejores» que las de otros países europeos, según ha manifestado en la Biblioteca Nacional, donde ha participado en un homenaje a la filóloga María Moliner.

Ha recalcado que dentro de lo establecido en el decreto que regula el estado de alarma, en vigor hasta el mes de mayo, «quedan todavía elementos por agotar» por parte de las comunidades autónomas, al permitir esta norma «diferentes posibilidades» de decisión dentro de sus competencias.

Es en el Consejo Interterritorial de Salud donde, ha recordado, se adoptan estas decisiones «siempre tratando de cooperar y de coordinarnos de la mejor manera posible», y teniendo siempre en cuenta que cada territorio puede actuar de manera diferente para afrontar su situación.

Eso sí, ha hecho hincapié en que esta coordinación debe ejecutarse con «lealtad», algo «muy importante para trabajar en un país descentralizado como el nuestro», ha señalado.

Ha apuntado también la vicepresidenta que España es el segundo país de Europa por número de vacunaciones y el séptimo del mundo y que lo que ahora corresponde es «poner el foco» en mejorar el ritmo de la administración de vacunas.

Y no ha olvidado reprobar a los cargos públicos que se han vacunado saltándose los protocolos y aprovechando su situación, una conducta que ha tachado de «nada ejemplar» y «completamente reprochable» así como una muestra de «absoluta indignidad».

Continuar leyendo

PORTADA OFFICIALPRESS

Sanidad dice ahora que «la cepa británica es más transmisible pero no agrava la enfermedad»

Publicado

en

Madrid, 22 ene (EFE).- El Ministerio de Sanidad ha advertido de que la variante británica del coronavirus tiene un mayor riesgo de transmisión, si bien las personas contagiadas «no tienen mayor riesgo de padecer una enfermedad grave» ni afecta a la inmunidad natural ni eficacia de las vacunas.

Así consta en el documento «Circulación de VOC 202012/01 (B.1.1.7) y otras variantes de SARS-CoV-2 de interés para la salud pública en España» elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) junto con expertos del Centro Nacional de Microbiología, Laboratorio de Virus Respiratorios y Gripe, Centro Nacional de Epidemiología, Instituto de Biomedicina de Valencia (CSIC) y la Universidad de Valencia y FISABIO.

El informe recoge toda la evidencia científica sobre la variante aparecida en Reino Unido y también en Sudáfrica y Brasil, de las que, al contrario que la primera, por el momento no se ha detectado ningún caso en nuestro país.

La británica «implica un mayor riesgo de transmisión, lo que podría condicionar un aumento de la incidencia de casos» de coronavirus y, aunque «el impacto sobre la presión asistencial este momento se considera bajo, podría llegar a ocasionar un mayor número de ingresos de forma proporcional al aumento de la incidencia», advierte.

Además, «el riesgo de nuevas introducciones y diseminación se considera muy alto». Pero «con la información disponible en este momento, el riesgo de reinfecciones por esta variante así como la reducción de la efectividad vacunal se considera bajo».

No obstante, las personas infectadas con esta variante «no tienen mayor riesgo de padecer una enfermedad grave»; la cepa británica «tampoco parece afectar a la eficacia de la inmunidad natural y, por el momento, no hay evidencias de que afecte de forma importante a la efectividad de las vacunas».

Según el informe, que apunta que la variante estaba presente en aguas residuales de Granada el 17 de diciembre, doce comunidades han comunicado 157 casos: Andalucía (37), Madrid (28), Baleares (25), Comunidad Valenciana (6), País Vasco (9), Navarra (4), Castilla-La Mancha (13), Castilla y León (7), Asturias (16), Cataluña (1), Murcia (6) y Galicia (6).

También se están investigando otros casos sospechosos cuyas muestras están siendo secuenciadas por el Centro Nacional de Microbiología y los laboratorios designados por las autonomías; además, Islandia ha comunicado 4 casos positivos con la variante británica en turistas procedentes de Canarias.

La mayoría de los casos, relata el documento, están relacionados epidemiológicamente con el Reino Unido, «pero algunas comunidades han comunicado casos en los que no se ha podido establecer» ese vínculo, como son Madrid, (9 casos), la Comunidad Valenciana (2) y el País Vasco (3).

Al margen de la británica, el CCAES informa de las otras dos cepas también están asociadas a un aumento de transmisibilidad.

El 18 de diciembre de 2020, Sudáfrica anunció la detección de una nueva variante denominada 501Y.V2 (B.1.351), que «ha desplazado» a las otras que circulaban por este país desde el mes de noviembre, «lo que indica que puede tener una mayor capacidad de transmisión, sin que haya habido evidencia de mayor virulencia».

A 18 de enero, se habían confirmado 447 casos en Sudáfrica, 54 en Reino Unido, 6 en Botswana, 5 en Australia y otros 5 en Alemania, 3 en Irlanda, 2 en Francia y otros tantos en Suiza y Finlandia, y 1 en Noruega, Corea del Sur, Suecia y Países Bajos.

Paralelamente, Japón ha identificado a principios de enero una nueva variante en cuatro personas procedentes de la Amazonía en Brasil, país que también ha trasladado a mediados de diciembre la presencia de la misma en la región de Manaos, «por lo que la dirección de transmisión se supone haya sido desde Brasil a Japón».

En estos momentos, añade, se está estudiando el efecto de esta combinación sobre la transmisibilidad y la capacidad de neutralización de los anticuerpos.

Continuar leyendo

PORTADA OFFICIALPRESS

Personal de Atención Primaria y dentistas, próximos sanitarios en vacunarse

Publicado

en

Madrid, 22 ene (EFE).- Los siguientes sanitarios en recibir la vacuna contra la covid-19 tras los de «primera línea» serán los profesionales de Atención Primaria y personal de odontología, higiene dental y otro personal sanitario que atiende sin mascarilla durante más de 15 minutos.

Así se establece en la actualización 2 de la Estrategia de vacunación aprobada este jueves por la Comisión de Salud Pública y conocida este viernes, y que recuerda que en la primera etapa de la vacunación, que aún no ha concluido, están los residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de mayores y de atención a grandes dependientes así como el personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario.

También está incluido otro personal sanitario y sociosanitario así como personas consideradas grandes dependientes que no estén institucionalizadas.

El próximo grupo a vacunar en la siguiente etapa es el de las personas mayores de 80 años, que comenzará «a vacunarse en el menor plazo de tiempo posible y en función de la disponibilidad de dosis de vacunas».

Según datos del INE de enero de 2020, en España hay 2.851.054 personas de 80 años y más (1.056.207 hombres y 1.794.846 mujeres), lo que representa el 6 % de la población.

No obstante, algunas de las personas de este grupo de edad pueden haber sido vacunadas en los grupos considerados con anterioridad, por lo que el número a vacunar será menor.

Desde el principio de la pandemia, ha recordado el documento de Salud Pública, la afectación de casos graves y fallecidos ha sido muy superior en los grupos de edad a partir de los 70 años y la letalidad ha sido de alrededor del 8 % en los de más de 70 años y del 20 % en los de más de 80.

En los últimos meses la letalidad en los de más de 80 años es algo inferior, sobre un 15 %, pero sigue habiendo una diferencia importante con el resto de grupos de edad.

Por otro lado, el personal sanitario y sociosanitario que no se incluye en la etapa 1 podrá vacunarse en la etapa 2 de manera prioritaria, dentro de las categorías «personal esencial de primera línea» u «otro personal esencial».

Asimismo, dada la situación actual de disponibilidad de dosis y la evidencia sobre la duración de la inmunidad tras la infección y la baja frecuencia de casos de reinfección, se ha determinado que «se podrá posponer la vacunación del personal sanitario de primera línea y del otro personal sanitario y sociosanitario hasta que transcurran seis meses de la fecha de diagnóstico.

Esta recomendación se realizará preferentemente en las personas de estos grupos menores de 55 años y sin condiciones de riesgo.

Se mantendrá la pauta de dos dosis de la vacuna en las poblaciones que se están vacunando, administrando la segunda cuanto antes a partir de los 21 días en el caso de Comirnaty, de BioNTech y Pfizer, y cuanto antes en el caso de la vacuna de Moderna a partir de los 28 días.

La pauta completa de vacunación se realizará con la misma marca de vacuna.

La justificación ética de la priorización realizada se basa en los principios de necesidad, equidad y reciprocidad, que aconsejan la priorización dentro de cada uno de los grupos para vacunar a las personas que más se exponen al riesgo de enfermar (sanitarios y sociosanitarios más expuestos) y aquellas que más se hospitalizan y fallecen.

El documento de esta actualización resalta asimismo el criterio de «solidaridad» para que todos los esfuerzos se centren en todas aquellas personas que puedan ver más afectada su salud o estén más expuestas al virus.

El documento recalca que «la complicación fundamental» en la implantación de la Estrategia de Vacunación es «la limitación en el número de dosis» y «los cambios» en la planificación del suministro de las dosis inicialmente comunicadas; «esto está dificultando el funcionamiento correcto del programa», ha añadido.

¿Cuándo te llega el turno para vacunarte? Esta aplicación web te lo calcula

Continuar leyendo

Trending