Síguenos

Extraofficial

Las FFP2 van a ser el papel higiénico de esta ola

Publicado

en

Ante los alarmantes números de víctimas mortales, incidencia y nuevos contagios producidos por la Covid 19, son muchos los que han puesto el foco de atención en las mascarillas. La evolución de la pandemia no es nada buena, y menos aún ahora con las nuevas cepas más contagiosas como la británica como nueva amenaza. Lo que está claro es que, a pesar del optimismo que causa la vacunación, cada vez somos más conscientes que deberemos convivir con la mascarilla durante bastante tiempo. Y ahí surge de nuevo el debate ¿cuál es la más segura?

Al principio de la pandemia, desde las autoridades sanitarias se desaconsejaba su uso; luego pasaron a ser recomendables en ciertos momentos y lugares; para más tarde ser ya obligatorias en todo caso. El debate continuó y la pregunta que ser planteaba era clara, cuáles eran las más indicadas. Mientras nuestros políticos debatían sobre la manera más idónea de combatir el virus de manera individual veíamos a nuestros vecinos fabricar con tela sus propias masacarillas y cubrebocas caseros. Pero un año más tarde continuamos igual, sin saber si lo mejor es llevar una mascarilla de tela, quirúgica, FFP2 o FFP3.

Muchos países ya han prohibido las mascarillas no médicas y ahora España tiene sobre la mesa esa cuestión. Muchas voces piden un mayor control de este medio de protección con la finalidad de parar estas cifras tan alarmantes que estamos viendo. Porque con el fantasma de un confinamiento total como el del año pasado sobrevolando nuestras cabezas, controlar cómo cubrir nuestro rostro puede ser nuestra última bala tras las últimas medidas tomadas.

Científicos como José María Lagarón, investigador del CSIC y fundador de la empresa Bioinicia, hace unos meses ya ponían en duda la efectividad de las mascarillas quirúrgicas. «Las mascarillas quirúrgicas no valen para interiores, porque no nos estamos protegiendo de bacterias, no estamos en un hospital. Si alguien estornuda, o simplemente habla, como la mascarilla no es estanca, además, parte de esos aerosoles la atraviesan (entre un 15% y un 35%), y otra parte sale por los laterales”.

Para Lagarón existe «la noción equivocada de que una mascarilla quirúrgica protege de que tú contagies a otros, pero eso no es verdad” ya que “protege de que las bacterias que yo emito puedan pasar a través de la mascarilla. Pero si yo tengo un virus, sólo me van a proteger en parte, hasta un 80% como mucho. Las más restrictivas llegan hasta el 85%”.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo planteará a Pedro Sánchez la cuestión de llevar FFP2 o no de manera obligatoria.

El debate está servido y cada vez parece más probable que se obligue a llevar las FFP2 en algunos espacios concretos, en determinadas conductas sociales o incluso en todo momento. Pero, de llegar a esa conclusión, ¿qué pasaría? ¿Habrá mascarillas FFP2 para todos? Muchos aseguran que si finalmente son obligatorias no habrá capacidad de producción suficiente para abastecer tanta demanda.

Puede que las mascarillas se conviertan en el papel higiénico de esta nueva ola, ese que desaparecía a los pocos minutos de reponerlo en los supermercados.

Extraofficial

La lección de feminismo de Ana Obregón a la ministra Irene Montero

Publicado

en

ana obregón irene montero

EXTRAOFFICIAL. A días de la celebrción del Díade la Mujer y ante las manfestaciones que podrían producirse el 8-M, Ana Obregón ha lnzado un duro mensaje a la ministra de Igualdad Irene Montero dándole toda una lección de feminismo. La actriz ha compartido en su cuenta de Instagram esta publicación que se ha hecho viral:

«El 8M es el día internacional de la MUJER.La ministra de igualdad ha convocado manifestaciones a pesar de la pandemia.Desde el respeto voy a refrescarle la memoria porque a veces las conexiones sinápticas de las neuronas con tanto lío nos van despacio.

-1/ Estudios científicos (Imperial College) han demostrado que si se hubiera confinado España un día antes de las manifestaciones del 8M se hubieran evitado 20.000 muertes.

-2/ El ministerio de igualdad con el apoyo del presidente del gobierno celebró el 8M en contra del criterio europeo del centro de control y prevención de enfermedades que desaconsejó celebrarlo.

.-3/Ayer murieron en España 400 personas por la pandemia. Las mutaciones( mal llamadas Cepas; una cepa es cuando el virus se fija) inglesas, sudafricana, etc ..son más letales sobre todo en gente más joven.Se contagian a pesar de llevar mascarillas si no se mantiene una distancia de 2 metros.

-4/Desde la OMS y los verdaderos expertos aconsejan evitar aglomeraciones.

Todos queremos que esta pandemia acabe, pero nuestra ministra se empeña en celebrar esas manifestaciónes para que empiece la cuarta ola antes de acabar la tercera, para que se contagien y mueran mujeres de todas las edades, para que los trabajadores se sigan arruinando.

Por favor no añadas más tumbas a la mala gestión del gobierno. Menos mal que la Ministra de Sanidad ha dicho que no va asistir.

Porque no asistir no significa que no seamos feministas, significa que queremos evitar más muertes. Y eso enaltece a la mujer. Este es mi humilde consejo, Irene.

De una madre a otra madre, de una madre soltera que ha cuidado educado y trabajado sin tener que utilizar (como dicen que has hecho tú) una niñera pagada con dinero público, una madre que no ha tenido a Pablo para que le compre un chalet y tener un ministerio (qué suerte), una madre que ha cogido de la mano a su hijo luchando contra el cáncer y no la ha soltado hasta el último momento.
Que no os engañen, elevad las palabras, no la voz. Es la lluvia la que hace crecer las flores no los truenos.#8m», finalizaba Obregón.

Pero ante las duras críticas recibidas, la ministra Montero contestaba pidiendo «Este 8-M, más feminismo». Y a través de tuit respondía alegando «Sabemos que este 8M será diferente, marcado por la pandemia y respetando escrupulosamente lo que digan las autoridades sanitarias. Lo que no vamos a tolerar es el discurso de criminalización de la derecha contra la lucha de las mujeres. Este #8M más feminismo».

Continuar leyendo

Extraofficial

Ximo Puig: «Hasél dice cosas deleznables y fascistas, pero tiene derecho a hacerlo»

Publicado

en

València, 25 feb (EFE).- El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado este jueves que no comparte «absolutamente nada» de todo lo que dice el rapero Pablo Hasél, cuyos contenidos son «deleznables» y «claramente fascistas», pero «eso no quiere decir que no tenga derecho en una democracia a hacerlo».

Puig se ha pronunciado así en la sesión de control parlamentario en Les Corts, donde Ciudadanos ha acusado a la izquierda valenciana de defender a Hasél mientras hacen un «cordón sanitario» a Vox, un partido «completamente democrático»; Compromís ha asegurado que «lo que nace fascista no lo blanquea ni dios,» y Vox ha gritado «Viva la Policía Nacional».

El president ha señalado que en esta sesión de control se han oído «cosas terribles», pero los diputados tienen derecho a ejercer la libertad de expresión, y ha asegurado que combatirá las ideas que representan las personas que tienen actitudes «totalitarias y neofacistas» desde la palabra y la libertad de expresión.

Puig ha instado a continuar con la «vía valenciana» iniciada en 2015, basada en el respeto, el diálogo y el avance a través de la profundización de la democracia, y ha afirmado que los incidentes de los últimos días le producen «una enorme desazón y que «nunca se puede justificar la violencia», que es «la antítesis de la democracia».

La síndica del PP, Isabel Bonig, ha iniciado su intervención expresando el apoyo a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado «en la defensa de la libertad y de la Constitución», a la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, y a la presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), Consuelo Ordóñez, «frente a los ataques de la televisión pública valenciana» por «equiparar a las víctimas del terrorismo con los terroristas condenados».

El síndic de Ciudadanos, Toni Cantó, ha reprochado las declaraciones de Compromís y Podem en apoyo a las protestas por el encarcelamiento de Hasél, y la afirmación de Puig de que la cárcel «no es la mejor respuesta para la libertad de expresión».

Cantó ha lamentado que luego la izquierda pida «castigos ejemplares» para quien hable bien del franquismo o para quien «suelte un piropo», y haga «un cordón sanitario a un partido como Vox, que es completamente democrático, mientras pactan con Bildu o con los golpistas catalanes».

El síndic de Cs ha recitado los versos de un juez jubilado que fue multado por componer un poema satírico a la ministra Irene Montero, «la marquesa de Galapagar», y ha citado frases de Hasél como «no me da pena tu tiro en la nuca, pepero», para cuestionar que la izquierda apoye «rap sí, pero poesía no», o rechace un escrache a Mónica Oltra, pero no a Rita Barberá.

Cantó ha mostrado su apoyo a una frase de Angela Merkel -«la libertad de expresión tiene un límite; cuando se propaga el odio o se ataca a la dignidad de las personas»- y al «gran comunista» Passolini cuando en 1968 en Italia se puso del lado «de los verdaderos trabajadores, de la Policía».

El síndic de Compromís, Fran Ferri, ha aprovechado esa alusión a Merkel para destacar que la canciller alemana «nunca diría que Vox es un partido democrático», pues de hecho en su país «no pacta nunca con la ultraderecha», y además «limpia» las fuerzas de seguridad de la ultraderecha.

Ferri también ha dedicado a Ciudadanos, «ahora que están dudando entre el naranja y el verde», un verso: «La naranja nace verde y el tiempo le da color, pero lo que nace fascista no lo blanquea ni dios».

La síndica de Vox, Ana Vega, ha subido a la tribuna una gorra de la Policía Nacional para mostrarles su apoyo por enfrentarse sin medios «a la peligrosa banda organizada de delincuentes terroristas organizados callejeros» los últimos días, y ha acusado a Compromís y Podem de «alentar la violencia» desde las instituciones.

Ha acusado a la «abyecta izquierda» de ser «la filial valenciana de Bildu» y de llevar a «un ambiente guerracivilista»; y ha finalizado su intervención gritando un «¡Viva la Policía Nacional!», que diputados de Vox han respondido con un «¡Viva!» desde sus escaños.

Puig ha lamentado que Vox aproveche la pandemia para «fomentar el odio» y ha aseverado que las fuerzas de seguridad «son de todos los ciudadanos y todos las respetan». «No son de nadie, y menos de grupos radicales como el que usted representa», ha agregado.

El president ha calificado de «mentira como un campanario» que se diga que Oltra o que el Consell «alientan la violencia», porque aquí «nadie está situado en la kale borroka». La vicepresidenta ha señalado que en Vox «esto de la democracia lo llevan justito» y les ha pedido que no generen «violencia gratuita».

La síndica de Unides Podem, Pilar Lima, ha afirmado que la libertad de expresión es «solo la punta del iceberg» de la «desconexión generacional» de una juventud que ve que sus condiciones van «a peor» y ha exigido que se investiguen «los abusos cometidos» en las cargas en esas protestas.

Continuar leyendo

Extraofficial

El 23-F en València: Los tanques no pudieron acabar con la libertad

Publicado

en

Manifestación tras el 23-F. José Federico de Carvajal (4i), Joan Lerma (5i), Ricard Pérez Casado (c) y Enrique Monsonis (3d). EFE

Joan Castelló Lli

València, 23 feb (EFE).- La ciudad de València jugó un papel relevante durante el intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981, ya que, tras el asalto al Congreso en Madrid con tropas al mando del teniente coronel Tejero, el general Milans del Bosch declaró el estado de excepción en Valencia y desplegó los carros de combate en una ciudad que parecía vivir momentos prebélicos.

Fueron horas de incertidumbre en las que, a lo largo de una interminable noche y madrugada de tensiones y negociaciones, los golpistas, a pesar de su exhibición de fuerza, no encontraron respaldo en otras regiones militares y se quedaron solos en su pretensión de volver al pasado. Los tanques no pudieron acabar con la libertad.

Aquel 23-F la ciudad de València quedó paralizada a partir de las 19 horas. A las noticias del asalto al Congreso por un centenar de guardias civiles al mando de Tejero le siguió la publicación y entrada en vigor de un bando militar por el que Milans del Bosch asumía todo el poder político, militar, judicial y administrativo.

En una disposición similar a la declaración del estado de guerra redactada por el general Mola en Pamplona el 19 de julio de 1936, se prohibían las actividades de los partidos políticos y sindicatos, quedaban en suspenso derechos como el de reunión y el de huelga, y se implantaban procedimientos sumarísimos por «cualquier contacto con las fuerzas armadas por parte de la población civil».

Cuatro años después de unas elecciones democráticas tras 40 años de dictadura y tres desde la aprobación de una Constitución, muchos pensaron que la democracia podía volver a ser «un paréntesis en la vida de los españoles», como dijo Adolfo Suárez cuando dimitió como presidente del Gobierno, unas semanas antes del 23-F.

Una de las primeras actuaciones que acometió la autoridad militar en València fue el control de los medios de comunicación; para conseguirlo, unidades militares se personaron en las sedes de diarios, en el centro territorial de TVE y en las emisoras de radio para obligar a publicar o a leer el bando y, en su caso, a emitir únicamente música clásica o marchas militares.

Los temores de involución se acrecentaron con el despliegue en la ciudad de València de soldados, carros de combate y vehículos de la División Motorizada Maestrazgo en lugares estratégicos, como los principales puentes de entrada y salida, el puerto, el Ayuntamiento, la Diputación y el Gobierno Civil.

Esa noche, EFE se convirtió en un transmisor esencial de lo que ocurría en Valencia. Aunque la autoridad militar dejó un policía armado en la delegación, no se estableció un control de las emisiones y la redacción pudo informar al resto de España (las emisoras de radio tenían prohibido dar información) de los movimientos militares y de hechos trascendentes, como la orden dada por Milans al gobernador militar, Luis Caruana, para que acudiera al Palacio del Temple para arrestar al gobernador civil, José María Fernández del Río, y tomar el control del poder político.

Aunque el centro regional de TVE estaba controlado por militares, dos técnicos lograron escabullirse del control y, por una puerta trasera, salieron con un equipo móvil ya entrada la noche y grabaron los tanques circulando por la avenida del Puerto. Al día siguiente, esas imágenes se difundieron en medios de comunicación del todo el mundo.

En esa decisiva tarde-noche hubo también actitudes valientes como las de algunos dirigentes sindicales que pidieron la convocatoria de una huelga general, pero la ciudadanía actuó con responsabilidad y sin utilizar la violencia, hasta que, bien entrada la madrugada y horas después del discurso del rey Juan Carlos en defensa de la legalidad constitucional, Milans ordenó la retirada de las tropas de las calles.

En los días siguientes, Valencia fue recobrando la normalidad: las instituciones (Consell preautonómico, ayuntamientos y diputaciones) condenaron sin paliativos este ataque a la normalidad democrática, y Milans del Bosch y los militares golpistas fueron arrestados y destituidos de sus cargos.

El 27 de febrero una manifestación secundada por 200.000 personas recorrió las calles del centro de València para proclamar una defensa unánime de la libertad, la democracia y la Constitución.

Aquel 23-F tenía yo 23 años, con la licenciatura de Periodismo recién terminada y solo 15 meses como redactor de EFE en Valencia pero, a pesar del tiempo transcurrido, todavía recuerdo la voz oscura de los locutores de las emisoras de radio leyendo las prohibiciones del bando y el tanque en la plaza del Temple apuntando a la sede del Gobierno Civil. Frente a los que añoraban la dictadura franquista no hubo alternativa posible: venció la libertad y la democracia.

 

Continuar leyendo

Trending